Psicóloga aborda la dificultad de reponerse a “tres traumas simultáneos”

Autor: J. M. Ojeda

Foto: AgenciaUno

Al referirse al caso del padre que olvidó a su hijo al interior de su automóvil, la profesional del Centro de Psicología y Bienestar Nuevo Ser, Daniela Iribarren destaca la importancia de que cuente con “acompañamiento profesional” y también de la presencia de una amplia red de apoyo, con “amigos y familiares” que puedan colaborar en esta etapa.


El caso de Víctor Fuentes, el padre del menor que falleció al interior de un automóvil tras ser olvidado, podría resultar aún más complejo de sobrellevar, sobre todo porque se estaría ante un duelo compuesto por tres episodios traumáticos que ocurrieron al mismo tiempo.

Así lo cree la psicóloga del Centro de Psicología y Bienestar Nuevo Ser, Daniela Iribarren, quien detalla que esos tres eventos consisten en “la sensación de olvido, es decir, el hecho de haberse olvidado del hijo; el duelo en sí mismo, o sea la pérdida del hijo; y también las consecuencias que trae todo esto en un proceso judicial en su contra”.

Esos tres elementos hacen que la pérdida de un hijo se haga más difícil de enfrentar, aumentando “la intensidad, dificultad y el tiempo necesario para que una persona pueda elaborar su propio duelo”.

En ese sentido, la profesional destaca la importancia de que se cuente con “acompañamiento profesional” y también de la presencia de una amplia red de apoyo, con “amigos y familiares” que puedan colaborar en esta etapa.

Además, el caso de Fuentes tiene un antecedente que lo puede hacer aún más delicado, ya que se trata de un “caso mediático”. Eso, plantea la psicóloga, implica que a la preocupación natural que conlleva un caso judicial de estas características, se agrega “toda la presión social de la gente que opina, que comenta y que también juzga. Esto último puede llegar a ser muy doloroso, dado el hecho terrible que conlleva este caso”.

Salir adelante

“Esto es algo que lo va a acompañar por siempre, es parte de su historia”. Con esas palabras, la psicóloga Daniela Iribarren resume lo que significa la muerte del hijo de Víctor Fuentes.

De hecho, afirma que en un proceso como este es normal que aparezcan ciertos traumas, haciendo referencia a que Fuentes no le guste el sol y le provoque cierta “desesperación”.

“Probablemente se trate de un trastorno por estrés postraumático. Esto significa que una persona suele revivir en algunos momentos algo que le recuerda lo que vivió en el momento mismo del trauma. En este caso se trataría del sol y el calor lo que probablemente le evoca esa sensación de encierro”, dice Iribarren.

Con todo, la psicóloga recomienda que Fuentes debe “buscar un sentido y comprender cómo ha sido todo este proceso, para abrir lo que se viene en el futuro entendiendo que él ahora es alguien distinto, que puede seguir con la vida, recordando y teniendo en cuenta lo que pasó, pero también saliendo adelante”.

Seguir leyendo