“Acampe” de la U. de Chile cumple 54 días y se mantiene con apoyo de estudiantes que no pertenecen al plantel

Estudiantes instalan carpas al interior de la Universidad de Chile en protesta por las relaciones de la institución académica con sus pares de Israel y en apoyo a Palestina. Dragomir Yankovic/Aton Chile

La casa central de la Universidad de Chile ya cumple casi dos meses ocupada por los estudiantes movilizados en favor de la causa palestina. Varios de los protagonistas de la movilización son alumnos de DUOC


A 54 días del inicio de las movilizaciones en la Casa Central de la Universidad de Chile, en el Patio Domeyko resaltan las seis carpas que ocupan los estudiantes. En los muros se ven lienzos y una bandera de varios metros alusiva a la causa palestina.

Durante la mañana, circulan por el sector tanto estudiantes que se dirigen a sus clases como partícipes de las manifestaciones que se han organizado y que se dan a conocer sus actividades a través de cinco de vocerías que lideran las asambleas como la que se llevó a cabo este lunes en la sede.

Una de las preocupaciones de las autoridades de la universidad es la creciente participación en las manifestaciones de personas que no pertenecen al plantel o que ya egresaron, por lo tanto, no están sujetos a medidas disciplinarias en caso afectaciones al edificio patrimonial.

Felipe Sierra (27), uno de los voceros del “acampe pro Palestina”, por ejemplo, es egresado de Relaciones Internacionales de la misma casa de estudios. Además, a la Casa Central también han llegado estudiantes del DUOC, Universidad Católica, Universidad Alberto Hurtado (UAH) y de la Universidad Diego Portales (UDP).

La rectoría que encabeza Rosa Devés en las últimas semanas ha redoblado las gestiones para terminar con la movilización. Entre estas, el retiro de los lienzos del “acampe” que se encontraban en el frontis de la Casa Central dado a su naturalidad de Monumento Nacional.

Según señalan desde el “acampe”, los estudiantes de las diferentes casas de estudios han participado en instancias disponibles al público como pintatones, talleres alusivos a la cultura palestina, conversatorios con la participación de profesores y académicos de la misma universidad, y marchas organizadas por la Coordinadora por Palestina así como de la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH). Sin embargo, recalcando quienes se quedan a dormir son estudiantes de la Universidad de Chile.

Lienzo en Patio Domeyko Casa Central

Paula, estudiante de la carrera de Nutrición de la Universidad de Chile, afirma con seguridad que no se moverán defendiendo igualmente que la movilización iniciada en favor de la causa palestina no interfiere con el funcionamiento de la Casa Central. “Esto no es algo que se puso de moda ahora, el genocidio a los palestinos ocurre hace décadas”, sostiene para justificar la persistente movilización en la Casa de Bello.

En ese marco, fuentes ligadas a la casa de estudios aseguran que si es necesario, no se descarta que se apliquen medidas disciplinarias contenidas en la normativa universitaria. En caso de externos, añaden, la ley contempla acciones.

Hace unos días el decano de Facultad de Economía y Negocios (FEN), José De Gregorio, se pronunció en la misma línea al afirmar que de ser necesario se aplicarán expulsiones.

Este camino no es considerado como una posibilidad para los estudiantes. Es más, en conversación con La Tercera, aseguran que la rectora hace unos días les transmitió que no habría sanciones y que no serían desalojados a la fuerza. También, Aldo Villalobos, uno de los voceros de la movilización, señaló que “las autoridades de la universidad no han hecho intentos, ni han mandado intentos de desalojo. Lo que sí ha estado pasando han sido intentos de deslegitimar por todos los medios, la movilización estudiantil”, agrega a su vez que han sido tildados como “antidemocráticos y poco pluralistas”. Una versión que es desmentida desde la casa de estudios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.