Las plataformas que ayudan a reciclar en pandemia

GVA5YHYK2JE5PBWLXVLBFCQOIU

Emprendimientos a través de medios digitales como apps, redes sociales y plataformas se encargan de reciclar a domicilio o para empresas, condominios e instituciones. Algunas cobran y otras lo realizan de modo gratuito. ¿Buscas que alguien te ayude a reciclar? Acá te damos varias empresas que te ayudarán.


Según

entregados por el Ministerio del Medio Ambiente, en Chile se producen más de 8,1 millones de toneladas de residuos domiciliarios al año, y en promedio se generan 1,3 kilos diarios. Sin embargo, de estas cifras solo se recicla un poco más del 4%. A su vez, la institución indica que más de 1 millón 250 mil toneladas de envases y embalajes se sitúan en el país anualmente. De estos, solo se reciclan alrededor del 12%. De esta forma, más de 60 mil toneladas de envases y embalajes no son dispuestos adecuadamente y terminan contaminando en vez de reciclar. Ante este escenario, cada año son más los emprendimientos que basan su modelo de acción y negocio en la práctica de la reutilización y buena gestión de residuos, pese a que en el último año la pandemia no contribuyó al reciclaje casero. Así, aplicaciones, páginas web y cuentas en Instagram o Facebook van a los hogares y se encargan de gestionar los desechos. Retiran diversos elementos, desde papel, vidrio y latas, hasta refrigeradores, colchones y ropa. La mayoría opta por un servicio con dos modalidades de pago: a los particulares no se les cobra, mientras que a grandes compañías o comunidades sí. Sin embargo, esto varía en cada uno de los emprendimientos. Una de estas plataformas es

, una aplicación móvil que surgió en 2015 con un “fin social”, según afirma su fundador, Cristián Lira. La idea de “reciclar sin moverte de tu hogar” nació cuando él estudiaba Ingeniería Civil Industrial en la Universidad de Santiago, inicialmente con dos compañeros que luego dejaron el emprendimiento. “El objetivo era crear una conexión directa entre recolectores de residuos y locales comerciales”, señala. Cada año la aplicación, disponible en

genera entre

10 mil a 12 mil descargas

, llegando a un total de

55 mil en 2020

, período con mayor crecimiento de la herramienta. La pandemia fue un factor clave para este aumento, indica Lira, quien asegura que el cierre de puntos limpios ayudó a que las personas que ya tenían el hábito creado buscaran una solución que se acomodara al contexto de la emergencia sanitaria. La forma en la que opera la app consiste principalmente en tres pasos. Primero, las personas declaran todo el material que tienen, ya sean latas, papel, vidrio, entre otros. Luego, se elige el día y la hora y, finalmente, se confirma el retiro. La herramienta cuenta con una red de recolectores en Santiago, donde el servicio gratuito está disponible en 15 comunas, y también hay redes en otras ocho regiones del país, como Valparaíso e Iquique.

“Cada recolector tiene una forma de transportar los residuos y un lugar donde acopiarlos. Todo llega a plantas de reciclaje donde tenemos convenio. Por ejemplo, el vidrio se traza con Cristalería Chile y los residuos electrónicos van principalmente a las empresas de Regener y Conare”, señala Lira. El elemento que más recolectan es vidrio, representando casi el 50% del pesaje total. En cifras generales, en 2019 la aplicación recolectó un total de 385 toneladas de residuos, mientras que el año pasado llegaron a 1962 toneladas. Se espera que cada año la cantidad de desechos vaya en aumento, así como también el número de clientes que opten por el servicio. Para este año, en Reciclapp pretende arribar a México como desafío, además de llegar a la mitad de la Región Metropolitana con retiro gratuito y alcanzar una cobertura nacional total con el servicio Premium (pagado). También buscarán recolectar nuevos desechos como baterías de auto, aceites lubricantes, neumáticos y otros tipos de residuos peligrosos. El modelo de negocios es a través de

“paga quien puede pagar”

. De esta manera el retiro para particulares es gratis, pero el servicio se le cobra a aquellos que sí cuentan con los recursos económicos, como son los edificios corporativos, locales comerciales, oficinas, entre otros, a un costo que varía entre los $4.990 y los $11.900. “La mayoría de las empresas con las que trabajamos han definido que sus comunicaciones y sus innovaciones van a ir en el rubro de la sustentabilidad. En ese sentido, nosotros les entregamos validación, o sea, si ellos quieren hablar de reciclaje, deben pagar los sistemas para que las personas reciclen”, dice el fundador de la app.

