Receta de la abuela



SEÑOR DIRECTOR:

Hay recetas que en general son buenas y avaladas por la historia. Generalmente, las recetas de la abuela se siguen de generación en generación porque funcionan.

Históricamente, la inflación se ha manejado y maneja por los bancos centrales a través de la TPM (Tasa de Política Monetaria); o, como la llamamos todos, tasas de interés. En Chile, la última alza del jueves la dejó en 8,25%. ¿Eso nos impacta? Por supuesto que sí, porque nos pega en el crecimiento. Pero no hay más remedio: para la “fiebre” inflacionaria tenemos que aplicar un medicamento contundente antes de que los síntomas sean cada vez peores.

Pero en esta misma historia, hay otras recetas (no las de la abuela) que son derechamente malas. En el caso de la inflación, la fijación de precios, seguir metiendo billetes a una economía ya recalentada o no asumir los problemas, son de estas recetas, y, por supuesto, no quedan en el recetario de los países porque ya se han probado y siempre resultaron ser un desastre.

Que la mala memoria no nos juegue una mala pasada. Apliquemos las recetas que con seriedad nos ayudarán a tener una economía sana para todo Chile.

Victoria Paz

Economista

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.