Exconvencional Ricardo Montero asume como jefe de gabinete de la nueva ministra del Interior, Carolina Tohá

Montero fue uno de los 155 integrantes de la Convención Constitucional que redactó, en el plazo de un año, una propuesta de nueva Carta Magna la cual fue rechazada por la ciudadanía el pasado domingo.


El exconvencional del Partido Socialista, Ricardo Montero, asumió como jefe de gabinete de la nueva ministra del Interior, Carolina Tohá.

Montero fue uno de los 155 integrantes de la Convención Constitucional que redactó, en el plazo de un año, una propuesta de nueva Carta Magna la cual fue rechazada por la ciudadanía el pasado domingo.

Es así como este jueves el socialista llegó a La Moneda para integrarse al equipo de la exalcaldesa de Santiago.

El pasado martes, cuando fue el primer y amplio cambio de gabinete del gobierno de Gabriel Boric, Montero ocupó sus redes sociales para referirse al ajuste ministerial.

“El mayor éxito a las ministras y ministros entrantes, por el bien del gobierno y por el bien de todo Chile”, indicó esa jornada.

No es primera vez que Montero ocupa el cargo, ya que durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet se desempeñó como jefe de gabinete de los ministros de Defensa (2014 a 2015) y de Interior (2015 a 2017).

En su primera actividad oficial, Montero participó junto a Tohá de la reunión que semanalmente se realiza en La Moneda para evaluar el Estado de Excepción.

Críticas

Una vez conocida la noticia de la asunción de Montero, surgieron algunas críticas de exconvencionales y parlamentarios.

El senador Fidel Espinoza (PS) advirtió al Ejecutivo que “si van a comenzar a instalar en los cargos del gobierno a los principales responsables de la debacle del 4/S, mejor cierren la puerta por fuera y no nos pidan nada. Al menos conmigo no. No aprendieron ni entendieron nada de nada”.

El excandidato presidencial del Partido Republicano, José Antonio Kast aseguró que “los mismos que se farrearon la Convención y dividieron al país, ahora consiguen un cargo en el gobierno para seguir haciendo daño. Increíble”.

La senadora Carmen Gloria Aravena (Ind./RN) indicó, en tanto que “la política está llena de señales; este Gabinete en Interior al menos no permite esperar un cambio de giro para enfrentar la violencia y el terrorismo. Mal por Chile”.

La exconvencional constituyente por Chile Vamos, Ruth Hurtado, aseguró, en tanto, que “el convencional que estuvo de acuerdo en eliminar el estado de excepción de Emergencia, el que desconoce el terrorismo en la Araucanía y votó en contra de la defensoría de víctimas, ahora de jefe de gabinete del Ministerio del Interior”.

Desde RN también tuvieron reparos a la llegada de Montero a La Moneda. Así lo dejó entrever la diputada de ese partido, Camila Flores: “No creo que sea la mejor fórmula los premios de consuelo para los convencionales, sobre todo los convencionales de izquierda que tanto daño hicieron con la propuesta fracasada de nueva Constitución”.

“Me parece que esas personas precisamente son parte de los responsables de la debacle que se generó y el trabajo perdido que tuvo la Convención durante un año. Creo que no es la mejor fórmula, ya el gobierno tiene demasiado de amiguismo, de pitutos, de familiares, como para que ahora también empiecen los premios de consuelo con los convencionales”, agregó.

Su compañera de partido y en el Congreso, Carla Morales aseguró, en tanto, que “aunque Ricardo Montero tiene experiencia en el cargo, ya que cumplió la misma función durante el segundo período de Bachelet en el Ministerio de Defensa, me parece que no es un buen momento para comenzar a poner a exconvencionales en cargos de Gobierno, ya que los chilenos hablaron claro en el plebiscito y rechazaron las ideas que muchos de ellos defendían, entonces es contraproducente”.

Lee más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles




Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.