Kast apuesta a sumar a expresidenciables de Chile Podemos Más y apura cambios para aplacar flancos del programa

FILE PHOTO: Chilean presidential candidate Jose Antonio Kast from far-right Republican Party meets with supporters during a campaign rally in the outskirts of Santiago, ahead of the first round of presidential elections on November 21, Chile, October 25, 2021. REUTERS/Ivan Alvarado/File Photo

En medio de las definiciones que están adoptando los partidos de Chile Podemos Más sobre los apoyos de cara a la segunda vuelta, el abanderado del Partido Republicano ha mantenido contacto con el expresidenciable de RN Mario Desbordes, mientras que su entorno está haciendo gestiones con Joaquín Lavín e Ignacio Briones. En paralelo, su comando ha acelerado las modificaciones programáticas, las que se vieron reflejadas en un documento que se difundió ayer en el que se reafirma que sí creen en el cambio climático y que mantendrán el Ministerio de la Mujer.




“Quiero valorar muy especialmente a quienes compitieron en esta elección. A Mario Desbordes, a quien respeto, valoro su compromiso y el servicio que le ha prestado al país. A Ignacio Briones, por su rigor técnico, su afán por modernizar el Estado y su compromiso por defender a los chilenos del populismo. A Joaquín Lavín, por su trayectoria y entrega al servicio de los chilenos. A todos ellos, muchas gracias y, humildemente, les pido su ayuda y sus ideas para el desafío que viene”.

Las palabras corresponden a extractos del discurso que dio el domingo el abanderado del Partido Republicano, José Antonio Kast, tras su paso a la segunda vuelta presidencial. Unas declaraciones que fueron pensadas con anticipación y que, según su equipo, quisieron dar una señal de integración a Chile Podemos Más y los exabanderados.

Esto, buscando marcar un contraste con la excarta de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel. Si bien en su discurso de triunfo en las primarias de julio pasado éste también agradeció a Desbordes, Briones y Lavín, no los sumó activamente a la campaña, y solo al final estuvieron en la primera línea, lo que fue resentido por los partidos oficialistas.

Si bien ahora el escenario es diferente -Kast no participó de las primarias del sector y existen complicaciones respecto a los apoyos hacia él en Evópoli y RN debido a su ideario y programa-, lo cierto es que al comando del líder de republicanos les interesa hacer gestos hacia ellos para intentar convocarlos.

Según fuentes del oficialismo, Kast ha conversado directamente con Desbordes en más de una oportunidad para analizar el escenario, los cambios al programa de gobierno y de qué manera podrían aportar. También lo han hecho el encargado programático y su principal asesor, Cristián Valenzuela.

En tanto, según el entorno de Lavín, el comando de Kast lo ha intentado contactar a través de su círculo familiar, y esperan concretar un diálogo entre ambos en los próximos días.

Con Briones, en tanto, el nexo es Valenzuela a quien conoce desde 2010 debido a que trabajaron juntos en Hacienda durante el primer gobierno de Sebastián Piñera.

En el comando de Kast dicen que lo “deseable” es poder tener reuniones con ellos, que se sumen y no cometer el error de Sichel de marginarlos. Respecto del exministro de Desarrollo Social, quien se fue unos días fuera de Santiago, transmiten que hay que darle su tiempo: ya el domingo Kast habló de manera muy cordial y “humana” con él.

Apuro en cambios programáticos

En el comando de Kast están conscientes de que tienen que sumar también algunos voceros de los partidos del bloque, pero que están a la espera de las definiciones de Evópoli y RN, cuyos consejos generales sesionaron ayer y hoy, respectivamente. En ambas tiendas hay un fuerte debate interno al respecto.

De hecho, en la antesala de esos consejos, Kast y su equipo quisieron dar una señal para intentar amarrar los apoyos a su favor. Ayer en la mañana en el comando republicano circuló una minuta en la que se establecen algunas “correcciones” al programa, específicamente en puntos como el Ministerio de la Mujer, medioambiente y economía, los que se transformaron en un flanco con el oficialismo en la primera vuelta. Estos puntos fueron criticados por Sichel.

En 12 puntos, el documento -que en la práctica retrocede respecto de tópicos planteados en su programa de primera vuelta- parte por insistir en que ahora se realizará un “plan de gobierno... que nuestro equipo programático va a desarrollar en las próximas semanas”, y explicita que “es momento de sumar las propuestas e ideas de los otros candidatos y sectores políticos y, especialmente, de las organizaciones sociales”.

También, en línea con la idea de incentivar a los expresidenciables, hace un guiño específico hacia Briones. La minuta plantea que el plan incluirá “no solo la aspiración de una rebaja impositiva para reactivar el crecimiento, sino también emparejar la cancha en materia de beneficios y exenciones tributarias que no se justifican, en la línea de lo planteado por varios candidatos”. Esto último fue una de las principales propuestas del exministro de Hacienda, tanto mientras estuvo en ese cargo como en su programa de campaña. Además, y en línea con las críticas provenientes de diversos economistas, plantea que “ocuparemos todas las herramientas tributarias y económicas posibles, pero sin sacrificar nunca la responsabilidad fiscal”.

Luego, sobre el tema medioambiental, el documento explicita que “el cambio climático es real y la evidencia científica que demuestra el impacto humano en esta emergencia es innegable”, haciendo frente ante los cuestionamientos que ha recibido respecto a que no creen en el cambio climático.

