Mi pareja quiere sexo pero yo no

SEXO-ORAL-2-820x385



Él quiere siempre sexo y yo no, me siento culpable por no darle en el gusto, tengo miedo que se vaya con otra sino lo satisfago, ¿será que tengo un problema?”.

Son algunas de las dudas y menciones que nos hacen las pacientes que llegan a pedir ayuda a Centro Miintimidad, para solucionar sus problemas sexuales.

Recibí a una paciente de 33 años casada hace 4 años, llegó a consultar pues no sabe cómo resolver su problema de disminución del deseo sexual, que le está ocurriendo hace algún tiempo.

Ana cuenta que “mi marido quiere todos los días y si es posible, más de una vez al día, incluso me pide tener relaciones cuando estoy con la menstruación. Muchas veces me duele porque no estoy suficientemente lubricada o excitada, pues no tenemos el tiempo para dedicarle a una previa adecuada.

Lo paso bien y disfruto, pero estoy cansada con mi trabajo, mi bebé, la casa y no tengo energía para hacerlo todas las noches. Me esfuerzo para satisfacerlo, pero muchas veces es como una TAREA que debo cumplir para que no se ponga mal genio y reclame”.

Este es uno de los testimonios de cientos de mujeres de todas las edades, en situaciones diversas, que no saben cómo comunicarse con su pareja para expresarle lo que sienten y lograr llegar a acuerdos favorables de vida en pareja.

La discrepancia en la frecuencia de encuentros íntimos y las diferencias del deseo Sexual, es una de las consultas más frecuentes en Centro Miintimidad, esto no ocurre sólo en mujeres o personas con vagina, sino también en hombres o personas con pene, pero con menor frecuencia, sobre todo desde que se inició la pandemia.

Se ha comprobado con estudios de resonancia magnética que el cerebro masculino, tiene mucho mayor capacidad de desconexión de las dificultades de la vida diaria, lo que le permite entrar en un encuentro sexual, dejando afuera sus problemas diarios.

Esto no es así en el cerebro femenino, el cual está mucho más ligado a las emociones y sentimientos. Otro factor preponderante en la en la mayoría de los hombres, es la mayor capacidad de fantasear y de erotizar situaciones, lo que estimula el deseo sexual y contribuye a desear tener mayor frecuencia en sus encuentros íntimos.

En un estudio realizado con 2.294 mujeres que han asistido a Centro Miintimidad, el 50,7% de ellas relató tener disminución del deseo sexual. En cambio, de una muestra de 357 hombres que consultan en Centro Miintimidad, sólo el 8.7% presenta disminución del deseo sexual.

En Centro Miintimidad ponemos foco en una evaluación y diagnóstico realizado por profesionales especializados, para encontrar la causa de la disminución del deseo sexual y la discrepancia en los encuentros íntimos, las cuales pueden ser multifactoriales, ya sean físicas, como dolor, emocionales, conflictos de pareja, inexperiencia en el área sexual, falta de comunicación, entre otras.

Entender las historias de vida y la dinámica sexual, nos aporta mucho, para enseñar una comunicación erótica y afectiva asertiva y lograr acuerdos. El deseo sexual no es espontáneo, hay que trabajarlo cognitivamente y existen herramientas para poder generarlo. Para tener una sexualidad satisfactoria, placentera y una buena relación erótica y afectiva no es necesario poner foco en la cantidad de encuentros íntimos, sino en la calidad de ellos.

En el mes de la mujer, hago un llamado a aquellas mujeres que se sienten culpables y presionadas por tener que cumplir, en hacer la tarea, para que su pareja no esté de mal genio: anímense a comunicarse, a decir lo que sienten, a llegar a acuerdos o a pedir ayuda a profesionales expertos en la materia, para poder decir “HOY NO QUIERO”.

* Kinesióloga especialista en sexualidad y disfunciones del suelo pelviano y Directora de Centro Miintimidad

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.