Caso Catrillanca golpea a Carabineros y aprobación a Piñera retrocede a 38%

Foto: La Tercera/Archivo

De acuerdo a Cadem, la evaluación a la gestión de esa fuerza policial cayó 28 puntos, a 39%, mientras que el respaldo del Mandatario llegó a un nuevo mínimo. Un 44% responsabiliza al gobierno de que el conflicto mapuche haya aumentado y un 63% dice que no se justifica el despliegue de fuerzas especiales en la región.


En 28 puntos cayó la aprobación ciudadana al trabajo que desempeña Carabineros, tras la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca durante un operativo policial en La Araucanía hace once días. Según los resultados de la última encuesta Cadem Plaza Pública, la opinión favorable de la gente pasó desde un 67% en octubre a un 39% anotado en la medición del 23 de noviembre, el mínimo histórico registrado en la serie de la consultora. La desaprobación a la gestión de esa fuerza policial, en tanto, se alzó a un 55%.

Calificada por la gente como la noticia más importante de la semana (66%), la muerte de Catrillanca también impactó de manera significativa en los niveles de aprobación y desaprobación de la gestión del Presidente Sebastián Piñera y de los principales ministros y autoridades que han estado vinculadas al denominado conflicto mapuche.

De acuerdo al sondeo, el Mandatario retrocedió esta semana tres puntos a un 38% de aprobación ciudadana, la tasa más baja anotada en lo que va de su gobierno. Su desaprobación, en tanto, aumentó cuatro puntos hasta un 48%, el nivel más alto de su segundo mandato.

“Hace mucho tiempo que no había una noticia que acaparara tanta atención de los medios y de las personas, y hoy el tema mapuche se ha transformado en la primera razón del nivel de desaprobación del Presidente Piñera”, destaca Roberto Izikson, gerente de asuntos públicos y estudios de Cadem, aludiendo a las menciones espontáneas que entregan los entrevistados del sondeo.

Respecto del gabinete, la aprobación ciudadana pasó de 40% la última semana de octubre a un 33% en esta medición. Y en un desglose por carteras, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, figura con una caída de trece puntos, desde un 58% en octubre a un actual 45%. Una variación similar a la registrada por su subsecretario, Rodrigo Ubilla, quien retrocedió desde un 62% a un 52%.

En tanto, el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, y su par de Justicia, Hernán Larraín -quienes se distanciaron del discurso inicial del gobierno para enfrentar el operativo policial que terminó con la vida de Catrillanca-, no registraron cambios significativos. Según la encuesta, la aprobación de Moreno solo retrocedió un punto para quedar en 60%, mientras que Larraín avanzó desde un 44% a un 45%.

“Después de la caída de Carabineros, el mayor impacto se lo llevan, principalmente, las autoridades que tienen que ver con el orden y la seguridad pública, encapsulando, en parte, la crisis y evitando que la aprobación de Piñera cayera aún más”, comenta Izikson.

Responsabilidades y Plan Araucanía

Más allá de la evaluación a la gestión general de las autoridades, un 69% de los entrevistados dijo estimar que el conflicto mapuche ha ido en aumento en los últimos tres años y, dentro de este grupo, un 44% responsabiliza directamente al gobierno de esa situación.

Asimismo, un 63% afirmó que las fuerzas especiales de Carabineros desplegadas en la zona no se justifican.

Esto, pese a que el 77% de los consultados por Cadem califica la convivencia en la Novena Región como “violenta o muy violenta”

La percepción de que el conflicto mapuche ha ido en aumento en los últimos tres años (69%) también registra un avance significativo respecto de enero de 2017, cuando un 62% señalaba que el conflicto se ha ido incrementando.

En este contexto, un 60% manifiesta creer que “es poco o nada probable” que el gobierno logre implementar su Plan Araucanía.
Asimismo, de acuerdo al sondeo, un 79% señala creer que la solución al conflicto mapuche pasa por una “vía política de diálogo”, frente a un 13% que dice que la respuesta debe encontrarse en la vía judicial-policial.

“Hay un discurso centrado en la seguridad que fue castigado”, afirma Izikson, señalando que a la caída en la aprobación del trabajo desplegado por el ministro Chadwick y el subsecretario Ubilla se suma la gran mayoría de personas que rechaza la presencia de las fuerzas especiales de seguridad en la zona y que afirma que se debe buscar una solución al conflicto a través del diálogo político.

Expectativas a futuro

El analista agrega que la situación instalada a partir de la muerte del comunero mapuche va a seguir siendo compleja para el gobierno hasta que logre dar con un hito o un punto de inflexión que le permita volver a desplegar su agenda.

De hecho, afirma que el episodio vino a profundizar un clima de frustración de expectativas respecto de dos ejes, que, según Izikson, fueron puntales de la campaña electoral de Piñera: la mejoría en la economía y la necesidad de orden. “Estas dos expectativas se han frustrado, los tiempos mejores no han llegado y hay un problema de orden”, comenta.

En este escenario, el gerente de estudios de Cadem estima que “al gobierno se le adelantó un poco el proceso o ciclo de declive normal que, por lo general, afecta a todos los gobiernos a partir de sus segundos o terceros años de administración”,

El analista señaló que, dada las circunstancias actuales, donde no ha decaído el tema mapuche es probable que en las próximas semanas los niveles de aprobación al Presidente y al gobierno puedan seguir bajando. “La pregunta es cuánto más”, agrega.

“A estas alturas del año en 2014, para el segundo gobierno de Michelle Bachelet, el nivel de desaprobación superaba ya de forma definitiva al de aprobación. Y eso es algo que, sin duda, también le podría pasar a Sebastián Piñera, salvo que logre reencauzar la agenda”, concluye Izikson.

Seguir leyendo