Defensa refuta a AI por informe: “Hace una afirmación absolutamente falsa, que constituye una imputación inaceptable y que carece de fundamentos”

22 de octubre de 2019. Diversas personas salieron a la calle para manifestarse durante el toque de queda en Iquique. Foto: Cristian Vivero Boornes/Agencia Uno.

El ministerio que encabeza Alberto Espina sostuvo que “causa daño” el planteamiento del Amnistía Internacional respecto a que la actuación de las Fuerzas Armadas y de Orden apunta a desalentar las manifestaciones.


El Ministerio de Defensa rechazó el planteamiento que hizo Amnistía Internacional (AI) en su reporte “Los derechos humanos en las Américas: retrospectiva 2019”, respecto a la represión de las manifestaciones sociales tras el estallido del 18 de octubre.

“En su informe anual sobre los derechos humanos en las Américas correspondiente al año 2019, dado a conocer hoy, Amnistía Internacional insiste en afirmar que el Ejército hirió deliberadamente a personas con la intención de desalentar las manifestaciones que se iniciaron en octubre pasado en nuestro país”, señaló en un comunicado el ministerio que encabeza Alberto Espina.

En el texto se agrega que “al plantear eso, Amnistía Internacional nuevamente hace una afirmación absolutamente falsa, que constituye una imputación inaceptable y que carece de fundamentos que la justifiquen”.

“Las Fuerzas Armadas son un factor de unidad de los chilenos y afirmaciones injuriosas como esta representan una injusticia que además causa daño a las confianzas necesarias para nuestra convivencia democrática”, advirtieron.

“Durante los nueve días que duró el Estado de Emergencia, las Fuerzas Armadas actuaron, por mandato del Presidente de la República, con la única finalidad de restablecer el orden público para proteger a los chilenos y la infraestructura crítica, ante la amenaza que representaba la ola de ataques y el vandalismo que afectaron gravemente a nuestro país”, subrayó la secretaría de Estado.

“Su actuación se ajustó a las normas que regulan el uso de la fuerza, siguiendo los principios de necesidad, proporcionalidad y gradualidad correspondientes, así como el ejercicio del derecho a la legítima defensa propia y de terceros”, desatacó el Mindef.

En el informe aludido se señala que “Chile cerró el 2019 con la peor crisis de derechos humanos, desde el régimen del general Augusto Pinochet”.

De acuerdo al documento, “las manifestaciones se encontraron con una fuerte represión por parte de las fuerzas del Estado, que intentaron justificar su uso de la violencia contra manifestantes, alegando que tales medidas eran necesarias para proteger las infraestructuras y la propiedad privada frente a daños y vandalismo”.

Según Ana Piquer, directora ejecutiva de Amnistía Internacional, “el actuar del Estado en las manifestaciones apunta muy claramente a evitar que se proteste, a atacar a los manifestantes”.

Comenta