Hacinamiento, el factor común de las zonas que entrarán a la cuarentena

En Estación Central se están sanitizando cités y viviendas colectivas. Foto: Agenciauno

Estación Central, La Pintana, San Ramón e Independencia se caracterizan por su alta densidad poblacional. En la primera de ella, según informa el municipio, dos tercios de los contagios ocurrieron en viviendas comunitarias.




En un galpón de la calle Obispo Umaña, en Estación Central, viven cerca de 70 personas que, probablemente, no tienen otro lugar donde dormir. Allí, la semana pasada, las autoridades detectaron a ocho personas con coronavirus, contagiadas entre sí por las precarias condiciones de su alojamiento.

Este es un caso extremo, pero el hacinamiento es una realidad extendida en el país. De hecho, es el factor que comparten las comunas de Estación Central, La Pintana y San Ramón, que desde las 22.00 horas del jueves ingresarán a las zonas de cuarentena, al igual que Independencia, que pasará de un encierro parcial a uno total, por sus brotes de Covid-19.

Este último caso es indicador de ello. Independencia es la segunda comuna con la mayor densidad poblacional del país, con cerca de 20 mil personas por kilómetro cuadrado. El 26 de marzo ingresó a la cuarentena, salió una semana después, volvió a entrar parcialmente el 23 de abril y ahora el confinamiento tendrá que extenderse a todo el territorio, luego de que la semana pasada aumentara en 142% sus nuevos contagiados.

El alcalde Gonzalo Durán dice que la situación de hacinamiento de la comuna, en especial entre la población migrante, permitió que la enfermedad se expandiera. “No solo se cometió el error de decretar una cuarentena parcial, sino que, cuando se decidió no prorrogar la cuarentena en un inicio, se terminó afectando la salud de las personas”, dice.

Una opinión similar tiene Rodrigo Delgado, alcalde de Estación Central. “Nuestra tasa de incidencia no está dentro de las más altas de la región, pero sí tenemos un hacinamiento crítico en cités que presentan un deterioro importante en la calidad de vida de sus moradores, con 30 o 40 familias, con tres o cuatro baños y espacios muy reducidos”, explica.

En su caso, además, la comuna posee los cuatro terminales de buses más importantes de la capital, además de estaciones de Metro y una alta población flotante, que atrae al comercio ambulante ilegal. Además, según informa el municipio, dos tercios de los contagios ocurrieron en viviendas colectivas de dos pisos, y otro tercio en edificios de más de cuatro pisos.

Esta también es la realidad de San Ramón, que con siete kilómetros cuadrados es una de las comunas más pequeñas del país y la séptima con mayor densidad poblacional. El alcalde Miguel Ángel Aguilera dice que las casas tienen 50 metros cuadrados y que viven hasta 10 personas por terreno, por lo que “el hacinamiento es brutal”. El edil añade que “acá el problema no es solo el hacinamiento, sino que, además, hay enfermedades de base. La gente tiene su salud muy afectada, hay mayor prevalencia de diabetes, obesidad e hipertensión. En Chile hay dos pandemias, la que viven quienes tienen cómo cuidarse y la que viven quienes están hacinados”.

En esa comuna, el municipio entregará canastas familiares, balones de gas y parafina, junto con kits sanitarios a su población.

En La Pintana, la alta densidad poblacional también es un factor en contra de la lucha por el Covid-19. La alcaldesa Claudia Pizarro dice que en su zona “hay construcciones de condominios sociales y cités donde se vive un hacinamiento de alta envergadura, con contagios intradomiciliarios, de personas que salen a la calle porque tienen que trabajar”. Añade que “vemos con preocupación este tema, porque no podemos fiscalizar esto tampoco. Los militares pueden fiscalizar, pero en los toques de queda han estado ausentes de la comuna”.

Otras comunas del país que entrarán en cuarentena este jueves son Victoria y Angol. Mientras que Temuco y Osorno dejarán el encierro, después de un mes.

Exclusión social

La mezcla de alta densidad poblacional y pobreza configura una “trampa de exclusión social por Covid-19”. Así lo define Sebastián Bowen, experto de la Fundación Vivienda y de Techo, quien plantea que hay gente que no tiene posibilidades de quedarse en sus casas a hacer cuarentena, como aquellos que viven del trabajo diario, o quienes simplemente no tienen espacio para distanciarse del resto.

“En esos casos, la cuarentena puede ser inefectiva si no va acompañada de otras medidas que mitiguen esa exclusión”, dice. Por ejemplo, propone que se haga lo posible por descongestionar los servicios de salud colapsados.

También cree que se deben mitigar los efectos económicos y sociales, entregando canastas básicas a las familias vulnerables, y que se puede abordar el problema desde una perspectiva comunitaria, “coordinándose con dirigentes sociales y organizaciones civiles para aplicar el uso de mascarillas” y hacer turnos en almacenes.

Más de 200 fallecidos

Este martes, la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, reportó nueve fallecimientos. Así, la cifra total de víctimas fatales por Covid-19 llegó a 207 personas.

En tanto, los casos nuevos se cifraron en 552, elevando el número a 14.365, de los cuales el 53,7% ya habría superado el virus, mientras que los infectantes activos corresponden a un 44,8%.

Se informó también de 428 pacientes en áreas UCI por coronavirus, 317 de ellos en ventilación mecánica.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.