Iván Poduje: “La gente del Apruebo, en vez de argumentar, recurre a la muletilla fake”

Foto: Andrés Perez

El arquitecto y vocero de la franja del Rechazo afirma que los favorables a aprobar la propuesta de nueva Constitución los acusan de mentirosos en vez de debatir sobre las normas. A su juicio, eso se ha dado en la discusión de normas que le preocupan, como el derecho a la vivienda.


Hace algunos días que el arquitecto Iván Poduje se incorporó como uno de los voceros de la franja del Rechazo. Con un pasado ligado a la ex Concertación y sin militancia en partidos políticos, su perfil era el que calzaba con una campaña en que Chile Vamos se ha propuesto dejar fuera de la primera línea a figuras ligadas a la política y ha promovido a referentes fuera de la derecha.

Durante este tiempo es que Poduje ha participado en debates televisivos hablando del plebiscito de salida y tratando de imponer su postura: que la propuesta de nueva Constitución le hace daño al país.

¿Por qué se pensó en usted como vocero del Rechazo?

En mi caso fue por los temas que manejo, vinculados a la vivienda y a la ciudad. No soy militante de partido, soy independiente. Principalmente pesó la expertise técnica y el hecho de que tenga una visibilidad en estos temas. La transversalidad es muy importante, porque al final del día es bien difícil mover esas trincheras izquierda y derecha que hay en Chile. Y la gracia que creo que se ha dado es que hay propuestas de la Constitución, por ejemplo observaciones que ha dado Mario Waissbluth, que trascienden la izquierda y derecha. Sino que son observaciones de una mala propuesta.

Algunos lo ven a usted como una figura controversial y confrontacional. ¿Eso sirve para el Rechazo?

Si ellos me escogieron yo creo que consideraron que sí. Efectivamente, soy frontal, digo lo que pienso. Es mi carácter y mi forma de ser. Acá en Chile, a diferencia de Argentina, España o de Estados Unidos, hay más tendencia a no decir las cosas directamente. Por ejemplo, el caso mío con la vivienda yo vengo hace más de un año y medio diciendo que si va a haber derecho a vivienda, tiene que ser vivienda propia. Y si no hay vivienda propia voy a decir que la embarraron con no ponerla. Y si ahora dicen que la pusieron voy a decir que es mentira.

¿Siente que el Rechazo ha tocado un techo en su valoración?

La Convención perdió casi la mitad de su caudal de votos. Y eso tiene que ver con que se hizo una muy mala Constitución, pero también con que gracias a los Amarillos por Chile, particularmente Cristián Warnken y Waissbluth, el Rechazo logró romper esta barrera ochentera del Sí y el No y de la derecha y la izquierda, y se amplió hacia un universo mayor. En eso discrepo que hay un estancamiento. Al contrario. Yo lo que veo es un crecimiento muy fuerte. Lamentablemente, esta Convención polarizó al país de tal forma que va a ser imposible que tengamos un resultado similar al que tuvimos en el primer plebiscito, cuando la ciudadanía de centro, de izquierda y de parte de la derecha le dio la confianza a la Convención. El resultado va a ser apretado en cualquier escenario y eso ya es malo para el país. Hubiera sido mejor tener una Constitución aprobada por una mayoría. Pero eso es culpa de la mala Constitución que hicieron.

¿Falta reactivar la campaña? Algunos sienten que ha estado lenta.

Para mí los temas más peligrosos, o más dañinos para el país, se han dicho y con total claridad. Ese mensaje se ha transmitido. Y lamentablemente la gente del Apruebo en vez de argumentar ha recorrido a la muletilla del fake news (noticias falsas) para desacreditar las opiniones críticas, lo cual es muy malo y, además, no está funcionando.

A usted lo han acusado de difundir fake news. ¿Cree que la idea es que en vez de discrepar lo acusen de mentiroso?

La muletilla del fake es que al final del día cuando tú criticas, en mi caso critico que hayan rechazado el derecho a la vivienda propia, te dicen que eso es fake. Y no es fake. O que tú das una opinión crítica sobre textos que son interpretables y aparecen con que es un fake. Pero ahora se ha creado otra figura, que es el mono de paja. Es que tú creas una mentira que nadie ha dicho. Por ejemplo, el Rechazo dice que te van a quitar las casas. Y no, nunca se ha dicho eso. Lo que se dice es que en la casa que tú vas a postular no está garantizada la propiedad. Una táctica que te permite extremar un punto para rebatirlo cuando nadie ha puesto ese punto. Es otra manera de difundir noticias falsas.

Ahora en la franja se habla del concepto del “amor” y la “rabia”. ¿Tiene relación con el estallido social que dio origen al proceso constituyente?

No. El estallido tiene dos dimensiones. Una social, de malestar, real, genuino, y lo relaté en mi libro Siete Kabezas. Y otra dimensión político-delictual y violenta. Cuando se habla de que la Constitución nace de la rabia, es que la gente que usó el malestar de la ciudadanía para empujar una agenda electoral, me refiero al PC, el Frente Amplio, es gente que sí usó la rabia. Y sí ha hecho una campaña. Primero una Convención basada en la rabia, y luego una campaña de denostación, de funa, de descalificación que también está basada en la rabia. Entonces, a mí me hizo mucho sentido que un sueño que nace de la rabia termine siendo una pesadilla. Y eso es lo que yo siento que el país está viviendo.

Como vocero, ¿qué mensaje transmitirá para el Rechazo?

Hay para mí cuatro grandes problemas que la Constitución tiene. El primero es este tema de la vivienda, que ha generado mucha inquietud. Segundo, en materia de ciudad, creo que el derecho a la ciudad es un concepto potente, pero agregaron una idea, que es la captura de plusvalía o participación de plusvalía, que es un impuesto que se cobra. Hay un tercer punto que tiene que ver con la restitución de tierras. Eso es gravísimo, porque lo que se hizo fue abrir una ventana de expectativas para los pueblos originarios que van a poder pedir la restitución de tierras que no se pueden restituir. Cuarto, el precio justo, un error gravísimo, porque Chile modernizó toda su infraestructura mediante un sistema de expropiaciones que funcionaba.

Se dice que el Rechazo está al debe en la RM. ¿Cómo influye en la elección?

Maipú, Puente Alto, La Florida y Santiago Centro son las comunas más grandes de la Región Metropolitana y tienen alcaldes, en el caso de Santiago y Maipú, que son del Frente Amplio. Son comunas más grandes, pero ciertamente en Santiago lo que hay más, y lo que siempre ha inclinado la balanza a favor de este gobierno, son los jóvenes. Una ciudad con miles de estudiantes. Más que el Rechazo esté al debe con los jóvenes, los jóvenes son muy leales al gobierno. Y esta elección está emparentada con el gobierno, porque ellos la han hecho suya.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil aumentó más del 80% en agosto con respecto al año anterior, según mostraron datos preliminares del gobierno en septiembre.