La cuenta regresiva de Ñuble: a 18 días de convertirse en región

En la zona se ha trabajado intensamente para la puesta en marcha de la nueva Región de Ñuble.

El próximo 6 de septiembre se realizará un acto para oficializar la nueva repartición territorial. A menos de 20 días de que eso ocurra, solo faltan algunos detalles técnicos para que sus 90 servicios públicos estén listos.


Expectación y ansiedad. Esos son los dos sentimientos con los que esperan los habitantes de las 21 comunas que a partir de la medianoche del próximo jueves 6 de septiembre dejarán de formar parte de la Región del Biobío para dar vida a lo que será la nueva Región de Ñuble, ubicada en la misma zona que vio crecer a importantísimos personajes de la historia de Chile, como Bernardo O’Higgins, Arturo Prat y Nicanor Parra.

Ese mismo sentimiento identitario fue el que por décadas hizo sentir a los ñublenses que debían ser independientes. Y aunque la creación de la nueva repartición territorial fue promulgada el 5 de septiembre de 2017 en el Diario Oficial, su puesta en marcha se programó para un año más tarde. En ese plazo, según las autoridades, estarían afinados todos los detalles para que Ñuble se independizara por fin.

No ha sido una tarea sencilla. Había que echar a andar 90 servicios públicos de todas las áreas, lo que implicó realizar un catastro de todos los edificios disponibles para arriendo en Chillán -comuna que ejercerá como capital provincial-, designar autoridades y modificar un sinfín de formalidades que seguían identificando ese territorio como la “Provincia de Ñuble”.

A menos de 20 días de su inauguración oficial, el delegado presidencial Martín Arrau afirmó que “podemos anunciar que contamos con las direcciones de los 90 servicios que se instalarán, algunos de ellos ya se encuentran operando; otros, en proceso de habilitación, como pintura y letreros, para estar completamente operativos el 6 de septiembre”.

Desde la delegación presidencial explicaron que de los 90 órganos administrativos con los que contará la región, solo 47 son totalmente nuevos, pues los 43 restantes ya tenían presencia en la zona, como, por ejemplo, Carabineros, el Servicio Nacional de Turismo (Sernatur), Fonasa y la Dirección del Trabajo.

Las situaciones que han tenido que regularizar desde la delegación han ido desde definir la dotación de los empleos públicos y el traspaso del gobierno regional del Biobío a Ñuble, la definición del presupuesto hasta gestionar la actualización de mapas y textos escolares para que aparezca la nueva delimitación territorial.

Lo que quedará pendiente después de esa fecha tiene que ver con fijar una Estrategia de Desarrollo Regional para determinar qué áreas se van a priorizar.
“Por ejemplo, el proyecto del embalse Punilla, iniciar la construcción del hospital de Chillán e impulsar el proyecto de la ruta costera, donde ya nos comprometimos a comenzar la construcción del puente que cruza el río Itata para unir dos zonas tremendamente turísticas: Cobquecura y Dichato”, explicó Arrau.

El turismo es otra área productiva en la zona. Potenciarlo en atractivos como las Termas de Chillán y Quillón también es otra de las opciones que se barajan.

Claro que para el delegado presidencial, la mayor complejidad de este proceso ha sido “que la sociedad asuma la condición de región, empoderar a los gremios, a los sectores productivos, hacer ver el potencial que tenemos. Poner a Ñuble en el mapa nacional es tarea de todos, y para lograrlo, cada uno de los vecinos tiene que definirse y empoderarse”.

Municipios

Coihueco es la comuna más extensa que integrará la nueva región, y su principal actividad productiva es la agricultura. Según su edil, Carlos Chandía, entre los vecinos hay sentimientos positivos: “Nosotros tenemos una inmensa alegría de que este sueño se transforme en una realidad. Saber que tendremos nuestra independencia y que esto nos va a permitir obtener mayores logros es un paso histórico”, afirmó.

En la comuna de Bulnes, futura capital de la provincia de Diguillín, la sensación es similar. El alcalde, Jorge Hidalgo, dice que este proyecto ha contado con un apoyo transversal, que traspasó las posiciones políticas de los 21 municipios que integrarán la región.

“Siempre fuimos el patio trasero del Biobío y hoy las esperanzas están centradas en tener más desarrollo y progreso. Tenemos esperanza de que problemas históricos de la zona, como la poca conectividad entre comunas a nivel de provincia y la falta de agua potable en sectores rurales se van a solucionar”, proyectó Hidalgo.

Lo definición de “patio trasero del Biobío” es uno de los temas que mantienen alerta a su par de Chillán Viejo, Felipe Aylwin. El edil afirma que pese a que la ciudadanía está contenta por el cambio, su autonomía completa como región no se dará hasta un año más, cuando todos los proyectos municipales sean revisados por el nuevo gobierno regional de Ñuble y no por el de Biobío.

“Creo que vamos a tener un tutelaje bastante notorio, que no nos va a permitir avanzar en proyectos concretos”, dijo el alcalde. Aseguró, además, que de los 350 proyectos presentados por municipios de Ñuble, menos de la mitad han sido revisados.

Pero, en lo práctico, desde el próximo jueves 6 de septiembre son los carteles con la leyenda “Bienvenidos a la Región de Ñuble” los que recibirán a quienes visiten la zona.

Seguir leyendo