Gobierno sube presión a Essal por crisis de agua en Osorno

osorno

Subsecretario de Obras Públicas advirtió ayer que dentro de las facultades de la Superintendencia de Servicios Sanitarios está pedir la caducidad de la concesión.




Desde "penquita" hasta "pastel": ayer, distintas autoridades no ahorraron las calificaciones negativas al rol cumplido por Essal en la prolongada crisis del agua potable en Osorno, que hoy cumple ocho días sin que hasta ayer hubiera claridad sobre cuándo se restablecerá completamente el servicio.

Tras fallidos anuncios de solución, la sanitaria confirmó que hasta ayer un 28% de la ciudad estaba sin acceso a agua. Especificó que las zonas afectadas correspondían al centro de la ciudad, Francke, Rahue Bajo y Ovejería Alto.

Para el alcalde de Osorno, Jaime Bertin, en este caso "hay un tema de credibilidad que está en juego".

La autoridad comunal detalló que hay 83 estanques de cinco mil litros cada uno distribuidos en Osorno, y espera que lleguen otros 10.

Bertin solicitó que se declare zona de catástrofe en la ciudad, lo que podría permitir el aumento de recursos destinados a atender la emergencia. Hasta ayer, esa posibilidad había sido desestimada por el gobierno.

"Situación compleja"

Desde Essal, su gerente de operaciones, Andrés Durán, insistió en responsabilizar tanto al sobreconsumo de los clientes como a la turbiedad del río Rahue del retraso en la reposición total. "Es una situación demasiado compleja", recalcó, e insistió en que la firma "no va a dar una fecha concreta" para el restablecimiento total. También negó que se haya "ocultado información".

El superintendente de Servicios Sanitarios (S), Jorge Rivas, explicó que en cuanto a la situación de la sanitaria, "ya tenemos claro que no se trata solo de una sanción. Se han cometido bastantes incumplimientos, desde lo más evidente, que es la continuidad y calidad del servicio, a faltas de información y faltas administrativas", dijo.

Caducidad

Consultado sobre la opción de quitar la concesión a la sanitaria, señaló que "en un comienzo, cuando pensábamos que esto duraría 24 horas, era difícil, pero como esto se ha ido extendiendo hay que ir analizando los incumplimientos reiterados".

Más temprano, Rivas hizo notar que "las autoridades del país creyeron en la palabra de Essal y comunicaron que se había solucionado la crisis. Y nos salen, perdonen el chilenismo, con este 'pastel' intolerable".

En tanto, la fiscal jefa de Osorno, María Angélica de Miguel, realizó ayer diligencias para determinar la dinámica de los hechos.

El ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, se unió al coro de críticas contra la compañía, a la que acusó de "falta de profesionalismo y de capacidad". "Nos parece intolerable" añadió.

Su colega de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, recalcó que "lo de Essal no es solo falta de gestión: es una grave falta a la ética y de sensibilidad con los problemas que está sufriendo la gente".

En tanto, el subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios, señaló que "ninguna ciudad se merece una empresa tan 'penquita' como Essal". Advirtió que "la Superintendencia de Servicios Sanitarios es autónoma y está dentro de sus facultades pedir la caducación de la concesión". En esa línea, afirmó que, "de hecho, durante (la vigencia de) la Ley Sanitaria, que lleva más de 30 años, esa situación ha ocurrido tres veces. Por lo tanto, está dentro de sus facultades. Yo creo que en este momento no se puede dejar de considerar ninguna sanción, incluso se puede llegar a considerar la caducidad".

Esta noche, Palacios dijo que, "si marcha todo como corresponde, mañana (hoy) hacia el final de la tarde ya debiéramos tener un suministro estable, del orden de los 300 litros por segundo para toda la ciudad. Y para que el sistema se mantenga equilibrado es también importante que el consumo sea moderado".

El expresidente Ricardo Lagos también abordó la situación y deslizó que existe la posibilidad de retirar la concesión. "El Estado puede ponerle término anticipado", explicó, entrevistado en Canal 13.

Ayer se registraron nuevas protestas contra la empresa protagonizadas por habitantes de Osorno. Anoche, en tanto, la indignación se concretó en una multitudinaria marcha.

Comenta