Para Entender: La derrota de los técnicos

Diputados de oposición festejando la aprobación en la Cámara de la idea de legislar del proyecto que permite el retiro de fondos de pensiones por la pandemia.



Casi ningún técnico apoyó la iniciativa aprobada por los diputados que pretende que las personas retiren el 10% de sus fondos ahorrados en las AFP. Efectivamente hubo quienes respaldaban algún tipo de retiro, pero con devolución u otras fórmulas. Sin embargo, así como se aprobó en dicha instancia, no.

Ahora queda que el Senado revise esta iniciativa. Todavía faltan etapas. “En el senado esto no volará”, creían algunos, dándose cierta tranquilidad. El presidente de la Bolsa, Juan Andrés Camus, decía que los senadores son más preparados. Pues bien, la oposición ya está alineada. ¿Y la derecha se dividirá nuevamente amplificando aún más la derrota del gobierno? A esta altura es difícil de pronosticar. Pero la autoridad al menos convocó a La Moneda a los partidos de Chile Vamos para alinearlos y pedir ideas de cómo mejorar la ayuda a la clase media. Veamos qué pasa, especialmente luego del nuevo F5 que el gobierno aplicará al plan de apoyo a la clase media.

Volviendo a los economistas y expertos previsionales. Como mencionaba, ninguno la apoyaba, y si bien algunos fueron escuchados por los políticos a fines, no sirvió de nada. Los políticos siguieron adelante, cada uno con su propia estrategia. No fueron escuchados los de centroizquierda, de centro ni los de derecha. Ni siquiera fue convocado el Superintendente de Pensiones al debate, tal como reconoció Osvaldo Macías en la entrevista publicada ayer en Pulso. Aquí los argumentos técnicos no importaban.

No es nuevo el desprecio por la técnica, por la ciencia, por años de construcción de conocimiento basado en estudios, es cierto. Simplemente en esta oportunidad quedó al desnudo una política que se viene arrastrando por años. La política del rating, de captar votos, de venganzas y pasadas de cuenta. El criterio dice que es razonable una política de este tipo, argumentan. Y sí, es plata de uno, por qué no usarla. Es difícil imaginar un caso más excepcional que este. Efectivamente.

Pero cómo es posible que técnicos de izquierda y derecha estén de acuerdo. ¿Algo hace ruido? ¿Tan desconectado están los expertos respecto de la población que mayoritariamente apoya una idea así? A veces lo popular no es lo correcto.

Los argumentos de los economistas apuntan al de tipo fiscal y el previsional. Conseguir fondos para el fisco resulta más eficiente a través del endeudamiento o incluso con fondos soberanos. También arguyen que la creación del fondo solidario para restituir los fondos retirados anticipadamente que considera la alterativa que avanza en el Congreso, podría resultar en un aumento de la deuda fiscal (contingente) de hasta US$18 mil millones. Desde la perspectiva de las pensiones, se apunta a que se afectará la pensión de las personas. Según cálculos de Ciedess publicados ayer en Pulso, sin devolución podrían hacer hasta 18%.

No escuchar a los técnicos suele generar efectos colaterales adversos. Ya ha habido casos en que por tratar de ayudar a un grupo de personas, se les termina perjudicando. La reducción de la tasa máxima convencional para créditos es un buen ejemplo. Suena razonable limitar las tasas para que las personas no se endeuden en la banca a tasas elevadas. Pasaron los años y fueron 300 mil los desbancarizados. ¿Dónde buscaron financiarse? Algunos, en la informalidad a tasas mucho mayores y con “encargados” de cobranza menos comprensivos.

Esta semana puede ser la revancha de los técnicos.

Comenta

Imperdibles