Dátiles: propiedades, beneficios y sus usos en la cocina




El dátil es un fruto que ha cobrado mucha popularidad en el mundo de la gastronomía. Proviene de la palma Phoenix -especialmente la datilera- y aunque pueda sonar como un alimento relativamente nuevo, ha sido cultivado durante más de 5.000 años en Oriente Medio y África, formando parte de su patrimonio cultural. En las poblaciones de zonas más desérticas y áridas, mantiene un papel muy importante, ya que le ha proporcionado seguridad alimenticia y nutricional a sus habitantes.

Según explica la coach de salud, Karime Martabid, los dátiles tienen muchas propiedades nutricionales únicas. Proveen varias vitaminas del complejo B, y además son ricos en hierro, calcio, magnesio, y una fuente importante de fibra. Además, contienen un porcentaje importante de potasio, el cual contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso.

Algunas personas desconfían de este fruto por su dulce sabor y número de calorías, pero son estas mismas características las que lo convierten en una excelente fuente de energía. “Los dátiles, al ser deshidratados, no tienen un alto porcentaje de agua y eso hace que sean altos en azúcares, en comparación con otras frutas. Pero la gran ventaja es que tienen mucha fibra, la cual permite que este azúcar se absorba lentamente en el cuerpo y de una manera homogénea, es decir, el cuerpo es capaz de equilibrar esos niveles de azúcar en la sangre para que se use en forma de energía”, explica Martabid.

Los dátiles pueden ser un buen acompañante para las actividades deportivas, ya que suponen una buena dosis de energía, ideal para la dieta de los deportistas. Pueden ser consumidos antes, durante o después de realizar ejercicios físicos. Son fáciles de transportar y constituyen un buen snack por sus aportes nutricionales.

Además, su dulce sabor se ha convertido en una alternativa al azúcar refinado a la hora de endulzar algunas recetas. De hecho, se han convertido en un ingrediente típico en barras de cereales, bolas de energía, galletas o snacks. “Es una excelente alternativa porque se está ocupando fruta para endulzar, y además se puede utilizar para unir ingredientes en las recetas, ya que es pegote”, comenta Karime, quien agrega que los dátiles son una muy buena opción para incluir en la dieta de los niños por sus contenidos nutricionales.

Dentro de las recomendaciones para utilizarlo en la cocina, se aconseja hidratarlos previamente, reposándolos en agua durante unos 10 minutos o más. De esta manera, adquieren una consistencia que hace más fácil su incorporación con el resto de los ingredientes. También se puede convertir en pasta o puré, reemplazando el manjar u otra pasta dulce en recetas de postres. El fruto dura aproximadamente seis meses o incluso un año, si es que se guarda en aptas condiciones, ya sea recipientes herméticos o bolsas selladas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.