En prisión preventiva quedan 21 miembros de banda que comercializaba autos robados

Imputados son parte de los 36 formalizados tras una operación de la PDI y el Ministerio Público denominada la “Industria del Portonazo”.




En prisión preventiva quedaron este miércoles 21 de los 36 sujetos formalizados por integrar una banda que comercializaba autos robados, principalmente mediante el método del “portonazo”, los que fueron detenidos tras una operación conjunta entre la PDI y el Ministerio Público que fue denominada, precisamente, como la “Industria del Portonazo”.

Los detenidos fueron imputados de crear sociedades de fachada para engañar a víctimas que compraban vehículos en automotoras falsas, desconociendo su origen ilícito.

Según informó la Fiscalía Centro Norte, a través de su cuenta de Twitter, los fiscales Claudia España y Sebastián Gana -durante una audiencia que se extendió por seis días- lograron acreditar los delitos de asociación ilícita, tenencia de armas, receptación, lavado de activos y falsificación

Los otros 15 sujetos formalizados quedaron con diferentes medidas cautelares. Todos ellos cumplían diferentes roles dentro de la organización delictual desbaratada por la investigación realizada por la Fiscalía Centro Norte junto a la Brigada Investigadora de Robos (Biro) Centro Norte de la PDI.

La investigación

El pasado viernes 16 de octubre la PDI dio a conocer que tras un año de investigación, fueron detenidas 36 personas acusadas de pertenecer a una red criminal que se dedicaba a comercializar autos robados.

En la operación"Industria del Portonazo" se logró desbaratar a la banda que funcionaba tanto en la Región Metropolitana y La Araucanía, como en las regiones del Maule y de Los Lagos. La organización criminal era liderada por un reo que cumple actualmente condena en la cárcel de Colina I, y que registra causas por receptación, asociación ilícita, lavado de activos, falsificación de documento público y privado, estafa, robo con intimidación y violencia.

Según informó la PDI, los vehículos se blanqueaban y vendía a través de 21 empresas ficticias, que usaban nombres semejantes a automotoras conocidas, o a través de sitios de internet, con precios más bajos al de mercado. Al menos 86 personas fueron víctimas de la estafa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.