Un golpe al mentón

8 de julio del 2020/SANTIAGO El presidente de la Republica, Sebastián Piñera, conversa con Gonzalo Blumel, ministro del Interior y Seguridad Publica en el Palacio de La Moneda, tras la votación del 10% en la cámara de diputados. FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

El Presidente Piñera recibió ayer, a las 20 horas, un fuerte impacto de parte un grupo de diputados de gobierno, quienes apoyaron el retiro de fondos de pensiones. Aunque el proceso legislativo recién parte, la derrota de ayer puede tener efectos políticos inesperados.




“El golpe que no ves, es el que te noqueará”

Refrán de boxeo

Ni el improvisado plan plus de apoyo a la clase media –sellado la tarde del martes en la oficina de Blumel entre los ministros políticos y los jefes de bancadas de la UDI, RN y Evopoli-; ni la instrucción matinal de La Moneda de viralizar un video con economistas de izquierda criticando el retiro de fondos de la AFPs; ni la emotiva carta de Pablo Longueira; ni los tweets de Mario Desbordes mostrando cierto arrepentimiento por haber abierto la ventana hace una semanas a este tema; ni los elogiados dotes negociadores del ministro Alvarado impidieron que ayer 13 diputados de Chile Vamos votaran a favor de iniciar el trámite legislativo para permitir el retiro anticipado de una parte de los ahorros destinados para pensiones, para enfrentar la crisis económica que dejará la pandemia.

El golpe se sintió fuerte en La Moneda, cuando a eso de las ocho de la tarde, la pantalla electrónica de la Cámara de Diputados mostró que el Presidente Piñera –y su comité político- apenas conseguía que poco más de un tercio de sus parlamentarios (25) votaran en contra de una iniciativa opuesta al pensamiento ideológico de su gobierno. 13 diputados oficialistas votaron en contra de la postura de La Moneda, 30 se abstuvieron y cuatro no votaron. Un recto que nadie vio venir en el renovado equipo político.

Algunos señalaban anoche que el golpe fue contra los Evopolis Gonzalo Blumel e Ignacio Briones y que no iba dirigido al Presidente.

Desde Interior respondían que la derrota es compartida, porque el ministro Claudio Alvarado (Segpres) no logró alinear a los legisladores de su propio partido; y que su par Cristián Monckeberg (Desarrollo Social), quien llegó a La Moneda, precisamente, para ordenar a Renovación Nacional, colectividad en la que milita, tampoco lo pudo hacer.

El tema es qué con la votación de ayer su coalición le dijo a Piñera que su equipo político no sirve y, por problemas de timing, el Mandatario no estaría en condiciones de hacer hoy un nuevo ajuste.

Pero hay otro factor que ronda -y preocupa- en La Moneda y que podría apurar las cosas. Estas son las duras -y para muchos irrespetuosas- crítica de dirigentes de la UDI al Mandatario.

Si bien todos los últimos gobernantes han recibido cuestionamientos de sus partidos y de sus parlamentarios (lo hizo Guido Girardi a Frei, Adolfo Zaldívar a Lagos y Fuad Chahín a Bachelet, solo por nombrar unos ejemplos), el tenor de los calificativos usados esta semana por algunos dirigentes de la UDI contra Piñera, reflejan un debilitamiento del Presidente.

Comenta