Huracán: Fiscalía intensifica diligencias contra fiscal Moya, pide registro de sus llamadas y estudia intercambio de correos con excarabinero

SergioMoyaWEB

Hace dos semanas que el persecutor Sergio Moya había denunciado verbalmente a Emiliano Arias ante la Fiscalía Nacional.

El fiscal Carlos Palma está revisando los WhatsApp y llamadas de su colega, quien está suspendido de sus labores en el Ministerio Público. Peritajes también incluyeron revisar los correos entre el persecutor y un exoficial de Inteligencia de Carabineros, formalizado en la causa.




Para expertos en investigación criminal, el caso Huracán marcó un antes y un después en la credibilidad de las instituciones que persiguen delitos. Afectó no solo a los comuneros mapuches a quienes se le acusó de realizar atentados con antecedentes presuntamente falsos, sino que también a Carabineros, donde la Inteligencia de la policía uniformada comenzó una debacle. Esto se ha traducido, por ejemplo, en que fueron marginados de la investigación por bombas y esta indagatoria se trasladó a la unidad encargada de las organizaciones criminales.

El caso alcanzó también al Ministerio Público, pues la propia fiscalía investiga a uno de los suyos: al suspendido persecutor Sergio Moya. El exjefe de Alta Complejidad de O'Higgins es indagado por sus presuntos vínculos con uno de los policías formalizados en la Operación Huracán. De hecho, el fiscal que lidera esta indagatoria, Carlos Palma, en los últimos meses ha intensificado las pesquisas contra su colega.

Moya apareció en el radar de Huracán a mediados de 2018, cuando llegó a manos del Ministerio Público un informe de la PDI que situaba al fiscal de Rancagua en una reunión con el entonces general director de Carabineros, Bruno Villalobos, cuando recién se estaban conociendo públicamente las presuntas inconsistencias de las pruebas obtenidas durante la Operación Huracán.

https://www.latercera.com/nacional/noticia/caso-huracan-suspendido-fiscal-sergio-moya-detallo-se-reunio-alto-mando-carabineros/738357/

Si bien Palma había mantenido sospechas sobre Moya, no fue hasta que este último denunció públicamente a su superior, el fiscal regional de O'Higgins, Emiliano Arias, que existieron pruebas que permitieron catalogar a Moya, oficialmente, como imputado. A comienzos de mayo, cuando Arias tuvo que declarar por primera vez por la denuncia presentada por su subalterno, dio a conocer un correo que -según su versión- le había llegado de manera anónima. Este contenía un intercambio de e-mails entre Moya y el excarabinero de Inteligencia de Temuco, Patricio Marín. En la comunicación, el suspendido fiscal de Rancagua le enviaba un documento con correcciones a un informe de liberación de información de otra operación vinculada a Huracán, en diciembre de 2017.

Con este antecedente, Palma solicitó al Juzgado de Garantía de Temuco allanar la casa de Moya. El Ministerio Público argumentó que este último había estado ocultando información, pues había declarado en dos oportunidades y nunca había mencionado los mensajes con Marín. En la casa del fiscal de O'Higgins se encontraron computadores, 12 teléfonos celulares, unos anteojos con cámara de espía y discos duros con información de diversas causas.

Como contraataque, Moya presentó un recurso de amparo y acusó a Palma de sobrepasar las normas legales al momento de incautar información desde su hogar, acusándolo de afectar la estabilidad emocional de su familia. La Corte de Rancagua rechazó el recurso.

La importancia de la diligencia radica en que entre fines de mayo y comienzos de julio, Palma ha solicitado levantar información respecto de las comunicaciones de Moya, a partir de lo que se encuentre en los celulares del fiscal de Rancagua

El 23 de mayo, la fiscalía pidió a la PDI revisar 10 celulares incautados a Moya y "realizar extracción de contenido, entregándola en medio idóneo y formato que permita su posterior revisión especificando comunicaciones existentes vía mensajería, información de cuentas personales de correos o WhatsApp; lista de contactos; registro de llamadas entrantes, salientes y perdidas".

Además, sacar "mensajes de texto y los contenidos en aplicaciones de mensajería y archivos adjuntos; fotografías y videos; correos electrónicos enviados, recibidos, borradores y eliminados (...) o guardadas e los sistemas de almacenamiento en la nube o Icloud".  También pide verificar la existencia de comunicaciones o información "relevante en los dispositivos incautados, referidas a los imputados y los hechos de la presente causa".

Informe de correos

Posteriormente, el 29 de mayo la PDI hizo llegar un nuevo informe al fiscal Palma. Se trata un análisis a los correos electrónicos de Patricio Marín.

Allí se buscó el nombre de Sergio Moya y se establecieron tres cuentas asociadas a este. En una primera cuenta de Marín aparecieron 36 correos entre el expolicía y el fiscal. En una segunda casilla, aparecieron 40 comunicaciones entre ambos.

Uno de estos correos salió desde una cuenta de Sergio Moya, registrado con otro nombre de pila, en que le remitió a Marín un "informe en derecho" sobre la Ley de Inteligencia, el 29 de noviembre de 2017.

Otro correo es del 24 de enero de 2018, cuando desde la misma cuenta Moya le mandó a Marín un escrito sobre "la aplicación informática" y los alcances y fundamentos de las "telecomunicaciones en toda transmisión y recepción".  Un día después el fiscal le remitió al oficial de Carabineros un archivo adjunto "No perseverar Huracán". Este contenía el documento que la Fiscalía de Temuco había enviado a los tribunales de La Araucanía, señalando que cerrarían la causa contra los comuneros porque las pruebas aportadas por Carabineros no eran confiables.

Desde otra cuenta, el 28 de noviembre de 2017 Marín le remitió a Moya un documento titulado "Oficio de liberación (Operación Andes)". En el texto se lee una serie de hojas con el timbre de "secreto", en que se transcriben conversaciones entre comuneros mapuches.

Otro oficio de Marín a Moya se lo envió el 12 de diciembre de 2017, titulado "Oficio liberación XX". Se trata de un documento de la Dirección de Inteligencia de Carabineros a la Fiscalía Nacional, en el que se daba cuenta de la supuesta filtración de información desde el Ministerio Público a comuneros mapuches. Allí iban las presuntas intervenciones de mensajes entre el fiscal Luis Arroyo y su asistente. Todo esto, según se demostró en tribunales, resultó ser falso.

WhatsApp y Telegram

El 19 de junio, el fiscal Palma volvió a la carga respecto de Moya y sus comunicaciones. Pidió a la PDI otra revisión, a cargo del equipo Fuerza de Tarea de Aysén.

La fiscalía pidió a los policías "efectuar una revisión de los correos electrónicos y mensajería instantánea (mensajes de texto; WhatsApp; Telegram) contenidos en los dispositivos electrónicos incautados en los domicilios de Sergio Moya Domke, con el objeto de buscar archivos referidos a la presente investigación, tales como informes de liberación de información de Inteligencia o partes de ellos; mensajería electrónica con los sujetos imputados referidos a los hechos de la investigación; documentos, fotografías, videos, audios o cualquier otra información que tenga relación con la presente causa".

Comenta