Condenan a cuatro años de presidio a militar por torturar a civiles en medio de estado de excepción por la pandemia en Calama

Muerta Justicia Martillo

Según acreditó el tribunal, José Andrés Cuevas Meliñir cometió el ilícito contra ocho personas que fueron detenidas por su patrulla y a los cuales, cuando se dirigían a constarar lesiones, abandonó en medio del desierto luego de intimidarlos con su armamento de servicio.




El Tribunal Oral de Calama condenó, durante este viernes, al efectivo del Ejército José Andrés Cuevas Meliñir a la pena de cuatro años de presidio efectivo, en su calidad de autor del delito consumado de tortura, el que fue cometido en abril de 2020 en la ciudad de Calama.

Según pudo acreditar el tribunal durante la investigación, Cuevas Meliñir, el 17 de abril de 2020 y en medio del estado de excepción que regía en todo el país con motivo de la pandemia por Covid-19, participaba en un patrullaje donde fueron detenidos ocho civiles que fueron subidos a la fuerza a un camión militar, donde los obligaron a arrodillarse en el suelo del vehículo, a tener las manos sobre sus cabezas y a mirar hacia el piso.

Tras ello, los detenidos fueron trasladados hasta la Primera Comisaría de Calama, donde el policía a cargo del procedimiento, ordenó que fueran a constatar lesiones. Para ello, el comandante de la escuadra militar, Mauricio Esteban Zamorano Marambio, le solicitó al cabo primero Cuevas Meliñir cumplir con la diligencia, por lo que los aprehendidos subieron nuevamente al camión militar con la intención de llegar hasta el Hospital Carlos Cisternas.

Sin embargo, en el trayecto la patrulla -conformada además por Miguel Martínez Díaz, Konrad Lahr Varela, Arturo Pinto Ponce, Juaquín Peña Maril y Juan Pablo Valenzuela- llegó hasta un sector de la ruta que une Calama con el Poblado de Chiu-Chiu, “en donde se desvió unos 600 metros hacia el interior del desierto”, según el fallo. Allí, tras la orden de Cuevas Meliñir, quien era el conductor del camión, se procedió a bajar a los detenidos en medio del desierto y ponerlos delante del camión. Ahí, el imputado los amenazó señalándoles que en su arma tenía tiros disponibles, tras lo cual inició un conteo y le dijo a los detenidos que debían “desaparecer”, tras lo cual salieron corriendo en diversas direcciones.

El tribunal, en tanto, absolvió, por falta de acreditación, a los efectivos Ernesto Pinto Ponce, Miguel Antonio Martínez Díaz, Konrad Alexander Lahr Varela y Mauricio Esteban Zamorano Marambio, de los cargos formulados en su contra por la fiscalía que les atribuía coautoría del delito.

Más de Nacional

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Este miércoles -al mediodía- debutó la marca sueca en Chile y con ello en Sudamérica. El primer local que se abrió en Open Plaza Kennedy, comuna de Las Condes, y cuenta con un aforo de 2.550 personas.