Congestión: ¿alguien a cargo?

Desplazamiento



SEÑOR DIRECTOR:

Después de salud, educación y vivienda, la movilidad está considerada una de las cuatro dimensiones más importantes de integración social y desarrollo.

El Ministerio de Transportes, que se inicia a partir de una Subsecretaria del MOP y que se desarrolla a partir de 1981, tiene la tarea de proponer políticas nacionales, su dirección, control y coordinar acciones interministeriales sobre transporte. El MOP se encarga de autopistas, teleféricos, tranvías e incluso ascensores. El Minvu es responsable de las calles de las ciudades. Con esto, el rol del MTT es el diseño y licitación del transporte público en algunas ciudades (perímetros exclusión-Transantiago), subsidios para zonas aisladas y relacionarse con puertos, Metro y EFE. Sin embargo, la gestión de estas empresas está a cargo del Sistema de Empresas Públicas (SEP) que nomina sus directores.

A la vista, el MTT tiene un reducido espacio. De la mayor importancia es que no existen planes de transporte y movilidad que atiendan las necesidades de conexión entre ciudades, entre regiones y para el país. A falta de un plan rector se actúa solo por proyectos aislados que, principalmente, corresponden a iniciativas de privados-concesiones. Anotemos que la planificación del transporte al interior de algunas ciudades corre por cuenta de la Secretaría de Transporte (Sectra).

En definitiva, no hay un organismo responsable y a cargo de resolver la congestión, la planificación regional o nacional y menos aún del desarrollo de la movilidad. En un gobierno de transformaciones es más que oportuno que el Presidente (atribución presidencial) ordene la institucionalidad y asigne un responsable para avanzar en un mejor vivir y en el cuidado del medioambiente, de otra forma seguiremos en las operaciones cotidianas, malgastando recursos y afectando a personas, comunidades y regiones.

Jorge Inostroza Sánchez

Ex presidente Grupo EFE

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.