Ataques en Cañete y Tirúa suman más de 150 lesionados desde 2015

Personal médico auxilió a Esteban Sánchez, camarógrafo herido. El periodista Iván Núñez a un costado.

Civiles y policías heridos se encuentran dentro del análisis que realizó Carabineros sobre estas comunas de la Región del Biobío. 77 heridos por ataques vinculados a la violencia rural.




A pocas horas de lo ocurrido en contra de dos integrantes de un equipo de prensa de TVN, donde el camarógrafo Esteban Sánchez perdió la visión de su ojo derecho tras recibir un disparo y el periodista Iván Núñez sufrió lesiones leves, Carabineros reveló una cruda estadística: desde 2015, más de 150 personas han resultado heridas en su paso por las comunas de Cañete y Tirúa.

De acuerdo con la información por la Macrozona Sur Control Orden Público e Intervención de la policía uniformada, los ataques han afectado tanto a carabineros en servicio como a civiles que transitan por esas zonas de la Región del Biobío.

En total, según un análisis de la institución, seis civiles han sido heridos en lo que va de 2021 en la comuna de Cañete, lo que, en total, acumula a 51 personas heridas en esta zona desde 2015. El último hecho, ocurrido en límite con la comuna de Tirúa, afectó al equipo de prensa del canal estatal y motivó que Pablo Urquízar, encargado de la Macrozona Sur, calificara el ataque como “un atentado a la vida y la integridad física de dos personas y también una grave afectación a la libertad de expresión”.

La autoridad, además, detalló que el gobierno se querelló por delitos de homicidio frustrado “y por afectación a la libertad de expresión”.

En Tirúa, en tanto, el número de civiles heridos alcanza los siete casos este año, totalizando 26 hechos de violencia, desde 2015 en adelante. Ambas comunas agrupan un total de 77 heridos por ataques vinculados a la violencia rural.

Ataques con “nuevas características”

De acuerdo con el análisis policial, en las mismas fechas estudiadas, se detectó que un total de 83 policías han sido víctimas de ataques por parte de desconocidos. Aunque el reporte considera todos los ataques hasta el 23 de marzo pasado, dos uniformados resultaron heridos en un sector aledaño al ataque al equipo de prensa, lo cual terminó sin detenidos.

La preocupación por la escalada de violencia en la zona ha llevado a las autoridades intentar desarrollar nuevas estrategias para anticiparse a los ataques. Según el intendente del Biobío, Patricio Kuhn, en la zona se han visto “nuevas características que tienen a veces estos ataques de este tipo de grupos de violentistas”.

La autoridad añadió que “estamos cada vez incrementando, aumentando los controles mixtos y también los patrullajes, porque eso es lo que, finalmente, creemos que nos va a dar resultados en esta materia. Ese trabajo lo vamos a intensificar”.

Tras este nuevo ataque armado, las autoridades de gobierno se reunieron con el jefe de la defensa local, instancia en la cual solicitaron redoblar los patrullajes policiales en la zona. También aseguraron haber sostenido conversaciones con el fiscal designado para la investigación, a fin de poner todos los antecedentes a su disposición.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.