Un nuevo Plan Paso a Paso poco claro




Por Liliana Jadue, Facultad de Medicina Clínica Alemana U. del Desarrollo

Se ha presentado un nuevo Plan Paso a Paso con tres fases (alto, medio y bajo impacto sanitario) y dos escenarios: restricción y apertura. ¿Cómo se entienden estas dos tipologías y cómo se combinan? Las actividades permitidas entre las fases, según su impacto sanitario, no dan verdaderamente cuenta de las condiciones sanitarias a las que aluden, pues no son excluyentes. Casi todo el país tiene buenas tasas de vacunación, excepto algunas localidades, y la presión sobre el sistema asistencial se maneja de manera centralizada, combinando los recursos públicos y privados disponibles en la asignación de las camas críticas. Por lo tanto, no se generan verdaderas diferencias a nivel local que fundamenten el cambio de fase entre una y otra comuna.

Este Plan Paso a Paso actual no es claro, no hay una definición de cómo operarán los indicadores que se citan: circulación de los virus respiratorios en la red de hospitales centinelas, entre ellos el Covid 19, la proyección de la presión sobre la red asistencial, la prevalencia de enfermedad grave y los fallecimientos. ¿Qué rangos o qué cifras fundamentarán el cambio de fases, cuáles son los parámetros? Además, estos escenarios, ¿qué son? ¿cómo se complementan con las fases? Si cambia el escenario, ¿a qué fase nos movemos?, ¿hay nuevas restricciones?

No veo claridad en el cumplimiento de las promesas hechas de mejorar la comunicación y parece ser más de lo mismo. No defiendo particularmente las definiciones hechas en el Plan Paso a Paso anterior, que también tenía sus baches, pero se parece demasiado a lo que había, sin entender cuáles son los aportes y las mejoras de esta nueva comunicación de riesgo. Tampoco es un aporte liberar el uso de la mascarilla con la indicación de distancia física de un metro entre las personas. ¿Cómo se hace eso en un patio escolar durante el recreo, o en los jardines de una universidad? Dar una instrucción que se sabe que es tan difícil de cumplir es un sinsentido.

Me habría gustado una revisión completa de la estrategia, derogando de manera explícita acciones que aún se mantienen en el ingreso a algunos lugares, como el control de temperatura e incluso el registro de datos personales porque tienen que cumplir las instrucciones de la Seremi. Seguimos viviendo en el día estas inspecciones inútiles, cumpliendo normativas que no sirven, pero no se suspenden por miedo a una sanción.

En un país donde nos gustan solo los titulares y no se leen más de dos líneas de los textos, decir que es algo distinto pero que mantiene el nombre de Plan Paso a Paso hace aún más difícil su implementación, pues las personas no revisan el contenido.

Aún espero ver la nueva comunicación de riesgo, con instrucciones claras, parámetros definidos y con base en sólida evidencia científica, con otro nombre para que todos de verdad entendamos que se trata de algo diferente.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.