La comezón del cuarto retiro

Esta semana se vota el cuarto retiro, y también empieza en serio la carrera presidencial, con el primer debate televisivo este miércoles 22 (...). En este espacio abierto de vitrineo electoral, cada señal que entreguen los postulantes será vista con más atención por las personas.



Esta semana se vota el cuarto retiro, y también empieza en serio la carrera presidencial, con el primer debate televisivo este miércoles 22. La encuesta CEP vino a ratificar lo que los otros instrumentos de medición independientes de candidaturas habían vaticinado: la elección sigue abierta, y si bien Boric y Sichel aparecen con ventaja, no tienen el ticket seguro para la segunda vuelta. No hay una dispersión de votos entre varias fuerzas políticas como pasaba en Perú, más bien que la mayoría absoluta de las personas no tiene candidatura definida.

En este espacio abierto de vitrineo electoral, cada señal que entreguen los postulantes será vista con más atención por las personas. En esta semana el debate mostrará qué dicen las candidaturas, y la votación del cuarto retiro que evidenciará cómo actúan los postulantes a la presidencia. Si bien la elección está abierta, y por tanto cualquiera puede colarse, hay que poner atención a las señales de quienes están en los tres primeros lugares. Saben bien Sichel y Boric que estos pequeños momentos son definitivos, pues les ayudaron en el pasado a construir ventajas sobre quienes aparecían como favoritos en sus coaliciones. En estas aguas tormentosas, bien puede perderse en una semana el patrimonio ganado.

El exministro Sichel se ha jugado el todo por el todo en rechazar el cuarto retiro de las AFP. Cerró filas con los economistas, con el Banco Central y actúa según la lógica económica clásica del riesgo que implica más dinero de las pensiones en la calle. Tiene varios problemas, pues la indisciplina de su sector abriría las dudas sobre el riesgo de un segundo gobierno de Chile Vamos con poco poder presidencial, y sabemos cómo terminó aquello. También debe tener en cuenta que las personas actúan más parecidas a las reglas de Daniel Kahneman, donde evalúan con más certeza el dinero ahora, que la baja de pensiones en el futuro. Con ello, un rechazo duro al cuarto retiro, en especial si es efectivo, es un factor de riesgo.

Para Boric, el panorama no se ve más despejado. Ha podido soslayar su promesa respecto a que no estaría a favor de un cuarto retiro en presencia del IFE, introduciendo en la discusión un impuesto. Alguien podría recordar que para el primer retiro el senador Lagos Weber fue largamente troleado por una idea similar, que tiene completa racionalidad económica. Al diputado por Magallanes puede lloverle azufre del mismo tipo.

La senadora Provoste tiene un poco más tiempo, pues debe esperar que el proyecto llegue al Senado. Ha manejado con ambigüedad y calma su postura al respecto, pero llegará la hora de tomar una decisión. Desde el punto de vista electoral, es un dilema tipo Escila y Caribdis. Por donde pase la nave, tendrá costos para su candidatura.

Para José Antonio Kast, Marco Enríquez-Ominami y quizá Franco Parisi el asunto es mucho más fácil. Sin tener que pagar los costos por decisiones que se tomen, al no tener que votar o estar obligados a cuadrar parlamentarios, esta semana es un regalo del cielo, donde podrán desarrollar sus propuestas al respecto, en especial dispararle al establishment por no ser capaz de haber construido un buen acuerdo de pensiones.

Esta interacción con el cuarto retiro será similar a muchas otras donde los candidatos aplicarán más teoría de juego que convicciones. Quedó atrás el tiempo donde las fuerzas políticas se cuadraban tras su aspirante a la presidencia. Bienvenidos a la realidad de las candidaturas débiles.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.