Los jóvenes detrás de los ornamentos que usará el Papa

Su emprendimiento de artículos litúrgicos llevaba apenas cinco meses cuando la visita del Papa Francisco se hizo oficial. No perdieron la oportunidad y se hicieron cargo del pedido más importante de sus vidas. Aquí, los nortinos Felipe Cuevas (24) y Diego Arancibia (25) cuentan cómo lograron ser protagonistas de la visita apostólica y muestran en exclusiva los tres tocados que confeccionaron para el Pontífice.




Por Camila Sánchez B.

Paula.cl

Cuando niños solían ser acólitos. Más tarde, uno de ellos participaba del coro de una iglesia de Arica y el otro ayudaba en las liturgias de la Catedral de Iquique. Son el estudiante de Contador Auditor Público, Diego Arancibia y de Derecho, Felipe Cuevas –ambos de la Universidad Católica del Norte–, dos jóvenes cuya larga relación con la Iglesia llega a un hito: son los encargados de confeccionar uno de los ornamentos que vestirá el Papa Francisco en su visita a Chile.

[caption id="attachment_91581" align="alignnone" width="1000"]

Estas son las tres mitras que Felipe y Diego confeccionaron para el Papa Francisco, las que compartieron con Paula.cl en exclusiva. El Pontífice vestirá una en cada ciudad: Iquique, Temuco y Santiago, respectivamente.[/caption]

Su colaboración en las iglesias los hicieron conocer de primera fuente todos los artículos religiosos. "Al ver que las cosas están hechas con tan poca dedicación, quisimos prestarle un servicio a la Iglesia, especialmente en el norte, donde hay menos alternativas", cuenta Felipe. Así, en abril pasado inauguraron Liturgiae en Antofagasta, un emprendimiento dedicado a la fabricación y venta de ornamentos litúrgicos.

Llevaban apenas cinco meses funcionando cuando la visita del Papa a Chile se hizo oficial. A pesar de ser un taller pequeño, no quisieron perder la oportunidad y se comunicaron con la comisión a cargo. Les pidieron una mitra de muestra (el tocado que llevan los obispos en oficios litúrgicos), la mandaron y la reacción fue positiva –tanto así, que incluso les preguntaron si eran importadas de Roma–. Les encargaron 123 de estos tocados para el Papa y para todos los sacerdotes que participarán en los eventos, una cantidad que los obligó a pedir ayuda a sus familias y cercanos con experiencia en costura.

Diego y Felipe se juntaban a las 7 de la mañana y, antes que todo, rezaban Laudes, la oración para comenzar el día. De ahí pasaban horas diseñando y bordando, todo a mano, hasta las dos de la madrugada. Así pasaron un poco más de tres meses, desde fines de septiembre hasta las primeras semanas de diciembre.

La confección de uno de estos ornamentos toma entre 3 y 4 días. Ocuparon una técnica italiana, la cual aprendieron de forma autodidacta, "echando a perder", asegura el estudiante de Derecho. La tela blanca fue especialmente fabricada en Santiago y el tafetán de color fue importado de Perú. Para su visita a Iquique, la mitra de Francisco llevará un color beige, por el desierto; en Santiago tendrá tonos verdes, representando los valles y las viñas de la Zona Central; y en Temuco ocupará el color rojo, en honor a la sangre mapuche.

Las mitras que usarán los obispos ya están en Santiago y el Papa ya se probó las suyas en Roma. "Nos llamaron para decir que estaban encantados con la confección", cuenta Felipe. "Al ser un taller tan chico, es una inmensa alegría".

Ambos nortinos estarán presentes en las misas que el Papa Francisco realizará en Iquique y en Santiago, y esperan poder conocerlo. "Para nuestro rubro es lo máximo a lo que podemos aspirar, todavía no lo asimilamos bien", asegura Felipe. Y concluye: "Estamos muy agradecidos, muy sorprendidos y contentos".

Comenta