Expomin 2021: las tecnologías que estarán presentes en la feria de minería

La Expomin 2021 se realizará entre el 25 y 29 de octubre.

Controles remoto para manejo de maquinaria a distancia, algunos de los equipos más ecológicos de carga y descarga de materiales, y más de mil invitados estarán durante las cinco jornadas, que parte hoy. Un equipo chileno mostrará su tecnología para rescatar restos minerales de botaderos.


Todo comenzó con una visita y que se fue repitiendo edición tras edición. “Fui muchas veces como emprendedor, pero más como soñador, porque ya tenía formada la empresa pero cuando vas y te presentas, te ven chiquitito y joven”, recuerda Fabián Pizarro (35), cofundador de Innovations in Mining y que es una de las empresas chilenas que se harán presentes en la Expomin 2021, la primera edición presencial desde 2018 y que inicia hoy en Espacio Riesco.

Fabián, junto a su hermano Rodrigo, representan a una de las innovaciones más grandes que se está dando en la industria minera que, de por sí y más en el momento actual, está pasando por una oleada de cambios y progresos. Hay quienes buscan la eliminación de residuos mineros a través de microorganismos, hay toda una oleada de minería potenciada por el hidrógeno verde (H2V) y que se está impulsando a nivel mundial, la automatización de algunos procesos y los manejos a distancia de las mismas faenas y que están exigiendo a personal capacitado para el control remoto de maquinaria, entre otros.

Pero a lo que se dedica Innovations in Mining, más allá de la eliminación de residuos, es la recuperación de minerales de baja ley presentes en yacimientos o botaderos. “La industria minera, en estos años, ha cambiado muchísimo y lo que hace hoy es revisar profundamente todos sus procesos, busca innovar y optimizar”, plantea Pizarro, ingeniero civil de formación. Él comenzó hace unos diez años a trabajar en el sector minero, cuando con su hermano formaron Solemin, su propia consultora en el área y que estaba especializada en ingeniería, geología, mecánica y metalurgia.

Fabián (a la izquierda) comenzó, junto a su hermano Rodrigo, con una consultora de asuntos mineros, y uego conformaron Innovations in Mining.

Años después, con una red sólida de contactos en el sector, levantaron la que actualmente es Innovations in Mining. Y, en 2019, levantaron su primera planta en una minera en Tierra Amarilla y comenzaron con su tratamiento de residuos. ¿Cómo lo hacen? La máquina se alimenta de piedras del botadero y luego estas comienzan a circular por una cinta, que las transporta por un conducto interno y, mediante sensores, va identificando cuál de estas tiene restos minerales que pueden ser rescatados. Los datos son detectados con cámaras, lásers para detectar superficie y volumetría, con sensores inductivos para identificar la composición de la roca y aplicaciones de rayos X para entregar más información sobre estructura interna.

Pizarro resume el proceso. “Los sensores entregan datos y, con un algoritmo nuestro, esa información se transforma en instrucciones para la máquina y le dicen que recupere o no determinada roca. Y la que no, cae por gravedad a la salida de la máquina, pero la que sí tiene interés mineral y económico es recuperada mediante un disparo de aire comprimido”, desarrolla el ingeniero. La tecnología se llama “Ore sorting” y es similar a la utilizada en otros países para la selección de frutas y plástico. “Es relevante porque, habiendo sido fabricada para otros motivos, puede ser utilizada para recuperar el cobre chileno y más, considerando que hoy hasta la electromovilidad necesita cobre”, añade el ingeniero.

Y el proceso de instalarse en una escombrera ha sido lo más difícil, puesto que los desechos no están ni siquiera clasificados. “Si me meto en el punto A, puedo sacar efectivamente un tipo de material. Pero si voy diez metros más allá, no habrá continuidad de material y, como botadero, es una mezcla de todo y donde también es más difícil implementar tecnología”, dice Pizarro.

Los sensores presentes en la máquina entregan mayores ventajas a la hora de seleccionar las rocas con mineral. Y Pizarro dice que sin ella el proceso sería mucho más difícil. “Puede procesar unas mil partículas por segundo, algo que como seres humanos es imposible. Y lo mismo con las cámaras, que analizan a una velocidad que nosotros no. Y justamente todo esto nos permite escalarlo a nivel industrial”, asegura le ingeniero. El sorting en sí ya existía con humanos. Y uno de los casos recordados en Chile es el de los pirquineros. Las personas, se acercaban y clasificaban lo que servía. Pero la velocidad de recolección era muy lenta. “Entonces, con cámara y sensores, la velocidad escala y cuando alcanzas 140 toneladas procesadas por hora, ya es considerado viable dentro de un proceso industrial”, añade.

Su primera máquina, instalada en 2019 en Tierra Amarilla, recorre rocas de desechos mineros y les da una segunda vida, seleccionando aquellas que contienen restos minerales útiles. Buscan con eso rescatar minerales de baja ley, entre ellos cobre, que permanezcan en los residuos.

Para el próximo año, sumado a su planta en Tierra Amarilla, pondrán en operación dos proyectos más. Actualmente, por ejemplo, tienen dos máquinas en Copiapó y que están en etapa de prueba. “Y eso significa que el equipo humano crece. Y nosotros capacitamos a la gente de las zonas y hacemos nuestro proceso de selección in situ y ese capital humano al que le enseñas algo potente, como la tecnología del futuro”, añade Pizarro. De hecho, para su instalación en Atacama, seleccionaron a la gente, la contrataron, capacitaron y enseñar el uso de la tecnología.

