Los contrastes que enfrenta Santa Olga a dos años del incendio

santa olga 2 años

El pueblo todavía muestra sectores vacíos en los que se reconstruye infraestructura. Foto: Francisca Becker

Si bien avanza la reconstrucción de viviendas, habitantes del poblado reconocen que faltan alternativas de empleo.


Mientras el pueblo de Santa Olga se pone trabajosamente en pie, a dos años de los megaincendios que arrasaron esta localidad de la Región del Maule, en muchos lugares parece haber más trabajadores dedicados a la reconstrucción de viviendas que habitantes.

De acuerdo con cálculos de dirigentes locales, apenas uno de cada diez residentes originales han retornado. El regreso ha estado condicionado a la entrega de las viviendas: de las 828 proyectadas se han terminado 230, de acuerdo con cifras del Ministerio de Vivienda.

Desafío Levantemos Chile, que participa activamente en la reconstrucción, dejó listo para marzo el Complejo Educacional de Santa Olga. También ha entregado hasta la fecha 60 viviendas.

"Lo positivo es que ahora la gente que vivía en mediaguas tendrá casas sólidas", celebra Lucía Norambuena (27). Cuenta que pasó toda su infancia jugando en los cerros que rodean el pueblo, fundado por trabajadores forestales en la década de 1960. Ahora tiene sus esperanzas puestas en que sus dos hijas sigan creciendo en Santa Olga.

Si bien muchos vecinos, como Cristian Contreras (36) -hoy encargado de la implementación de las viviendas que entrega Desafío Levantemos Chile- coinciden en que la reconstrucción ha traído "cosas buenas" para la comunidad, también están preocupados por otra "nube negra" que hoy flota sobre el pueblo: la falta de trabajo.

Históricamente, la principal fuente laboral en la zona ha sido la actividad forestal. "Debido a que los bosques se quemaron, hay pocas forestales que siguen funcionando y la gente ha tenido que cambiar de rubro", explica Contreras.

Coincide Óscar Valdenegro (71), quien participa en la Cooperativa de Aguas y preside el Consejo de Salud. En julio pasado, el Presidente Sebastián Piñera le entregó las llaves de su nueva casa, en una ceremonia por la reconstrucción. Valdenegro cuenta que con otros vecinos le preguntaron entonces al Mandatario qué iba a pasar con el empleo. "Él dijo que habría que invertir en turismo, pero el turismo acá está mal", expresa.

Telmo Loncomilla (65) comparte la inquietud. Antes del siniestro tenía un taller donde fabricaba puertas y ventanas, el que se quemó. "Había semanas en las que podía ganar un millón y medio de pesos. Hoy no gano casi nada", relata.

El alcalde de Constitución, Carlos Valenzuela, reconoce que el problema del empleo es una de las principales preocupaciones en torno al futuro de Santa Olga. "El trabajo es nuestra prioridad, pero aún estamos a la espera de medidas concretas de apoyo", señaló.

Añadió que aguardan que la empresa Forestal Arauco confirme la apertura de una nueva faena productiva en la zona.

Comenta