Universidades tienen hasta mayo para informar quiénes son sus controladores

Imagen-TEMATICA-UNIVERSITARIOS-925

Superintendencia recopilará datos sobre partes relacionadas y solicitará estados financieros de los planteles dos veces al año.




Las universidades, centros de formación técnica e institutos profesionales tendrán hasta el 29 de mayo para informar a la Superintendencia de Educación Superior quiénes son sus controladores, es decir, las personas naturales o jurídicas que ejercen el control, la forma en que lo hacen y su porcentaje de participación.

Esa es una de las ocho nuevas obligaciones que tendrán las casas de estudio, derivadas de la nueva ley que rige al sector, y que la superintendencia está informando por estos días a los planteles a través de una normativa que está en consulta pública.

Entre las novedades está la obligación de que las instituciones reporten dos veces al año sus estados financieros, y no una vez, como era hasta ahora, para determinar su estabilidad económica. Esto deberá incluir la liquidez, el endeudamiento, la diversificación de las fuentes de ingreso y las contingencias.

En materia de socios y directivos, las casas de estudio deben reportar el listado de autoridades que participen en la toma de decisiones, entendidas como aquellas que involucran recursos institucionales iguales o superiores a las 2.000 UF (más de $ 56 millones).

Los planteles también deberán notificar cuáles son sus partes relacionadas y "toda operación que implique una transferencia de recursos, servicios u obligaciones" entre la institución y ese tercero. Y acá se incluirá las operaciones que realicen los directivos, sus cónyuges, convivientes civiles y parientes hasta segundo grado.

Igualmente, la superintendencia exigirá que las instituciones reporten información de donaciones acogidas a exenciones tributarias y los cambios a los estatutos. Para esto, también habrá plazo hasta el 29 de mayo.

El superintendente Jorge Avilés explica que hasta antes de la Ley de Educación Superior, el reporte de algunos de estos datos "no era obligatorio para los planteles, como lo es el registro de organizadores, miembros de la asamblea o asociados, socios, propietarios, fundadores y quienes ejerzan funciones directivas".

Además, explica que ahora la ley incorpora a los controladores en su regulación y que pedirán los estados financieros dos veces al año "como una medida de fiscalización", por lo que, con esos datos, podrían adoptar medidas "que permitan acreditar fehacientemente la sanidad financiera de los planteles".

Respetar la autonomía

La nueva normativa está siendo analizada por los directivos. Uno de ellos es Santiago González, rector de la Universidad Central, quien valora las nuevas exigencias de la superintendencia, pues cree que este organismo "tiene la responsabilidad de garantizar, a través de la fe pública, que estas instituciones están en condiciones de garantizar el servicio educativo que ofrecen".

Sin embargo, advierte que eso debe respetar la autonomía de las casas de estudio. "Como universidad, no deberíamos tener problemas de entregar información para garantizar la fe pública, manteniendo los plazos que se requieren", plantea el rector.

Lo mismo cree Andrés Bernasconi, director del Centro de Justicia Educacional de la UC, quien recuerda que, a diferencia de los colegios, las universidades poseen autonomía. "Sería lamentable que ocurra en la educación superior lo que ocurre en la educación escolar, donde los directores pierden buena parte del tiempo en reportar información a su superintendencia", explica.

Además, sugiere que este organismo de control debe "establecer cuidadosamente su nicho de jurisdicción", para no toparse con otras entidades, como ocurre en materia laboral, la que está en manos de la Inspección del Trabajo (sector privado) y de la Contraloría (sector público).

USS será controladora de Universidad Gabriela Mistral

A través de un comunicado difundido ayer, la Universidad Gabriela Mistral confirmó que la Universidad San Sebastián (USS) será la controladora del plantel, en el marco de un proceso que durante los últimos meses ha sido seguido por la Superintendencia de Educación Superior. "La UGM inicia una nueva etapa, consistente en el cambio de sostenedor, en virtud del cual, durante el mes de enero de 2020, se iniciará un proceso en el que la Universidad San Sebastián, USS, asumirá el desafío de dar continuidad al proyecto educativo de UGM y proyectarlo al futuro". Asimismo, se asegura a los estudiantes de la entidad "plena garantía" de que "podrán seguir sin inconvenientes su formación académica".

Comenta