La historia de futbolistas que renunciaron a su sueldo hasta superar sus lesiones

Waldo Ponce decidió no cobrar su salario mientras no se recupere de sus dolencias. Conoce otros casos similares en el fútbol internacional y chileno.

Un gesto poco común es que un futbolista renuncie a su sueldo mientras esté lesionado y, evidentemente, no pueda jugar. Justamente, esto es lo que anunció Waldo Ponce, defensa de Universidad de Chile, quien decidió no cobrar hasta que se recupere de las dolencias que lo han tenido fuera de las canchas.

Sin embargo, en otras partes del mundo, otros emblemáticos futbolistas han protagonizado casos similares al del defensa del elenco azul.

Uno de los más conocidos es el de Fernando Redondo en AC Milan de Italia. En septiembre de 2001, el argentino pidió a la dirigencia de su club que le suspendiera el pago del salario mientras no se recuperara de una lesión de rodilla.

Dos años después, en enero de 2003, el que incurrió en este gesto fue el francés Alain Boghossian. El campeón del mundo en 1998 fue transferido al Espanyol de Barcelona, en donde no tuvo un buen inicio por sus constantes molestias físicas.

Por ello, decidió no cobrar hasta recuperarse. “Quiere demostrar que él no está aquí para ganar sólo un salario. Aceptó venir al Espanyol pese a que tenía dos ofertas de clubes ingleses. Le gusta España, Barcelona, y sobre todo el club, y quería aportar su experiencia”, argumentó en ese entonces el representante del jugador, Antonio Caliendo.

Meses más tarde, en abril de 2003, el argentino Juan Eduardo Esnaider tomó una decisión similar debido a constantes lesiones cuando jugaba en el Ajaccio de Francia. “Me explicó que había venido a jugar para relanzar su carrera. Desafortunadamente para él y para nosotros se ha lesionado. Me dijo que no quería cobrar. Todavía queda un mes de competición y dudo que logre volver. Su gesto es admirable y poco habitual”, dijo esa vez el presidente del club francés, Michel Moretti.

Y el último emblemático fue el turco de Real Madrid Hamit Altintop. El mediocampista llegó al elenco que dirigía José Mourinho en mayo de 2011, pero tardó varios meses en debutar debido a una operación a la espalda. Por este motivo, el futbolista decidió no cobrar su salario hasta que finalmente debutó oficialmente por el elenco merengue.

¿Y EN CHILE? “UN ASUNTO DE LEALTAD”

Un caso similar al de Waldo Ponce ocurrió hace exactamente diez años en el fútbol chileno. El protagonista fue Mauricio Pozo, en 2003 jugador de Rangers.

“Esa vez me lesioné al mes de haber llegado a Rangers. En la ‘Noche Rojinegra’ contra Universidad de Chile, el ‘Pepe’ (José) Rojas me entró y me corté los ligamentos de la rodilla derecha”, rememora el hoy comentarista de CDF a La Tercera.

Debido a la gravedad de la dolencia, Pozo planteó a los dirigentes de Rangers renunciar a su sueldo. “Yo venía con 31 años de Cobreloa… le expliqué a los dirigentes que la recuperación iba a ser larga y que no iba a cobrar hasta que volviera a jugar”, contó. “Era, por decirlo de alguna forma, un asunto de lealtad con las personas que me habían contratado”.

Pozo se encontró con el apoyo de los dirigentes talquinos. Por ello, al final, “llegamos a un acuerdo con ellos porque la isapre me cubría el 70%… en el fondo renuncié al 70% del sueldo”.

Eso sí, el también ex jugador de Deportes Concepción es claro en señalar que “es obligación que los clubes paguen porque estas son situaciones puntuales”, aunque también justificó su petición de renunciar al sueldo porque “la lealtad para mí es un tema”.

Seguir leyendo