Por último, el documento también busca aplacar otro flanco, al afirmar que “mantendremos el Ministerio de la Mujer y lo potenciaremos, enfocando la modernización propuesta en la eliminación de aspectos burocráticos y que los recursos lleguen directamente a las destinatarias de los distintos programas”. Esta materia, de hecho, fue una de las banderas que usó Sichel para cuestionar a Kast durante la campaña a las primarias y que también generó reparos en la exministra de la Mujer Isabel Plá (UDI), quien ahora es una de las que están colaborando con ideas en esta materia para hacerlas llegar al comando del abanderado republicano.

Los dilemas en Evópoli y RN

Al cierre de esta edición se desarrollaba en Evópoli el consejo general para definir qué haría la colectividad respecto de si apoyar o no a Kast. Dentro de Chile Podemos Más, es el partido que mayormente ha debatido qué hacer y el que más complicado está.

Al autodefinirse como los más liberales dentro de la coalición, en Evópoli algunos referentes como Briones, el senador Felipe Kast, el exministro Gonzalo Blumel y el vicepresidente Francisco Undurraga sentían que el partido podía perder su identidad en caso de apoyar a Kast.

De ahí que la postura que predominaba en el consejo era la de hacer un llamado a no votar por Boric, pero tampoco sumarse a la primera línea de Kast, ni en su comando, ni en un eventual gobierno. Otros, en tanto, como el presidente Andrés Molina, eran de la idea de apoyar la candidatura.

La Tercera consiguió algunas de las intervenciones de los dirigentes en el consejo en los cuales se grafica esta discusión.

“Los dos candidatos no son mis candidatos y tengo que ser tajante. Los dos representan proyectos que para mí no son cómodos, que no son por los cuales yo entré a la política. Tengo que ser honesto y decir que no me voy a perder ni medio segundo, pero voy a combatir con toda mi fuerza, e invito al consejo nacional y al partido completo, a combatir con toda su fuerza la llegada del marxismo por la vía democrática por segunda vez a la historia de este país”, dijo Undurraga, agregando que “lamentablemente, esta elección me pone anti y no a favor de. Yo entré y todos estamos en política para proponer, no para combatir, pero en esta circunstancia vamos a tener que combatir el totalitarismo venga de donde venga y el marxismo por sobre todas las cosas”.

Molina, en tanto, sostuvo que “los invito a apoyar en este caso sin bemoles, para que efectivamente no gane Gabriel Boric (...) Claramente no es nuestro gobierno, no es nuestro proyecto, no es nuestro programa (...) Una campaña que muestre justamente los riesgos que tiene el país de elegir una izquierda con ese programa, y que muestre las diferencias que tenemos con ellos. Nosotros no tenemos por qué entrar a hacer detalles del programa de Kast y a comprometer, porque no nos vamos a meter en el programa de Kast probablemente y eso es un poco la decisión que hoy día tenemos que tomar”.

Por otro lado, en RN la situación tampoco está tan resuelta. El debate tensionó la comisión política del lunes, en que el partido se dividió entre quienes querían apoyar a Kast sin condiciones, y los que estaban por respaldarlo, pero solo si es que él cambiaba algunos puntos de su programa de gobierno.

Mientras algunos sectores como la juventud del partido liderada por Javier Molina no querían condiciones y, de hecho, así lo zanjaron ayer en una reunión de directiva, el propio timonel del partido, el senador Francisco Chahuán, promovía cambios en el programa de gobierno del candidato republicano.

Como sea, algunos dirigentes de RN decían que una cosa era apoyar a Kast para que le gane a Boric solicitando algunos ajustes programáticos, pero que el paso siguiente de formar coalición o gobierno con ellos es una discusión más difícil e, incluso, menos viable.

En la UDI y el PRI la situación se resolvió más fácilmente. La tienda liderada por Javier Macaya anunció en un punto de prensa que apoyarían sin condiciones a Kast, mientras que la colectividad de Rodrigo Caramori en su comisión política ratificó el respaldo al abanderado republicano en el balotaje.

Los otros flancos

José Antonio Kast, además, ahora deberá enfrentar otro flanco que se abrió tras el triunfo electoral en los candidatos al Parlamento que obtuvo: mantener ordenados a los 15 diputados y un senador que eligió el Partido Republicano.

Ayer tuvo que enfrentar críticas ante los polémicos dichos emitidos por uno de sus diputados electos: Johannes Kaiser. En redes sociales se viralizaron unas declaraciones de Kaiser en las que decía que “las mujeres dejan de ir al parque a trotar porque tienen miedo de inmigrantes que las pueden violar, pero siguen votando por los mismos partidos que están tras esa gente y tú realmente te preguntas si el derecho a voto fue una buena idea”.

El tema provocó la reacción del oficialismo, la oposición y la ministra de la Mujer, Mónica Zalaquett, y Kast tuvo que responder por las declaraciones en un punto de prensa. Si bien se desmarcó diciendo que “no comparto ninguna de las afirmaciones que hace”, recalcó que “hay que ver en qué momento salió el video (con los dichos), cuál es el contexto, el desarrollo del tema”.

En el comando sintieron incomodidad por el asunto, al punto que más tarde se supo que Kaiser no asistiría a la cena que se iba a realizar a las 20.00 con el abanderado Republicano y su bancada electa. Durante la tarde, Kaiser además cerró su cuenta de Twitter y emitió una declaración pidiendo disculpas por sus dichos. Según trascendió, fue el propio equipo de Kast el que lo instó a hacerlo para contener los cuestionamientos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.