Campamentos e integración social y urbana



SEÑOR DIRECTOR

En su columna de ayer, el presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, Sergio Baeriswyl, nos insta a todos a un acuerdo nacional para que con urgencia y mediante nuevos programas habitacionales en suelo público, como la integración social, la regeneración urbana y el reforzamiento del banco de suelos, podamos disminuir el actual déficit habitacional al año 2025.

El proceso legislativo para lograr viviendas dignas para tantas familias es cada vez más necesario y urgente. La ley de integración social y urbana se encuentra en su segundo trámite constitucional en el Senado. Esta ley abrió un intenso debate en el que se han recibido los aportes y mejoras de parte de organizaciones sociales y gremios, y de todos los honorables legisladores y del gobierno.

El efecto que producirá en nuestras ciudades radica en la urgencia de empezar a construir ahora el medio millón de viviendas necesarias para paliar el déficit actual. Este proceso durará a lo menos cuatro años, por lo que su pronta aprobación llama a nuestros legisladores a poner el acelerador a fondo y conducir este cuerpo legal hacia su promulgación en el más breve plazo.

Cualquier proposición de demorar este trámite constitucional es darle la espalda a los miles de chilenos que esperan una vivienda digna y ubicada en buenos barrios, cercanos a los servicios, a los medios de transporte y a los espacios públicos de calidad que nuestra ciudad ya posee.

Este es el camino para volver a vivir en paz y a respirar aires puros y reparadores, tan esperados por muchas familias que no pueden seguir siendo invisibles a los ojos de todos nosotros.

Yves Besançon Prats

Past president Asociación de oficinas de Arquitectos

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.