Volver al delantal blanco: las exautoridades que regresaron a la “primera línea” de la salud

Stephan Jarpa, Jaime Burrows y Fernando Araos.

Jaime Burrows, Stephan Jarpa y Fernando Araos, encabezaron la Subsecretaría de Salud, el ISP y el SAMU Metropolitano. En medio de la crisis sanitaria, cuentan los nuevos roles que están ejerciendo para apoyar desde sus distintas especialidades. Jarpa relató ayer que está con Covid y Araos ya se recuperó de la enfermedad.




Un nuevo rol en medio de la pandemia han debido tomar quienes fueron autoridades en Salud. Así, comenzaron a trabajar en la primera línea para atender a los pacientes contagiados por Covid-19. En medio de esta labor, al menos dos de ellos se han contagiado de coronavirus. El más reciente caso es el del químico farmacéutico Stephan Jarpa, quien fue director del Instituto de Salud Pública (ISP) entre octubre de 2013 y marzo de 2014.

“Me vino neumonía, fue necesario internarme de urgencia, en manos de tens, kine, EU, médicas. Estoy con oxígeno y usare plasma. Lo que sea para saber cómo aprendemos más de cómo salvar vidas..Resistiré #Covid_19″, escribió ayer el doctor en su cuenta de Twitter.

Dedicado durante el último tiempo a su agencia regulatoria InHouse, Jarpa ingresó a fines de mayo a la Posta Central para hacerse cargo de la coordinación de arsenales terapéuticos para Covid-19. “Estamos viendo procedimientos de innovación para el tratamiento Covid y el tema de las reconversiones de camas, porque las camas tienen que tener insumos. Hay que coordinar muchísimos aspectos y detalles del punto de vista farmacológico”, contó aquella vez.

Durante esos días la rutina para Jarpa era agitada y se dividía entre su trabajo en la Posta Central y sus labores docentes en la Universidad de Chile, Andrés Bello y de Valparaíso. Desde primera hora, junto al equipo de químicos del recinto asistencial se encargaba de las necesidades farmacológicas. “Un profesional como yo, del área farmacéutica, tiene que estar vigilando la columna vertebral de un tratamiento médico que son los medicamentos”, explicó en ese momento. Así, estuvo pendientes de los requerimientos de pacientes, enfermeras, cumplimientos de protocolos, entre otras labores.

Cuando se incorporó a la Posta Central, Jarpa señaló “que más que un desafío es una obligación ética de un profesional de la salud que puede ponerse a disposición de una pandemia tan fuerte como la que estamos viviendo. Los que tenemos competencias para cooperar, hay que ponernos a disposición, por lo que me siento orgulloso de hacerlo”.

Jarpa no es la única exautoridad que se ha contagiado en medio de las labores en la llamada primera línea. Cerca del 14 de mayo comenzó a tener síntomas el exdirector del SAMU Metropolitano y actual director médico de la Clínica Policenter, Fernando Araos. Se hizo el examen e inició cuarentena en su casa. Araos es de los profesionales de la salud que se ha contagiado de Covid-19 y que, tras su recuperación, volvió al trabajo.

Ha estado encargado de coordinar los equipos de su recinto asistencial y de hacer redes con las Clínicas Vespucio y Bupa, integradas en el sector que recibe pacientes de las comunas de La Florida y Puente Alto. Y habilitó la torre de cirugía ambulatoria de Policenter con camas de cuidados intermedios, para recibir a pacientes que requieran ventilación mecánica. “Nosotros pasamos de tener un coronavirus a la semana a 20, se fue duplicando rápidamente. Hoy tenemos cientos de diagnosticados por lo menos en la atención de nuestro centro”, contó Araos.

No solo revisa aspectos administrativos, ya que también atiende pacientes, realiza visitas médicas e integra el Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico. “Nosotros hicimos un informe y fuimos a visitar la cárcel de Puente Alto cuando hubo el brote. Encontramos una situación bastante desoladora, porque el nivel de hacinamiento era muy complejo, y esos pacientes van al sector público y van a ocupar camas, entonces es un amplificador de esta pandemia”, explicó el médico.

A un mes de esto, reflexiona: “Uno está muy expuesto por todas las andanzas. Volví a hacerme un PCR 22 de mayo y de nuevo salí positivo, por lo tanto tuve volver a hacer cuarentena. Estaba con síntomas”.

Hoy está recibiendo pacientes en la Clínica Policenter derivados del Hospital de Talagante, Sótero del Río y Padre Hurtado.

De pediatría a geriatría

Cuando en mayo al pediatra y exsubsecretario de Salud, Jaime Burrows, le comunicaron que iba a comenzar a atender pacientes adultos, buscó apoyo. Incluso recurrió a las redes sociales: “Me avisa mi jefa en el @ElCarmen_Hosp que ya trasladaron todos nuestros pacientes a hospitales pediátricos, y que los pediatras ahora veremos pacientes geriátricos. ¿Alguna sugerencia para ponerse al día con la Geriatría? #JuntosSaldremosAdelante”, publicó el pasado 24 de mayo en su cuenta de Twitter.

Tras la publicación recibió mensajes del geriatra Juan Carlos Molina, así también apuntes, resúmenes y lecturas que otros colegas le compartieron para ponerse al día. “En la medicina es tanta la diversidad de temas que uno para orientarse a veces necesita que alguien lo guíe”, relató Burrows, tras su primer turno en este nuevo rol, al interior del Hospital El Carmen de Maipú. “Hace 20 años al menos que no me tocaba ver pacientes adultos y la medicina ha cambiado harto en 20 años”, añadió.

Luego de su período como subsecretario de Salud en el gobierno de Michelle Bachelet, entre 2014 y 2018, Burrows ingresó al recinto de Maipú. Y ahora el pediatra enfrenta una reformulación de su rol médico, controlando al otro extremo de la pirámide etaria. “Estábamos preparados para que nos pidieran el cambio. Uno podía anticipar que esto iba a seguir aumentando y que la demanda iba a ser tal, que en algún momento los que no estábamos viendo gran cantidad de pacientes Covid nos pudieran pedir colaboración”, cuenta.

Mientras los médicos internistas enfocan sus fuerzas en atender a los pacientes con Covid-19, los otros profesionales como Jaime Burrows atienden otro tipo de problemas, como accidentes vasculares, patologías crónicas, enfermedades hepáticas o neumonías provocadas por bacterias. Una realidad que ocurre en paralelo y que también demanda urgencia.

“Nunca habíamos enfrentado en los últimos años una cantidad importante de pacientes requiriendo oxígeno y ventiladores como está ocurriendo ahora y eso es bastante estresante. Obviamente también el riesgo a enfermarse, uno habitualmente asume que se puede contagiar y que es parte del trabajo, pero lo que más pesa es llevarse la enfermedad a la casa y contagiar a la familia”, aseguró Burrows.

A casi un mes de comenzar a atender a adultos mayores, el médico señala que “hasta ahora ha sido un trabajo en que no solamente son pacientes geriátricos, sino que todo tipo de adultos que no están con Covid, que son los que me han tocado ver en mi caso en particular, por los tipos de patologías. Eso ha generado sobrecarga de trabajo, pero está bien, porque estamos todos ayudando. Ha habido algunos pacientes que han resultado con Covid positivo. En el Hospital de Maipú se han tomado bien medidas de control interno y de medidas de protección”. Agrega que por ellos “no habido muchos contagios en el personal de salud comparado con otros centros. Igual estamos en riesgo”.

Comenta