Digitalizar para volver a avanzar

FOTO: Jose Francisco Zuñiga /AGENCIAUNO

En un momento en que las empresas buscan nuevas estrategias para superar la crisis económica y avanzar, la digitalización se presenta como una respuesta atingente, sobre todo cuando entrega la posibilidad de integrar herramientas que en forma conjunta hacen los procesos más eficientes y eficaces.



Reactivarse, retornar, repensar. Dado el contexto actual, las empresas se han visto impulsadas a evaluar nuevas estrategias de negocio y estos conceptos toman protagonismo ante la necesidad de volver a enfocarse en sus metas. Hoy estamos frente a una oportunidad para revisar y mejorar procesos productivos y administrativos, espacio en que la tecnología tiene un rol fundamental para lograr una gestión más eficiente.

Esta hoja de ruta apunta al uso de herramientas tecnológicas que sean simples, eficientes y rápidas. Pocas veces antes hemos podido visualizarlo tan claramente. En un momento en que las empresas buscan nuevas estrategias para superar la crisis económica y avanzar, la digitalización se presenta como una respuesta atingente, sobre todo cuando entrega la posibilidad de integrar herramientas que en forma conjunta hacen los procesos más eficientes y eficaces.

Un ejemplo de ello es la firma digital, solución que permite automatizar y agilizar procesos, entregando la opción de preparar, validar y compartir documentos en forma remota, favoreciendo el trabajo a distancia. Dentro de las ventajas de la firma digital, destaca que mantiene el mismo valor y efectos que una firma en papel, pero ahorrando horas de trabajo a los equipo. Además, dependiendo de lo avanzado de su seguridad, puede ayudar a prevenir fraudes y falsificaciones al identificar de manera inequívoca a sus usuarios.

A la hora de revisar la realidad de nuestro país, este año experimentamos una serie de procesos que, cambiaron la forma en que nos vinculamos con las instituciones. Por ejemplo, el retiro del 10% de las AFP -la operación financiera más grande realizada en Chile- tuvo un componente tecnológico que permitió que, en la primera semana, gran parte de los requerimientos se cerraran a través de portales electrónicos.

De hecho, a nivel latino, Chile fue de los primeros países en elaborar una agenda en esta materia, estableciendo un roadmap claro para el Estado. Esta visión anticipada permitió ser líderes en la región, además de impulsar el crecimiento de trámites en línea que, a fin de cuentas, apuntan a hacer más eficaces los procesos y se traducen en mejor calidad de servicio de cara a la ciudadanía.

Pero, ¿cómo se puede continuar avanzando en esta dirección? Paradójicamente, hay un componente humano clave; los equipos deben estar dispuestos al aprendizaje y mejora continua, dando más espacio a la innovación. A esto se debe sumar una planificación y objetivos claros, enfocados en agregar valor a los servicios. La propuesta es a reactivarse, retornar y repensar los negocios, considerando las grandes ventajas de la migración tecnológica.

-El autor es director de Claro empresas

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.