Colaboración al servicio del aprendizaje

unnamed

Que cada vez más personas puedan capacitarse de manera remota nos muestra un escenario alentador y nos llama a seguir trabajando en la misma dirección. Creemos que los proyectos colaborativos son los que tienen real impacto.


En el último año hemos visto cómo la capacitación a distancia se ha transformado en una práctica en alza, que se podría convertir en una de las llaves tanto para democratizar el acceso a la educación, como para adquirir nuevas habilidades laborales y contribuir a la reconversión del empleo. Hoy existen múltiples herramientas, cada vez más accesibles y abiertas a todo tipo de públicos, que permiten acortar distancias y manejar los propios tiempos. Un mundo de oportunidades de conocimiento, sobre todo si se amplifica a partir de la colaboración público-privada.

El programa “Capacítate para el Empleo” es un ejemplo concreto de esto. A través de la plataforma del Servicio Nacional de Capacitación (SENCE), permite acceder a  una amplia variedad de cursos gratuitos para realizar de manera remota, desde cualquier dispositivo. ¿Por qué es un ejemplo para destacar? Entre inicios de 2020 y marzo pasado, gracias a esta alianza, más de 355 mil personas se inscribieron en cursos de este programa, cifra que triplicó el número registrado en 2019, que llegó a 89.823 usuarios, y que da cuenta de que muchas personas ven hoy en la educación en línea el camino para dar un giro a sus carreras o potenciar su desarrollo.

Los beneficios de capacitarse de forma virtual son múltiples, van más allá del fácil acceso, y permiten que esta modalidad de aprendizaje se masifique aún más una vez superada la pandemia. Esto debido a que contribuye a disminuir los desplazamientos, acceder a cursos o materias a los que probablemente sería muy difícil de forma presencial, y contar con la flexibilidad necesaria para compatibilizar de mejor manera la vida laboral con la personal.

Justamente gracias a su modelo flexible e innovador, la teleeducación de hoy además abre una puerta al fomento de talentos para nuevos empleos, principalmente vinculados al mundo digital, con lo que puede consolidarse como un instrumento para la reconversión laboral. Todo en un momento en que la reactivación económica es urgente y las personas necesitan herramientas que mejoren sus posibilidades de encontrar trabajo una vez pasada la crisis.

Que cada vez más personas puedan capacitarse de manera remota nos muestra un escenario alentador y nos llama a seguir trabajando en la misma dirección. Creemos que los proyectos colaborativos son los que tienen real impacto. La invitación es a reconvertirse, perfeccionarse o simplemente aventurarse a aprender nuevas habilidades, aprovechando las herramientas tecnológicas y las iniciativas que surgen de la colaboración. Todo en un momento en que la digitalización se presenta tanto como un camino para cerrar brechas, como una aliada ante la crisis laboral y económica generada por la pandemia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.