Grupo de directores de hospitales y servicios de salud plantean profunda reforma a Fonasa y al Minsal

La atención tiene “problemas de trato, acceso, calidad y oportunidad de las personas que acuden a los establecimientos”, sostiene la propuesta. Foto: Richard Ulloa / La Tercera.

El proyecto plantea una serie de transformaciones centradas en mejorar la calidad de la atención que reciben los usuarios. Algunos de sus ejes son cambios en el financiamiento y separar la Subsecretaría de Redes Asistenciales de la cartera.




En plena pandemia, un grupo de directores de servicios de salud se reunió durante tres meses con el fin de elaborar una propuesta que mejore la calidad de atención y la percepción que tienen los usuarios al momento de atenderse en la red pública de asistencia.

El trabajo se produjo y fue coordinado en las oficinas de Imaginacción, empresa de asesorías estratégicas y comunicacionales dirigida por Enrique Correa.

El resultado fue el documento titulado “Propuesta para la provisión de servicios de salud”, que ya ha sido presentado a un grupo de 60 expertos (el 14 de octubre) y al CEP (el 14 de diciembre) con muy buena acogida, según los autores consultados.

El eje central de la propuesta redefine el rol de Fonasa y del propio Ministerio de Salud, creando un Sistema Nacional de Salud de carácter estatal.

Los dos doctores que han liderado esta acción son la doctora Begoña Yarza, directora del Hospital Exequiel González Cortés, y el doctor Marcos Vergara, director del Instituto de Neurocirugía (ver entrevistas).

Ambos médicos señalan que hasta ahora el debate se ha centrado en el financiamiento de los servicios y en los seguros de salud y no en los prestadores, que es donde ellos creen que hay que poner el foco y las energías.

La reforma toma como base un diagnóstico compartido respecto del servicio otorgado, donde según el propio proyecto, la atención tiene “problemas de trato, acceso, calidad y oportunidad de las personas que acuden a los establecimientos de salud del sector público”.

Esta propuesta también establece que, hasta ahora, “ha dominado la inercia del modelo tradicional de provisión”. En este sentido, tiene como antecedente la reforma de salud del año 2005, la cual planteó la idea de intervenir la gestión de los prestadores públicos, pero la discusión quedó estancada y desde entonces no ha sido parte del debate.

Los puntos centrales

La propuesta busca discutir y modificar la gestión, gobernanza y financiamiento del sistema prestador de servicios de salud, enfocada en que los cambios vayan en directo beneficio de la población que se atiende a través de Fonasa y orientada hacia una buena provisión pública en la materia.

Uno de los aspectos a considerar es mejorar la efectividad sanitaria y calidad de la atención. Para eso, se propone crear una “Agencia Chilena para la Efectividad y Calidad” de la atención, generando un espacio público de pensamiento y participación que integre a la comunidad científica con la población, permitiendo también obtener mejores indicadores.

Sobre las redes asistenciales, la estrategia de trabajo en estas considera un modelo asistencial, de gobernanza, organización, gestión y asignación de recursos. La propuesta estipula que la red “debería funcionar con foco en el paciente y con puerta de entrada en la atención ambulatoria, con una atención primaria fuerte y resolutiva”.

Por otro lado, se propone un cambio en el financiamiento para que llegue a la atención primaria y desde allí se traslade a la atención hospitalaria. La visión es que el sistema de prestadores públicos siga con población y un “territorio” a su cargo, para que en esa red de salud la atención primaria sea la que pueda comprar determinadas prestaciones a la atención secundaria. Por ejemplo, todos los recintos de salud del sector oriente pertenecen a un determinado territorio.

No es lo único. Un punto clave de la propuesta sugiere un nuevo sistema de gobierno para la provisión pública de servicios de salud. Esto implica entregar mayor independencia a la Subsecretaría de Redes Asistenciales, separándose del Ministerio de Salud para que este pueda ejercer su rol rector y dando paso al nuevo “Sistema Nacional de Servicios de Salud”.

Como última área de trabajo, se propone la revisión de las políticas de inversiones y gestión de los activos fijos, así como de la gestión de recursos humanos en los hospitales. Esto implica, entre otros puntos, una actualización de la infraestructura de la red pública de salud. También una autogestión de recursos humanos, transfiriendo esta gestión desde los servicios de salud a los hospitales, ya que saben mejor qué profesionales necesitan.

Un aspecto importante de esta propuesta tiene que ver con el incremento en la oferta de especialistas, ya que su ausencia en el sector público evidencia que prefieren trabajar con privados, principalmente por remuneraciones. Como solución, el proyecto plantea incrementar la oferta de becas de formación, fomentar la incorporación de médicos extranjeros y mejorar las remuneraciones de las especialidades más escasas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.