Desafíos en el sector público en la implementación de la Ley 21.015

Silla de ruedas, discapacidad



Por Carola Rubia, directora ejecutiva de la Fundación Descúbreme

Sin duda la implementación de la Ley 21.015 ha impulsado significativamente la inclusión laboral de las personas con discapacidad que participan en el mercado laboral abierto. A pesar de ello, tras 3 años de su entrada en vigencia, se observan una serie de desafíos en la ejecución de la normativa en el sector público.

De acuerdo al Informe de Evaluación de la Ley de Inclusión Laboral, elaborado por el Ministerio del trabajo, Desarrollo Social y Hacienda, se observó que un 24% de las instituciones públicas ha dado cumplimiento con las obligaciones de selección preferente y de mantención y contratación, mientras que el 47,4% no entregó respuesta o suficiente información para determinar su cumplimiento.

Parte de los desafíos que se identificaron en el informe anteriormente mencionado son: las brechas en educación y formación que experimentan las personas con discapacidad, ya que se emplean en cargos de mediana y baja calificación (32,6%); las bajas contrataciones femeninas (39,5%) en comparación a la masculina (45,9%); la poca disponibilidad de recursos para la implementación de ajustes al entorno físico y para la comunicación y la falta de accesibilidad de los espacios en las instituciones públicas, entre otros.

Tomando esto en consideración, algunas de las propuestas que hemos realizado desde Fundación Descúbreme corresponden a que se reformule el estatuto administrativo actual del sector público, para eliminar el requisito de salud compatible con el cargo y que se desarrolle una certificación de estudios de egresados de escuelas especiales con equivalencia a cuarto medio.

Además, se recomienda que se comuniquen trimestralmente los avances de la ejecución de la ley tanto en el sector público como en el privado, y que se realice una evaluación de los puestos de trabajo y se implementen las medidas específicas de prevención, ajustes necesarios y de accesibilidad desde los procesos de reclutamiento y selección hasta la promoción de los trabajadores con discapacidad por fundaciones con experiencia en la materia.

Finalmente, hacemos un llamado a seguir generando instancias y espacios de diálogo entre los diferentes actores del ecosistema laboral, con el fin de fortalecer la ley tomando en cuenta los diferentes puntos de vista y experiencias existentes al respecto. De esta manera, podremos seguir produciendo un cambio cultural que permita construir un mundo del trabajo cada vez más inclusivo, accesible e igualitario.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.