Gaspar Domínguez y plebiscito de salida: “Yo creo que van a ser más los que van a aprobar”

El vicepresidente de la Convención Constitucional abordó el trabajo que ha realizado el pleno en vísperas a la jornada del próximo 4 de septiembre, enfatizando en el aumento que ha tenido la intención de votar Rechazo, la importancia de que una Constitución no puede ser "pétrea" y en la solución a la crisis social de 2019. Sobre aquello, detalló que "este proceso viene a dar una salida institucional a esa crisis y espero que podamos salir a través de esta vía".




El 4 de septiembre será el día en que la ciudadanía acuda de forma obligatoria a las urnas para aprobar o rechazar la propuesta de nueva Carta Magna que emanará del trabajo constituyente.

En ese sentido, fue el propio vicepresidente de la Convención Constitucional, Gaspar Domínguez, quien afirmó que “tenemos un cronograma y el 5 de julio tendremos una propuesta de texto constitucional”, descartando cualquier modificación a las fechas ya establecidas.

Asimismo, y en relación al aumento de la intención de votar Rechazo que se ha evidenciado en diferentes encuestas y sondeos, el representante del órgano redactor detalló en Influyentes de CNN Chile que “uno debe mirar los resultados de los estudios de opinión con mucho criterio, saber que representan una realidad efectiva de algunas personas, eso hay que tomarlo con responsabilidad. Ahora, si comprendemos el fenómeno de una manera amplia, creo que es natural y esperable que en un momento de tantos cambios haya gente que manifiesta inquietud. Y esta inquietud se puede manifestar en preferir, por ejemplo, la opción rechazo”.

Además agregó que “en la medida que vayamos despajando algunas cuestiones que hoy son incertezas, tenemos un chance de que estas personas vuelvan a la opción de aprobar”.

En relación a lo anterior, el vicepresidente expresó que uno de los principales temas de trabajo tiene que ver con que la ciudadanía conozca la naturaleza y el alcance de las normas. “Creo que es fundamental que iniciemos la campaña de informar, ya que no ha empezado. La campaña de desinformar ha empezado con mucha fuerza hace meses”, acotó.

“Básicamente hemos estado encerrados, discutiendo y votando todos los días. Por eso yo creo que en esta última tanda, donde tengamos la posibilidad de informar lo que hay, podemos poner las cartas sobre la mesa y la gente podrá tomar una posición informada”, agregó Domínguez.

Propuesta de nueva Constitución y comparación con Carta Magna vigente

Si bien ha existido una inquietud en relación con algunas normas aprobadas en el pleno de la Convención, como por ejemplo la plurinacionalidad y la restitución de tierras a los pueblos indígenas, Gaspar Domínguez manifestó que “a nadie le va a gustar todo lo que está en la Constitución, eso sería absurdo. Pero mirando en la globalidad, debemos hacer el ejercicio de comparar ambas constituciones y tomar la definición con esos dos elementos”.

En ese sentido, el vicepresidente de la Convención aseveró que “en lo personal, creo, que la mayor parte de las normas en conjunto ofrecen una propuesta mucho mejor que la Constitución vigente”.

Por otra parte, y considerando el porcentaje de votantes que se manifestó a favor de instalar una Convención Constitucional, Domínguez aseguró que “la gente que aprobó la idea de escribir una nueva Constitución fue el 78% de los chilenos, y cuando llegamos con el texto es lógico que ese 78% no va a decir apruebo, va a ser menos”. Pese a ello, enfatizó que “yo creo que van a ser más los que van a aprobar”.

Crisis social y plebiscito de salida

Al ser consultado sobre un eventual triunfo del rechazo y si eso agudizaría una nueva crisis social, el vicepresidente de la Convención afirmó que “yo creo que hoy estamos en una grave y profunda crisis social”.

En relación al estallido social del 2019 y que dio origen al trabajo constituyente, aseveró que “la crisis que empezó o tuvo este clima en el 18 de octubre, está vigente. Esa crisis profunda nos empujó a este proceso constituyente (...). Por eso yo comparto que en el caso de que este proceso constituyente siga avanzando y llegue a buen puerto, podremos revertir esta crisis social. Y en el caso de que la situación sea adversa, la crisis va a seguir”.

Además agregó que “este proceso constituyente viene a dar una salida institucional a esa crisis -2019- y espero que podamos salir a través de esta vía (..). Lo que yo siento, es que muchas personas descontentas salieron a la calle a manifestarse, algunos con hechos de violencia y otros sin violencia, pero creo que están atentos a este proceso constituyente”.

Modificaciones a la nueva Constitución

Sobre la importancia de que una Constitución no puede ser rígida y que esta debe tener sintonía con la realidad de la ciudadanía, Domínguez comentó que “las constituciones que son extremadamente pétreas no permiten adaptarse a los cambios que lleva la sociedad y quedan obsoletas. Pero una que es muy flexible no da la suficiente estabilidad. Necesitamos encontrar el equilibro entre la flexibilidad, que permita adaptarse a los cambios y dé la estabilidad, para otorgar certezas a las personas, familias e inversiones”.

En relación al porcentaje que se necesitaría para hacer un cambio, manifestó que “creo que pensar en un quórum súper mayoritario como 4/7 es razonable. Hoy estamos discutiendo el control constitucional, posibilidades de modificación constitucional a través de juntas de patrocinio por iniciativas populares. La idea es permitir que la Constitución se pueda ir modificando para adaptarse a la realidad, y que no se transforme en una camisa de fuerza que ha sido la constitución del 80 para todas las modificaciones”.

Asimismo, el vicepresidente puntualizó en que “si está constitución se aprueba, también será modificada en el futuro, pero seguirá siendo la Constitución escrita en el proceso constituyente del 2022. Ninguna Constitución en el mundo debe ser pétrea”.

Finalmente, y sobre lo que se decidirá en el 4 de septiembre, Domínguez enfatizó en que “yo no me pondría en escenarios supuestos. Preferiría que pudiéramos conversar acerca de los desafíos si gana el apruebo, que son mucho más grandes, como el implementar reformas tan significativas en todas las áreas -educación, salud, pensiones, etc”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.