Peñailillo anuncia la creación de fiscalías especializadas para combatir el crimen organizado

Esta medida se suma la modificación a la Ley de Control de Armas en el marco de la agenda corta de seguridad establecida por el gobierno para combatir el crimen organizado y la delincuencia.




El vicepresidente de la República, Rodrigo Peñailillo, comentó las medidas que se enmarcan en la agenda corta en materia de seguridad solicitada por la Presidenta Michelle Bachelet en la que se destaca la creación de fiscalías enfocadas en investigaciones del crimen organizado.

"Vamos a crear las fiscalías especializadas, donde el organismo persecutor se especializa en el combate al crimen organizado, al narcotráfico y al terrorismo, que son obviamente flagelos que tenemos que atacar como país a tiempo y eso es una decisión del gobierno de la Presidenta Bachelet", explicó Peñailillo

Además, señaló que "nosotros ya hemos enviado la reforma constitucional (para estas medidas) y al mismo tiempo en diciembre enviaremos el proyecto de fortalecimiento del Ministerio Público".

Estas medidas se suman al envío de una ley corta por parte del gobierno para modificar el Código Penal y a la iniciativa que modifica la Ley de Control de Armas que esperan salga del Congreso en noviembre.

"Es una ley muy rigurosa que aumenta las sanciones contra las personas que se sienten con la libertad de usar una arma de fuego en forma indebida. La Ley de Control de Armas viene a sancionar drásticamente estos hecho y sin ningún tipo de beneficios para los culpables", explicó el vicepresidente.

Finalmente, Rodrigo Peñailillo lamentó que "los únicos que ganan cuando no hay coordinación entre los organismos del Estado o cuando no hay cooperación entre las fuerzas políticas, son los delincuentes".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.