La tensión sigue en aumento en Chile Vamos

Presidentes de la UDI y RN sumaron un nuevo capítulo de declaraciones cruzadas tras la aprobación de la paridad.




“No ha sido nunca una relación en lo humano muy buena. No tenemos por qué ser amigos. Uno tiene que ser responsable para entender que tiene que trabajar y hacer lo que corresponde si es presidente de un partido político”.

La confesión la hizo en la mañana del lunes el presidente de RN, Mario Desbordes, para referirse a la serie de declaraciones que, en los últimos días, han realizado él y su par de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe. Dimes y diretes que han evidenciado un complejo vínculo entre ambos y que, por estos días, ha tenido por motivación la votación que se dio el pasado miércoles 4 de marzo en el Congreso, cuando 15 diputados y cuatro senadores de RN -sumados a la oposición en su totalidad- garantizaron la mayoría requerida para aprobar la fórmula de paridad en una eventual convención constitucional.

La primera en abrir los fuegos fue la senadora por el Biobío. El viernes, en entrevista con La Tercera, dijo que le resulta “chocante que RN prefiera unirse o abrazar a la izquierda antes que lograr ese mismo objetivo (la paridad), pero con sus socios”.

Un día después -también en este medio-, Desbordes le respondió. Y aunque dijo que no iba a “recoger el guante, que pelee sola”, puntualizó que las palabras de la líder gremialista habían sido “injustas y ofensivas” y que las entendía “porque a ella le conviene la polarización y la pelea”.

Y la disputa no quedó ahí. El lunes, al ser consultado sobre el tema, el diputado dijo en radio Pauta que “respecto de la paridad, lamentablemente ella (Van Rysselberghe) recurre, generalmente, a omitir información, a faltar un poco a la verdad”. Pocos minutos después, la senadora retrucó: “Está francamente equivocado, me gustaría que me lo explicitara”.

Con la tensión instalada, ambos se vieron las caras en la reunión que los presidentes de ambas cámaras, Jaime Quintana (Senado) e Iván Flores (Cámara de Diputados), habían citado a los firmantes del pacto constitucional (ver pág. 8). La presidenta de la UDI llegó más tarde -debido a problemas con su vuelo desde Concepción- y, según ella misma contó, solo hizo un saludo general. De esa forma, no hubo cruce con Desbordes ni se replicó un episodio como el que ocurrió en La Moneda el 23 de diciembre, cuando la legisladora pasó sin saludar a sus pares de RN y Evópoli, Hernán Larraín Matte. Esa vez, la razón de la pelea era la misma: la paridad.

Unidad y autocrítica

La primera vez que este tema se discutió en el Parlamento, en diciembre pasado, el apoyo que diputados de RN y Evópoli dieron a la fórmula que en ese momento se discutió en la Cámara Baja, significó que la UDI congelara su participación en Chile Vamos.

Esta vez, aunque no hubo congelamiento, sí ha habido acusaciones cruzadas, críticas y autocríticas. Estas últimas vinieron por parte del jefe de senadores de RN, Rodrigo Galilea, quien redactó un mecanismo que Chile Vamos defendió en la comisión mixta sobre paridad y que no fue aceptada por la oposición. En la habitual reunión del comité político ampliado, Galilea criticó a su propio partido por el respaldo que algunos de sus parlamentarios dieron a la fórmula que promovió la oposición y lamentó que el mecanismo que había acordado el sector no recibiera el mismo apoyo.

“La situación que se vivió en paridad la semana pasada, obviamente, es una situación incómoda para Chile Vamos y nos obliga a reflexionar sobre la manera en que llegamos a los convencimientos internos. En este caso, teníamos un acuerdo”, dijo, y añadió: “Que no hayamos tenido la disciplina, la fortaleza, el convencimiento interior para haber plasmado esto en los votos es algo que nos incomoda y que tenemos que conversar en RN como en las instancias de coordinación de Chile Vamos”.

Consultado en particular por la situación de Desbordes -quien lideró las conversaciones para aprobar la paridad-, Galilea afirmó a La Tercera que “hubiera sido muy bueno que el presidente de RN hubiese tenido el convencimiento personal de seguir adelante con la propuesta de Chile Vamos”.

En ese mismo sentido, el senador UDI David Sandoval planteó que lo ocurrido había sido un “error”, del que responsabilizó a RN, y destacó la importancia de generar un trabajo coordinado en adelante, considerando que, si gana el “apruebo” en el plebiscito de abril, la coalición deberá enfrentar de manera unida la elección de convencionales. “Si no hay una coordinación política, los riesgos son altísimos en lo que pase en los próximos 30 años en materia institucional”, aseveró.

Mientras, desde el gobierno hicieron el lunes un llamado a la unidad del sector, en medio de un panorama al que también se deben sumar los enfrentamientos que ha traído la denuncia de irregularidades en el MOP de La Araucanía, incluidas descalificaciones personales y duros cuestionamientos y pasadas de cuenta entre la UDI, RN y Evópoli.

En ese contexto, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, pidió a los dirigentes que participaron del comité político hacer un esfuerzo para trabajar coordinadamente y en unidad, tanto para enfrentar el avance de la agenda legislativa como para los procesos electorales de fin de año. Su llamado tuvo eco entre los presentes, quienes reforzaron el mensaje de buscar mayores herramientas de coordinación a largo plazo.

Comenta