El duro cara a cara en el TC tras la apertura de investigación penal por presunto cohecho en dilatación de casos de DD.HH.

Los ministros del órgano que resguarda la Constitución se enfrentaron en un duro debate en que algunos coinciden que la imagen del organismo se verá perjudicado debido a la intromisión de la Fiscalía. Aróstica anunció que se defenderá y Brahm por su parte instó a que esta sea una oportunidad para fortalecer el TC con “la verdad por delante y transparencia”.




Fue una jornada tensa. La más tensa de los últimos ocho meses luego que María Luisa Brahm asumiera como presidenta del Tribunal Constitucional en el marco de una estrategia de siete ministros de esa instancia que la erigieron como su representante ante los demás poderes del Estado.

No era cualquier pleno. Los jueces se veían por primera vez -mediante videoconferencia- luego que Brahm sostuviera en La Tercera Domingo que “antes de que yo llegara había causas detenidas en el TC por mucho tiempo, al límite de la corrupción” apuntando sus dardos a la gestión del ministro Iván Aróstica y los retrasos en la tramitación de causas de Derechos Humanos, lo que motivó una denuncia de la diputada PC Carmen Hertz y la apertura de una investigación penal en la Fiscalía por presunto cohecho y prevaricación.

El primero en tomar la palabra hoy fue el aludido ex presidente Iván Aróstica. Tenía una especie de presentación -dicen algunos presentes- en que punto por punto fue haciéndose cargo de las imputaciones que, según él, había proferido Brahm en su contra en la entrevista. En esa línea dijo que era cierto que había demora en la tramitación de alguna causas, por problemas de gestión, pero que la vista masiva para contrarrestar esos problemas se había iniciado en su época descartando así una intencionalidad adicional que pudiera considerarse un delito. Su tono, dicen algunos, fue al principio templado y procuró dejar en claro que como el Ministerio Público había abierto ya una investigación él había contactado a un grupo de abogados -que ponía a disposición del resto de ministros- ya que cualquiera que firmó una paralización sería investigado, pero que desde ya él renunciaría a sus privilegios procesales, no amparándose a su prerrogativa de no ser citado a declarar o hacerlo por escrito. Aróstica aseguró inocencia y que lo demostraría declarando presencialmente si es requerido, renunciando así a su fuero y a su derecho a guardar silencio porque aseguró que no tenía nada que ocultar. Agregó que no se iba a quedar de brazos cruzados tras esta ofensiva en su contra, que no iba a tener una “actitud pasiva” frente a lo que se estaba diciendo, lo que fue interpretado por muchos como que vendría una guerrilla de dimes y diretes entre los ministros del TC. Incluso se piensa en una eventual querella por injurias que podría alzar el abogado.

Una felonía

Lo secundó José Ignacio Vásquez. A diferencia de su antecesor, dicen ministros presentes, este magistrado fue muy duro y calificó la entrevista de la presidenta en La Tercera como “una felonía”. Recordó que en la última elección de presidentes del TC él había enfatizado que se necesitaba un “liderazgo pacífico” y con reconocida calidad jurídica y que si bien ella contaba con un grupo de ministros que la apoyaron en llegar a la presidencia nunca pensó que la institución en que trabaja llegaría a algo como lo que estaban viviendo ahora ser tratados como “un grupo de corruptos”. Acusó de frente a la presidenta de un daño institucional irreparable y de haber instalado una imagen delictual que será imposible revertir. Finalmente apuntó a Gonzalo García sosteniendo que él “era el verdadero presidente del TC tras las sombras”. El abogado, cuando tomó la palabra, negó esos dichos y aseguró que plantear algo así era machista y no se condecía con el respeto de género en defensa del liderazgo de Brahm.