Uno de los grandes avances que espera Pizarro es la llegada del 5G. El ingeniero dice que les permitirá controlar con mayor facilidad maquinaria a distancia y, por eso mismo, llegar a zonas más remotas y con mayor rapidez, controlar y obtener datos de forma casi instantánea. “Se podrán obtener datos de las máquinas desde el mismo terreno y generar así una lectura instantánea de lo que ocurre con la máquina, tener comunicación directa con el proceso y será un gran salto para quienes hacemos tecnología”, afirma.

Durante la Expomin mostrarán públicamente su tecnología y realizarán el lanzamiento. “Y es primera vez en el mundo que se muestra esta tecnología en terreno y nunca se ha hecho, ni siquiera por los fabricantes, hicimos un esfuerzo enorme y el país necesita que el músculo funcione a través de la innovación”, dice Pizarro.

Cómo será la edición 2021

Las últimas dos versiones de Expomin, uno de los principales eventos de minería en Latinoamérica, se realizaron en 2016 y 2018. Para ese entonces, los expositores declararon haber concretado negocios por US$1.600 millones y US$1.800 millones, respectivamente. Una feria de este tipo, dice Francisco Sotomayor, director ejecutivo de Expomin, genera del orden de unos nueve mil empleos y un ingreso de divisas para el país de más de US$10 millones en una semana. “Entonces, el impacto económico de una muestra de esta envergadura es brutal, y por eso hemos empujado tanto para poder volver a la presencialidad”, dice el ejecutivo.

El encuentro comienza hoy y se extenderá hasta este viernes en Espacio Riesco. En términos de innovaciones, precisa Sotomayor, lo primero es la articulación que realizaron con el Ministerio de Minería para invitar a 40 Pymes sin cobro alguno, siendo casi la totalidad provenientes de regiones. Pero la versión presencial se realiza en paralelo a su plataforma en línea Expomin Connect, donde ya tienen más de 17 mil 500 usuario registrados de 52 países. Ahí las firmas participantes mostrarán su oferta durante un año, como también lo harán las pequeñas y medianas empresas participantes.

Liebherr, main exhibitor del evento, instaló la grúa más grande de Latinoamérica en Espacio Riesco.

“Expomin es un buen punto de encuentro en el que las empresas de la industria nacional e internacional, así como también emprendedores chilenos, pudieron mostrar parte de su trabajo y avances, destacando los próximos pasos hacia la digitalización y automatización y, especialmente, las innovaciones en torno al hidrógeno verde y las nuevas formas de generación de energía para abastecer la minería”, explica el director de Claro empresas, Francisco Guzmán.

Esta instancia, apunta Guzmán, “toma especial importancia ante la discusión de cómo imaginamos la minería en las próximas décadas, donde será necesario involucrar a todos los actores de la industria, a los centros de I+D y a los proveedores, de manera que la aplicación de soluciones tecnológicas innovadoras permita la digitalización de la industria, lo que además servirá como palanca de desarrollo tecnológico para el país. Esto es fundamental bajo el contexto de inversión en el sector en Chile, que cuenta con un portafolio de proyectos mineros para 2019-2028 con un potencial de US$72 mil millones”, añade Francisco Guzmán, Director de Claro empresas.

Para esta edición de Expomin el contexto es distinto. El año pasado hicieron una versión virtual, pero fueron exactamente 17.528 los visitantes digitales, versus a los más de 70 mil que asistieron en el encuentro 2018. Para esta oportunidad esperan reunir entre 50 y 60 mil visitas en los cinco días. Pero además serán más de mil expositores. Serán empresa de distintos países y algunos emprendedores chilenos mostrarán parte de su trabajo. También habrán firmas que muestren controles remotos, con los cuales pueden operar maquinaria minera desde sus stand y que demuestra el próximo paso hacia al digitalización y automatización.

Durante la edición virtual del año pasado los expositores declararon negocios por unos US$1.222 millones, y para esta versión las expectativas no bajan, porque esperan lograr unos US$1.000 millones. “Ver un artículo, tecnología de forma presencial y ver cómo funciona o sus capacidades, no es lo mismo que hacerlo de forma virtual. Me ha tocado hablarlo con visitantes y lo expresan: si se decidirán por una máquina que cuesta más de US$150 mil, no la pueden no ver y tocar. Y esa es la riqueza de lo presencial”, apunta.

Entre las innovaciones que van tomando vuelo en la minería, Sotomayor dice que el tema de la energía y minería verde está emprendiendo cada vez más fuerza. Más allá de la automatización y el capital humano, ha saltado fuertemente el tema del hidrógeno verde y las nuevas formas de energía en la minería. Y el ejecutivo dice que se hablará mucho de eso en este congreso, siendo uno de los tres ejes principales. “El hidrógeno siempre ha sido importante, pero el H2V está muy en boga, considerando que Chile sería uno de los principales productores a nivel mundial por sus condiciones climáticas y así, poco a poco, introducir esta tecnología en los vehículos mineros y que son los que más lo requieren”, asegura.

Cada jornada contará con distintos eventos y expositores, según el área que los concurrentes elijan. Habrán paneles dedicados netamente a la oferta tecnológica de Estados Unidos, análisis del panorama minero a nivel regional, el futuro de la minería y energía, uno dedicado a la minería verde, automatización y digitalización, tecnologías para una minería del futuro, entre otros tantos. El Congreso podrá ser visto de forma presencial, pero también de forma remota y luego on demand, en el sistema Expomin Connect y que permanecerá durante todo el año.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.