Columna de Paula Escobar: Desacoplar, desmitificar, desescalar

Ultimo pleno de la Convención Constitucional.



El nuevo texto constitucional se entregará mañana al Presidente Boric. Aunque la tinta está fresca, ya empezó el debate público de cara al plebiscito. Un debate bastante rudo y destemplado, con polarización, fake news, descalificaciones y vaticinios apocalípticos varios. Todo esto mientras las encuestas revelan que será una elección ajustada, donde ningún resultado está garantizado, pero donde si la elección fuera hoy, ganaría el Rechazo. ¿Qué hacer para elevar la discusión por sobre estos niveles reptilianos, en los dos meses que vienen?

Lo primero: desacoplar el proceso del resultado. No mezclar la evaluación o mirada que se tenga sobre los comportamientos de algunos miembros de la Convención, con la calificación del texto. Esta no es una evaluación o nota a ellos, es un plebiscito sobre un proyecto constitucional. Es cierto que las actitudes y arrogancias de algunos convencionales (no de todos) están en la base del Rechazo. Y razones no faltan, pues hubo una “bancada” permanente de estridencia e irresponsabilidad. La “no invitación” a los expresidentes (o el grito final de “el pueblo unido avanza sin partidos), son las últimas perlas de un amplio catálogo de conductas descriteriadas, muy perjudiciales para la propia Convención.

Pero eso ya “fue”. Hay que dar vuelta la hoja y revisar el texto en su mérito: ese es el deber cívico y político que tenemos quienes debemos ratificar o no la nueva Constitución. Eso es comportarse como adultos, ni más ni menos. Transformar el 4S en una “vendetta” emotiva y rabiosa contra algunos convencionales es no darse cuenta de que el único perjudicado con un voto ciego a la sustancia será el país. Dos: dejar de usar el miedo como elemento central para influir en el voto. El miedo simplifica la realidad, gatillando reacciones de “pelea o fuga”. Siembra enemigos y amplifica los riesgos. Y las y los chilenos ya estamos cansados de los profetas del precipicio. Quienes votamos en el plebiscito del 88 recordamos bien las catástrofes que vaticinaban los del Sí (aunque ahora muchos de ellos se declaran aylwinistas acérrimos…). Si pensamos, como dijo José de Gregorio, que gane Apruebo o Rechazo, “no vendrá una catástrofe” (aunque sí momentos de incertidumbre), eso sería un buen primer paso, un puente hacia el voto razonado y no apanicado, pues el miedo impide pensar bien: sólo visualiza y agranda las consecuencias negativas de las decisiones, y no ve las posibilidades beneficiosas de las mismas. Tres: comparar el texto propuesto con la alternativa, no con lo que cada cual se imaginó que sería. Es sano, si es el caso, hacer el “duelo” respecto de lo que cada uno imaginó (y quizás idealizó) sobre este proceso cuando votó el plebiscito de entrada, y luego comparar lo propuesto con la alternativa real, esto es, seguir con la Constitución actual. Hasta el día de hoy, en que escribo esta columna, los partidos que están por el Rechazo han hecho muchas declaraciones a favor de hacer cambios constitucionales importantes, pero aún no está claro qué entienden por “cambios sustanciales”, cuáles serían, o si todos piensan lo mismo. No hay nada concreto sobre la mesa. Y eso es un riesgo bien real: el del “cajón”. Recordemos lo que pasó con la Constitución propuesta por la expresidenta Bachelet: terminó fondeada, bajo entusiastas aplausos de miembros o afines a esos partidos. Y el país ya no está para “manitos de gato”. Hay riesgos en lo nuevo, claro que sí, así como hay riesgos enormes en postergar de nuevo este proceso y quedarnos paralizados en el statu quo. Chile bien podría ser un caso de estudio sobre lo que sucede en los países cuando los cambios en materia de justicia social y mayor igualdad no se hacen a tiempo. El estallido social está en la base de este proceso. No olvidar.

Cuatro: ver el 4S como el inicio y no como el final del proceso de cambio constitucional. No solo porque tomará una década o más la instalación de la nueva Constitución, sino porque es perfectible, cómo no. Porque si el Apruebo es solo para los “químicamente puros”, para quienes no tienen una sola duda respecto del texto, el resultado no es difícil de adivinar… Se puede -y se debe- analizar qué no quedó bien en el trabajo de las y los 154, y hacer democráticamente los cambios que se requieran. Las declaraciones del Presidente Boric esta semana en Arica son bien lúcidas en este sentido. Por último: desescalar este clima polarizado y tóxico, de descalificación y ofensa a quien piensa distinto. De lado y lado. A veces quienes critican las estridencias de convencionales emplean igual tono para atacar. Retomemos cierta mesura, cierto tino, cierto respeto cívico básico. A imprimir el texto final, estudiarlo bien, para que luego cada uno haga su propio discernimiento y pueda votar basándose en la razón y la información veraz. Sin mitos, sin rabias, sin miedos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Este miércoles -al mediodía- debutó la marca sueca en Chile y con ello en Sudamérica. El primer local que se abrió en Open Plaza Kennedy, comuna de Las Condes, y cuenta con un aforo de 2.550 personas.