Reciclar toneladas de materiales

Hope surgió en octubre de 2013, a través de Facebook, y actualmente cuenta con un

y redes sociales. Según su gerente general, Hernán Inssen, el servicio nació por la necesidad de las personas y empresas de hacer una mejor gestión de residuos. En un comienzo la idea era trabajar con grandes empresas, pero a poco andar notaron que las necesidades surgían más bien de los particulares, condominios, oficinas y establecimientos educacionales, que no tenían quién los atendiera. Hoy , el servicio también está disponible para eventos y realizan talleres de introducción al reciclaje. Los principales medios por los que suelen ser contactados es a través de WhatsApp e Instagram, donde cuentan con

34,6 mil seguidores

. Entre los

están el papel, cartón, latas, vidrio, electrodomésticos, notebooks, lavadoras y orgánicos compostables, entre otros. Hasta antes de la pandemia,

HOPE

logró recolectar 96 toneladas de material promedio mensual. Eso, hasta finales de marzo de 2020. Actualmente cuentan con cifras similares, llegando a las

70-75 toneladas de material

. La forma de gestionar los retiros funciona prácticamente de la misma manera que Reciclapp, donde los clientes escogen el

que se acomode a sus necesidades a través de un formulario. Eso sí, para particulares no es gratis. Todos los residuos, una vez que llegan al centro de reciclaje ubicado en La Reina, se dividen en 27 categorías y cada una se va a distintas empresas de recuperados. Respecto al incremento en el interés de la población por el cuidado del medio ambiente, Hernán Inssen afirma que surge gracias a los medios de comunicación y la difusión respecto a diversas problemáticas ambientales. De esta forma, y luego de conocer lo que pasa, “lo que les queda más a la mano (a la gente) es el reciclaje y es lo que pueden hacer como una solución y un aporte real”, señala.

Reciclo.cl, en tanto, partió como una cuenta en

hace 10 meses, cuando Rodrigo Sanhueza, su fundador, vio por Youtube cómo un hombre usaba su camioneta para reciclar a domicilio. Actualmente, y en menos de un año, ya tienen

32 mil seguidores

. “Partió con la idea de recoger cosas en desuso desde los basureros, pero pensándolo bien, nos dimos cuenta que en Chile la gente no tiene esa cultura de dejar las cosas afuera. Entonces creamos un Instagram y comenzamos a publicar en los grupos de Facebook que íbamos a estar por sus comunas”, indica Sanhueza. En

reciclo.cl

, a diferencia de Reciclapp y HOPE, no se trabaja con elementos como papel, vidrio o latas, sino que solo se retiran

artículos del hogar,

como refrigeradores, muebles, lavadoras, libros, zapatos y camas, entre otros. Una vez que los elementos llegan a la bodega ubicada en Quinta Normal, se distribuyen en una red de tres emprendedores, quienes restauran los objetos o simplemente les dan una segunda oportunidad a través de ventas de garage. De igual forma, tienen una cuenta secundaria llamada

, donde publican todo lo que van recolectando y ven si hay algún interesado. De la misma forma que Reciclapp,

ofrecen dos modalidades de pago

. Una es totalmente gratuita, y es cuando dan aviso de que pasarán por las comunas, por lo que la gente puede agendar la fecha del retiro. Y también cuentan con un servicio pagado que es para retiros específicos o urgentes, el cual va desde los $9.900 hasta los $19.900. Una de las características que diferencia a la plataforma es que buscan integrar en su equipo, por ejemplo, a

jóvenes con problemas de adicción a las drogas, gente de la tercera edad

que busca una oportunidad laboral o

personas que estuvieron en la cárcel

y buscan la reinserción. Hoy, son seis trabajadores quienes circulan de lunes a sábado por todas las comunas de Santiago. Rodrigo Sanhueza afirma que a futuro les gustaría desarrollar una aplicación móvil, aunque “tenemos que trabajarla bien porque no queremos quedar en el intento”, señala. Asimismo, valora el surgimiento de plataformas de reciclaje, pues mientras el mercado crezca, "mayor visibilidad tendrá".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Nicolás de Camino, cofundador de esta fintech que se ha convertido en una de las principales fuentes de financiamiento para pymes en América Latina, conversa en 360° -el segundo bloque de Transformadores, el webshow- sobre el gran desafío de la empresa: cambiar las reglas del juego para que favorezcan más a los emprendedores.