La compleja búsqueda de desaparecidos en Santa Lucía

El grupo de bomberos del equipo Usar, especializado en emergencias, llegó a Chaitén, pero la lluvia y el barro dificultan su misión.


"El trabajo ha sido intenso, las condiciones climáticas son bastante adversas para el trabajo que estamos realizando, pero no nos iremos de aquí hasta encontrar a las ocho víctimas que continúan desaparecidas", afirmó Pablo Oyarzo, líder del grupo Usar del Cuerpo de Bomberos de Osorno, que desde el pasado domingo se encontraba trabajando en las labores de rescate en la Villa Santa Lucía de Chaitén.

El equipo Usar chileno -único en Latinoamérica certificado para colaborar en emergencias internacionales- ha recuperado nueve de los 14 cuerpos encontrados tras la tragedia. Se trata de un grupo que se especializa en la búsqueda y rescate de personas en espacios confinados por catástrofes.

No obstante, pese a la experiencia en situaciones extremas, Oyarzo reconoce que esta situación es compleja. "Para nuestra región es una de las tragedias más grandes que hemos tenido, porque de hallar a las ocho personas que faltan, la cifra de fallecidos subiría a 22".

Su diagnóstico también fue compartido por la alcaldesa de Chaitén, Clara Lazcano, quien enfatizó que "se trata de una tremenda emergencia. Algo brutal para Santa Lucía". Y añadió que como comunidad se encuentran consternados, pues pese a que "tenemos la experiencia del volcán Chaitén, creo que esta ha sido terriblemente brutal por la desaparición y pérdida de vidas humanas".

Las malas condiciones climáticas también han jugado en contra de las labores de rescate. Carlos Constanzo, líder del grupo Usar Metropolitano Sur, llegó al lugar para realizar el recambio de los voluntarios, que ya cumplían cinco días en la zona, explicó que "hoy, por orden de la Onemi, los trabajos terminaron a las 18.00. Las condiciones meteorológicas no han sido favorables. Ha llovido muy tupido, y el barro está muy licuado".

Eso sí, lejos de retirarse de la zona, los voluntarios que pasaron "a la banca" se encuentran recuperando fuerzas en hospedajes cercanos, para volver a las labores de rescate cuanto antes.

Además del despliegue humano en el sector también hay maquinaria pesada y ejemplares de búsqueda canina, que han visto mermado su trabajo a causa de la lluvia y el barro. José Montero, comandante de la Patrulla de Auxilio y Rescate Militar Especializado (Parme) del Ejército, explicó que el barro avanzó aproximadamente 100 metros, impactando directamente en el trabajo de búsqueda. "Producto de la lluvia, todos los indicios que teníamos marcados han variado. Así que debemos volver a revisar el terreno", sostuvo.

La accesibilidad es otro problema. Según explicó Oyarzo, "no tenemos conexión a Chaitén. El único paso es por La Junta o Argentina, pero el traslado hasta el momento sólo ha sido por vía aérea, pero ahora se encuentra suspendido por las condiciones climáticas", explicó.

Pese a las complicaciones, la búsqueda no ha cesado. Así lo reiteró el propio subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, quien manifestó que por el momento "la prioridad es encontrar a las personas que están desaparecidas". Además, señaló que se reforzó el equipo de Sernageomin en la zona con profesionales de la Universidad de Valdivia, "para hacer un estudio en terreno del fenómeno de los glaciares que tiene que ver con el fenómeno del efecto invernadero que hay en el mundo".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".