Película sobre Strauss-Kahn se estrena la próxima semana en Francia

Gérard Depardieu interpreta al político acusado de agresión sexual en EE.UU.




Una puerta de hotel entreabierta, una mucama que ingresa desprevenida a hacer su trabajo, una voz grave que se escucha desde el baño y dice: "¿Usted sabe quién soy?". Ella, una inmigrante analfabeta de Guinea, por supuesto que no sabe quién es. No reconoce ni la voz ni el nombre de quien está detrás de aquel vaho de vapor. No imagina que tal gruesa figura entre toallas es Dominique Strauss-Kahn, el director del Fondo Monetario Internacional. O, para el caso, el señor Devereaux, que es el nombre que le dieron al malogrado político francés en la película Welcome to New York, cuyo tráiler ya circula en las redes sociales. La idea de cambiar los nombres es entendible: se ahorra cualquier lío con la justicia.

A pesar de los alias en los personajes, la cinta se ha promocionado desde su rodaje como la versión del episodio de agresión sexual protagonizado por Strauss-Kahn contra una empleada de hotel en Nueva York, en mayo del 2011. Aunque tres meses más tarde los jueces estadounidenses cerraron el caso sin condenar a Strauss-Kahn, sucesivas denuncias  contra él empezaron a extenderse por toda Francia y, a la larga, pusieron la lápida a su carrera. Para esa fecha, el cineasta Abel Ferrara (Maldito policía) ya había decidido que era hora de rodar un filme sobre el auge y caída de quien alguna vez fue considerado el más probable nuevo presidente de Francia.

Para el largometraje reclutó a Gérard Depardieu, en el rol de Devereaux, y a Jacqueline Bisset, como su esposa, Simone, en realidad la conocida periodista y heredera millonaria Anne Sinclair.

La película era uno de los casi seguros estrenos en el Festival de Cannes 2014, pero quedó fuera de la selección oficial del 17 de abril. Ante tal escenario, su productor Vincent Maraval decidió realizar un estreno nacional en Francia en plataforma digital. Será el próximo sábado 17 de mayo, coincidiendo con el desarrollo del Festival de Cannes. Aun así, queda la posibilidad de que la cinta se agregue a última hora en la muestra.

Algunas voces, entre ellas el propio Abel Ferrara, dicen que las dificultades de distribución y, eventualmente, la no llegada de Welcome to New York a Cannes se deben a presiones del círculo de amigos políticos de Strauss-Kahn y su ex esposa Anne Sinclair. En declaraciones al portal Indiewire, Ferrara sostuvo: "No pude obtener un solo centavo de los productores franceses para hacer esta película. Pero, afortunadamente, Gérard Depardieu, que es un tipo con coraje, me dijo que la haría por nada. Y el distribuidor francés Vincent Maraval, jefe de la compañía Wild Bunch y un revolucionario al mismo tiempo, me ayudó a encontrar productores en EE.UU.".

El propio Maraval, que dijo a la revista especializada Screen Daily que "los productores franceses se autocensuraban", justifica el estreno online de la siguiente manera: "Ya no queremos experimentar con pequeñas películas en internet, como se ha venido haciendo hasta ahora en EE.UU. Welcome to New York es una de las cintas más esperadas del año en Francia y queremos darle una exposición como tal, con la publicidad que merece, con tráilers y el avisaje en televisión necesarios. Gastaremos un millón de dólares. Será un gran estreno online".

Aunque el Festival de Cannes no la exhiba, el Market de dicho certamen mostrará algunos minutos para las ventas internacionales, y se espera que en Estados Unidos el filme tenga estreno en salas.

Coescrita con Christ Zois, un psiquiatra especializado en taras sexuales, Welcome to New York se divide en dos partes: en la primera, totalmente atenida a los hechos, Devereaux intenta tener relaciones sexuales con la mucama del hotel donde se aloja; en la segunda, que ficcionaliza bastante, se sigue el juicio del personaje en Nueva York y se indaga en la relación con su esposa, Simone.

Hombre de gran apetito sexual, Strauss-Kahn siempre logró que su esposa, Anne Sinclair, lo apoyara públicamente. Es más, esta franco-estadounidense, hija de un millonario marchante de arte, puso un millón de dólares para pagar la fianza de su esposo. En ese orden de cosas, Welcome to New York será también la película sobre la esposa con voluntad de hierro del político socialista. Pero tal vez, más que nada, el nuevo filme de Ferrara será lo que planteaba ayer Gérard Depardieu en una entrevista a la revista gala Télérama: "No le tengo afecto a Strauss-Kahn ni a su esposa. Sin embargo, lo que quiero demostrar en mi interpretación es el drama de ser perseguido y acusado. Y, claro, exhibir cómo la carne puede ser algo triste".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.