Presos mapuches de Temuco y Lebu deponen huelga de hambre y Larraín afirma que gobierno está abierto a mantener diálogo para “mejorar condiciones carcelarias”

En ambos casos, voceros de los presos criticaron la "nula" disposición del gobierno para el diálogo. En Lebu, comuneros permanecieron 66 días movilizados. Ambos hechos se dan en una jornada donde la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, viajó a la zona para reunirse con dirigentes mapuche.




Dos huelgas de hambre mantenidas por presos mapuche en cárceles de las regiones del Biobío y La Araucanía fueron depuestas durante esta jornada.

Los 12 presos mapuche que se encontraban en huelga de hambre en la cárcel de Lebu depusieron hoy la movilización tras 66 días de iniciada.

El fin de la medida de presión llegó sin un acuerdo con las autoridades, según señaló Auka Liwen, vocero de los presos. “Esto (la baja de la huelga), luego de que se comprendiera y se viera en los espacios de negociación con el gobierno y con la Subsecretaría de Justicia la nula voluntad política de destrabar la situación por parte de las autoridades pertinentes. No se mostró ningún atisbo de voluntad real para llegar a una mesa de conversación que fuera efectiva para la reglamentación del Convenio 169 de la OIT. El día de hoy la huelga de hambre se baja, como se ha bajado también en Temuco”, dijo.

Asimismo, en la cárcel de Temuco tres comuneros mapuche que también estaban en huelga de hambre depusieron hoy la movilización. Se trata de Daniel Canío Tralcal, José Cáceres Salamanca y Facundo Jones Huala.

“Ante la nula disposición del gobierno de Piñera, ante la intransigencia de no escuchar a nuestros huelguistas con sus desmandas y no querer poner en práctica algunos derechos que nuestra gente a conseguido y ratificado, nuestros peñis toman la decisión de no sacrificarse más por nada y van a deponer la huelga de hambre en este momento”, dijo el vocero lonko Juan Pichun, quien añadió que seguirán movilizados: “Vamos a seguir en nuestra recuperación de territorios”.

Ambos hechos se dan en una jornada donde la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, viajó a la zona para reunirse con dirigentes mapuche. La secretaria de Estado catalogó la cita como una primera semilla de paz para cosechar justicia”.

Por su parte, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, valoró el fin de la huelga en ambas cárceles: “Terminaron las huelgas de hambre los últimos comuneros mapuche que (en Temuco y Lebu) aún mantenían su acción. Eso es positivo porque significa optar por la vida y la salud. Seguimos abiertos al diálogo para mejorar las condiciones carcelarias de los privados de libertad mapuche”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.