Cambiar la estrategia



SEÑOR DIRECTOR

No cabe duda que Chile ha sido pionero en temas de vacunas, pues más del 92% de la población tiene su esquema de vacunación completo (dos dosis o una según corresponda). También, se celebra que en el país se puedan aplicar dosis de refuerzo.

Empero, aquí surge un complejo dilema. Pues, quienes no tienen la tercera ni la cuarta dosis están en el mismo estatus de quienes no se han vacunado. Así, se margina a quienes han cumplido con la pauta obligatoria a nivel mundial.

Por ejemplo, para entrar a la mayoría de los países piden un PCR negativo y/o dos dosis de vacunas. No niegan la entrada si alguien no tiene tres o cuatro dosis.

Pero en Chile es muy distinto. No solo restringen el acceso a lugares de recreación como bares y restaurantes, también a recintos deportivos. Chile, uno de los países con mayores niveles de obesidad a nivel mundial, prohíbe la práctica de deportes en gimnasios si es que no se ha recibido un refuerzo en los últimos seis meses.

Esta lamentable situación se suma al debate que se ha dado en torno al ingreso al país, especialmente en el aeropuerto. El exceso de burocracia es irrisorio, pero aún más penoso es cómo los chilenos olvidan el valor de la libertad.

Daniela Carrasco

Cientista política

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.