Hay límites




SEÑOR DIRECTOR

Es de toda lógica electoral que los dos candidatos en segunda vuelta deban buscar el apoyo de todos los chilenos y en especial de ese % que obtuvo el Partido de la Gente. Lo que no es tolerable y demuestra que lamentablemente vivimos en tiempos de crisis moral o de “todo vale” es que la búsqueda de ese electorado pase por ir a sentarse al programa del candidato que no vino a Chile porque simplemente no podía. Una orden judicial por deber una suma millonaria en alimentos a sus hijos se lo impedía.

Ir a sentarse y exponerse al escrutinio moral de quien tiene uno de los peores tejados de vidrio del país, es un simple y derecho guiño a quienes creen que el tener hijos es una cuestión donde las obligaciones son relativas. El 84% de las pensiones de alimentos en Chile se encuentran impagas, lo descubrimos con los retiros de las AFP, y este violento número tiene hoy una cara visible, esa cara visible no puede ser validada por los candidatos.

Un candidato respetuoso de quienes viven el drama económico de haberse relacionado con un irresponsable no se sentaría en la silla de invitados de un incumplidor con sus hijos. Ya que nos gustan tanto las leyes con nombre, esta vez estaría de acuerdo con una que con nombre y apellido impida ser candidato a quien tenga deuda de alimentos.

Paola Cabezas

Abogada

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.