Política de Estado, ¿en qué?

(AP Photo/Jose Luis Saavedra)



SEÑOR DIRECTOR

Las políticas públicas que los países van desarrollando no solo dan respuesta a las más diversas problemáticas que enfrentan las naciones, sino que le dan cohesión social. Además, como suelen nacer de procesos en los que confluyen variados actores, suelen dar continuidad y estabilidad de largo plazo. Un ejemplo es el Plan Nacional de Vacunación, política pública que ha trascendido gobiernos y que ha sido puesta a prueba con éxito en esta pandemia.

Lo contrario es lo que se aprecia en el conflicto de la Macrozona Sur. En él, los hechos demuestran que como sociedad hemos fracasado y, parte de ello, se explica porque las medidas han sido diseñadas con una mirada temporal y excluyente; cada cuatro años surge una nueva e iluminada propuesta del gobierno de turno.

Inquieta que tanto los programas presidenciales como asimismo la reciente declaración de estado de emergencia nos invitan a transitar por el mismo túnel sin salida en el que estamos, cuya solución no le corresponde a las FF.AA., y solo extenderá el sufrimiento de nuestros compatriotas.

Cuando diversos estudios indican que nuestra sociedad clama por acuerdos, la duda es qué esperan los presidenciables o el propio gobierno para convocarnos a un gran acuerdo nacional sin ventajas subalternas. Creo que la inmensa mayoría de Chile, así lo espera.

Espero que se convenzan a tiempo que asumir ese gesto de grandeza no es una deshonra ni traición, sino una virtud cívica propia de un estadista. La duda es si contamos con esa figura que debe liderar este profundo cambio que demanda la política de hoy.

Basta de divisiones y fijemos como norte la definición de nuevas políticas públicas y que se afiancen aquellas que nos han construido como un país preocupado de los suyos y en el que se pueda vivir con optimismo y en paz.

Eduardo Aldunate Herman

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.