Hasta $3 millones 600 mil podría pagar una mujer por congelar sus óvulos en Chile

Seis establecimientos del país ofrecen la oportunidad de vitrificar óvulos, un método que cada vez es más utilizado sobre todo por mujeres jóvenes alrededor de los 35 años para aplazar su maternidad.




La postergación de la maternidad pareciera ser un tema instalado en las vidas de mujeres alrededor del mundo que cada vez deciden ser madres a una edad más tardía. Sin embargo hoy gracias a diversos avances tecnológicos y científicos existen algunas alternativas para combatir el inminente deterioro de la fertilidad de la mujer, entre ellos la criopreservación de óvulos.

En Chile seis establecimientos ofrecen la técnica de vitrificación para preservar óvulos cuyos tratamientos tienen valores que van desde $1 millón 500 mil (sin medicamentos) hasta los $3 millones 600 mil con medicamentos incluidos que cobran en la Clínica Monteblanco.

Dependiendo de las características de la paciente, estos valores podrían variar ya que diversos factores como el peso, la edad y condiciones de salud influyen en la cantidad de medicamentos que cada mujer requerirá y no todos los establecimientos incluyen en sus procedimientos el costo de los medicamentos, que alcanzan precios entre los $700 mil y $1 millón por sesión.

Los centros que ofrecen esta técnica en el país son la Clínica IVI, Clínica Alemana, Clínica Las Condes, Clínica Monteblanco, el Instituto de Investigaciones Materno Infantil (IDIMI) de la Universidad de Chile y la Clínica de la Mujer en Viña del Mar, Valparaíso.

* El tratamiento en Clínica IVI incluye en su valor los primeros 5 años de almacenamiento de los ovocitos vitrificados y en Clínica de la Mujer, incluye 2 años de almacenaje.

La criopreservación de óvulos es un procedimiento que en un principio se pensó principalmente para pacientes con cáncer que quisieran preservar su fertilidad para ser madres luego de exponerse a tratamientos oncológicos de radioterapia o quimioterapia, o para aquellos óvulos restantes de procedimientos de fertilización in vitro que pudieran ser utilizados para una segunda ocasión, sin embargo diversos especialistas coinciden en que la mayoría de las mujeres que acuden a sus establecimientos para realizar este procedimiento son mujeres que buscan aplazar su maternidad.

"Por lo general son mujeres sobre los 35 años, profesionales y exitosas que tienen la intención de eventualmente embarazarse, generalmente no antes de dos años y están bastante conscientes del deterioro de la fertilidad femenina con los años", dice Carlos Troncoso, director de la Clínica IVI Santiago.

RECOMENDACIONES DE ESPECIALISTAS

La técnica de vitrificación es la más eficaz para preservar óvulos y

asegura "una sobrevida del ovocito

 de un 90% después de ser descongelado, pero la probabilidad de embarazo varía entre un 40% y un 60% dependiendo de la edad y características de la mujer

", asegura Oscar Espinoza, ginecólogo especialista en infertilidad de la Clínica de la Mujer.

Es por eso que si bien técnicamente una mujer puede congelar óvulos hasta pasados los 40 años, diversos especialistas consultados coinciden en que la mejor edad para vitrificar óvulos sería antes de los 30 años, aunque reconocen que hasta los 35 años el organismo reproductivo aún cuenta con una buena cantidad y calidad de reserva de ovocitos.

"Cualquier mujer puede conservar sus óvulos pero la mayor eficiencia se consigue antes de los 30 años, el problema es que hay pocas mujeres a esa edad que tengan conciencia o que se pongan a pensar que pospondrán su maternidad", señala Pablo Céspedes, director del programa de fertilidad asistida de IDIMI.

"Idealmente no debe ser ofrecido en pacientes sobre 35 años, porque la reserva ovárica no es tan buena y la cantidad de ovocitos que uno puede obtener es limitado", agrega Pablo Sanhueza, ginecólogo de la Unidad de Medicina Reproductiva de la Clínica Alemana.

Además, los expertos en medicina reproductiva coinciden en que entre 10 y 12 óvulos corresponden a la cantidad ideal que se debería vitrificar para asegurar un embarazo, es por eso que posiblemente una mujer sobre los 35 debería repetir el procedimiento ya que su reserva ovárica es menor.

"Según la sociedad americana para la medicina reproductiva la posibilidad de un recién nacido es de un 2% a un 5% por ovocito congelado, o sea si saco 10 ovocitos tengo entre un 20% y un 50% de que resulte un ser nacido", añade Sanhueza.

Adela Camus, ginecóloga de Clínica Las Condes, recomienda que pese a ser un tratamiento eficaz "lo ideal es tratar de no posponer la maternidad ya que esto no es un seguro y el tratamiento podría no funcionar".

UNA ALTERNATIVA PARA PACIENTES CON CÁNCER Y ENDOMETRIOSIS

Pese a que el procedimiento en un inicio se pensó para pacientes con cáncer, sólo un mínimo porcentaje de las pacientes que acuden a la vitrificación corresponden a este grupo. Ricardo Pommer, Jefe de la Unidad de Medicina Reproductiva de la Clínica Monteblanco, grafica la experiencia de su clínica en la que de las alrededor de 250 mujeres que ha atendido su equipo (que previamente pertenecía a la Clínica Las Nieves, pionera en la técnica) sólo 19 corresponden a pacientes que se someterán a tratamientos oncológicos.

"Recién hace 2 años, los oncólogos se están preocupando de la fertilidad futura de sus pacientes, antes sólo atendían el cáncer", señala. Por su parte, Pablo Céspedes, director del programa de fertilidad asistida de IDIMI, agrega que "todavía falta que permee este concepto en los oncólogos para que recomienden a sus pacientes esta opción".

En tanto Carlos Troncoso, director de IVI Santiago, señala que la vitrificación de óvulos también es una buena opción para aquellas mujeres que sufren de endometriosis y quieren ser madres en un futuro, ya que es una de las enfermedades ginecológicas más comunes a nivel mundial y que afecta al endometrio y daña la reserva ovárica. "De las pacientes que acuden a la clínica el 40% tiene diagnóstico de endometriosis, o sea son mujeres que van a evolucionar a una menor reserva ovárica en la mayoría de los casos", señala Troncoso.

Comenta