Luego fue el turno de la ministra Pía Silva quien llamó a la calma y explicó que por eso ella muchas veces no intervenía en los plenos porque “el ambiente era muy hostil”. Un llamado a la paz hizo el ministro Cristián Letelier quien propuso, para superar la crisis, una especie de “comité de control de daños”. Miguel Ángel Fernández, por su parte, dijo tener la mejor impresión jurídica y personal de la presidenta Brahm y que entendía que en la entrevista ella no hacía imputaciones delictuales, sino de gestión por lo que no veía implicancias penales. Esto fue confirmado por la propia Brahm quien tras ratificar lo dicho a La Tercera señaló que en la entrevista se abordaban muchos temas, que fueron editados, pero que ella nunca hace una imputación directa de un delito. Ya a esa alturas los ánimos de Aróstica se habían caldeado y había dado un ultimatum a la presidenta: “Le doy un breve plazo para que denuncie ante la Fiscalía”, ante lo cual ella se había negado refugiándose en que había dado cuenta de problemas de gestión y reforzado una crítica de lentitud en la tramitación de casos de Derechos Humanos que había sido advertida no solo por otros poderes del Estado, sino por el propio ex presidente de la Corte Suprema Haroldo Brito. “De esto podemos salir fortalecidos como tribunal, con la verdad por delante y con transparencia”, respondió Brahm.

La Fiscalía en el TC

El más nuevo, ministro Rodrigo Pica, puso énfasis en que había que buscar la información que iba a requerir el Ministerio Público ante una indagatoria de este tipo y que de seguro que a todos los iban a citar y quienes hayan firmado una suspensión de caso iban a tener calidad de imputados y que había que pensar en los funcionarios y relatores y cómo la intervención de un fiscal iba a impactar en ellos.

En una segunda ronda de toma de palabras, Aróstica abandonó su tono templado de defensa y entró en planos personales. Enrostró a Brahm que cuando fue nominada en el TC el propio Presidente Sebastián Piñera le había dicho que la cuidara y que eso él había hecho hasta que diferencias personales “y de trato” habían finalizado con el vínculo de ambos, pero lo que había hecho ella ante la prensa lo consideraba una traición. Brahm por su parte le respondió que ella había planteado esas mismas críticas en muchos plenos, que lo mantuvo mucho tiempo como un tema interno, pero que ya se había cansado. Alzó la voz y dijo que ella no había empezado esto, y apuntó a la filtración de un whatsapp en que Vásquez la acusaba de “abuso de poder” y el considerando primero del voto de minoría de ellos en la tramitación de un requerimiento contra la Ley de Indultos por el Covid-19 -con Aróstica y Juan José Romero- en que la criticaban directamente y deslizaban falta de imparcialidad en la tramitación de esos requerimientos de parlamentarios UDI y RN. “Me callé mucho tiempo”, dijo. De hecho algunos comentan que el punto más álgido de la jornada fue cuando Brahm que estaba hablando escuchó que Aróstica comentó: “está loca”. “El señor Aróstica dijo que yo estaba loca”, se auto interrumpió Brahm para dejar constancia de la situación.

“¡A qué contrato te refieres!”, habría dicho Aróstica en relación a una respuesta que dio Brahm a La Tercera en que dijo que abogados tenían negocios con las dilaciones en el TC. Ante eso Brahm recordó que hasta en un pleno se trató la situación de la Caja de Empleados Públicos cuando se publicó los honorarios extra que recibía el ex ministro Enrique Navarro por meses de paralización en el TC. “Ustedes saben de quien me refiero”, dijo Brahm sin nombrarlo, teniendo en cuenta la relación de parentezco con Vásquez (son concuñados).

¿Quiebre en el VAR?

Quienes estuvieron presentes destacaron lo que sería un “quiebre en el VAR” que es la denominación que ha tenido el grupo que conforman Vásquez, Aróstica y Romero. Este último, según varios de los presentes, tomó distancia de Arostica y de Vásquez. Hoy la actitud de Romero fue mucho más positiva que la de los otros dos e incluso llamó a dar vuelta la página.

Finalmente Aróstica cuestionó y le recordó a la presidenta que desde hace meses está solicitando un pleno por temas de supuestas otras irregularidades con nombramientos y temas laborales y que Brahm no había acusado recibo. Se acordó un nuevo encuentro, esta vez el viernes donde los ánimos -dicen todos- seguirán encrispados.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.