Funcionaria del Registro Civil fue condenada a tres años de cárcel por malversación de caudales públicos

Registro Civil

Entre 2015 y marzo de 2019, la imputada se apropió del dinero que pagaron personas al solicitar el servicio de celebración de matrimonios, tanto aquellos que se realizaron en la oficina del servicio como en domicilios particulares.




Una funcionaria del Registro Civil fue condenada a tres años de reclusión tras apropiarse de 13 millones de pesos -entre 2015 y 2019- recibidos por celebraciones de matrimonios.

La trabajadora pública reconoció que durante ese periodo se apropió del dinero que pagaron las personas que solicitaban el servicio de celebración de matrimonios, tanto aquellos que se realizaron en la oficina del servicio como en domicilios particulares.

De esta forma, Julia Riquelme Zúñiga logró sustraer un monto aproximado de 12.540.330 de pesos correspondiente a 254 solicitudes de matrimonio, además de 683 pagos por concepto de capitulaciones matrimoniales.

En la audiencia desarrollada ante el juzgado de garantía de Temuco, se le impuso a la condenada una pena de tres años de presidio, además del pago de una multa de 11 UTM y la inhabilitación para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena.

El fiscal de anticorrupción, Cristián Crisosto, manifestó conformidad con la condena. “Esta funcionaria recibía el pago de los derechos por las personas que se iban a casar y en vez de este dinero entregarlo en las arcas de su servicio se apropió de los mimos. Se estableció que se apropió de aproximadamente 13 millones de pesos y se le ha condenado a una pena de cárcel además de una multa”, indicó.

El juzgado de garantía determinó que concurrían a las atenuantes de “irreprochable conducta anterior y de colaboración sustancial de la imputada”, por haber colaborado en la investigación y aceptado el procedimiento abreviado.

Revisa más sobre Policial

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.