Lorena Fries (Unir): “Me hubiera gustado que Marcelo Díaz fuera ministro”

25 DE ENERO DEL 2022 ENTREVISTA A LORENA FRIES FOTO: LUIS SEVILLA

El 11 de marzo, la abogada y exdirectora del INDH asumirá como diputada del Frente Amplio. Aquí plantea su diseño en el Congreso y aborda la situación de Unir tras la nominación del gabinete. "Cuando yo me fui del PS, se lo planteé a Álvaro (Elizalde): ojalá nos podamos encontrar en algún minuto en un espacio de unidades de izquierda... Terminamos donde queríamos que estuviera el PS, aliado estratégicamente con el Frente Amplio", dice.




La educación en los derechos humanos y la reforma a Carabineros. La abogada Lorena Fries (61) dice que esas serán sus prioridades una vez que asuma como diputada por el distrito 10, el 11 de marzo.

La exdirectora del Instituto Nacional de Derechos Humanos será debutante en el Congreso en representación de Unir, el movimiento que se formó tras la renuncia de varios exsocialistas críticos de la gestión de Álvaro Elizalde que pasaron a engrosar las filas del Frente Amplio. En esta entrevista aborda la decisión del presidente Gabriel Boric de no incluir a ese segmento en el gabinete, los desafíos que enfrentará el nuevo gobierno en el Congreso y su apertura a apoyar un quinto retiro de fondos de pensiones.

Usted declinó la oferta del FA de ser alcaldesa de Santiago. Podría estar ahora instalada en el municipio, ¿por qué prefirió el Congreso?

Sí, decliné eso, porque no creo que tenga las aptitudes para ser una alcaldesa. Sí creo que podría contribuir a hacer puentes en el Parlamento. Yo vengo del mundo socialista, conozco a mis compañeros y también ahora conozco a los del Frente Amplio, entonces creía que también podría tener una posibilidad de articular dos mundos. Yo misma soy el producto de la articulación de esos dos mundos.

¿Cómo anticipa la búsqueda de mayorías parlamentarias?

Vamos a tener que bajar la pelota al piso, en el sentido de que lo que importa ahora es el diálogo y lograr acuerdos sostenibles. Este es un proceso de transformaciones que requiere más de un periodo. En cuatro años no se cambia el país hacia el programa que se está planteando.

¿Cómo van a manejar las expectativas y conseguir que la gente entienda que esto no va a ser en cuatro años?

No, yo creo que la gente todavía no lo entiende. Eso tiene que ser parte de la comunicación del gobierno y de los parlamentarios hacia la ciudadanía.

Uno de los grandes problemas que enfrentó el ¨Presidente Piñera es que sus parlamentarios tomaron el camino propio aprobando iniciativas como los retiros, ¿tiene confianza en que a Boric no le va a pasar lo mismo con su coalición?

Ese es el desafío. Estar en el gobierno y tener un Parlamento como el que tenemos obliga a respirar tres veces antes de decir algo, porque justamente se trata de sostener la posibilidad de esas mayorías en el Parlamento.

Por ejemplo, ¿usted apoyaría un quinto retiro?

En el match de La Tercera había puesto que apoyaba los retiros, y lo ponía en términos de que no se sabe todavía qué va a pasar con la pandemia. No sabemos tampoco qué va a pasar con la reforma tributaria, no sabemos las necesidades que hay. Yo no cerraría la puerta. Sé que es una mala política que es a costa de los trabajadores y que lo principal es que esta pandemia no la paguen los trabajadores. Y eso fueron los retiros, porque llegó muy tarde la ayuda. En principio estoy de acuerdo con eso, pero creo que hay que estar mirando y evaluando bien sin cerrar ninguna puerta.

Pero eso podría convertirse en uno de los primeros puntos de fricción entre sus parlamentarios y el gobierno...

Vamos a ver entonces cuál es el paquete de ayuda o cómo se va a ayudar a las familias que, a partir de que terminó el IFE, requieren inserción laboral, sobre todo las mujeres. El presidente electo anunció un programa de reactivación económica. Si eso funciona bien, entonces ningún problema. Si, en cambio, vemos que se agudiza, si viene otra variante, si el contexto también es bastante incierto, entonces evidentemente siempre hay que estar abierto a todas las posibilidades.

A través de Apruebo Dignidad y en el marco de la campaña, a usted le ha tocado interactuar con Giorgio Jackson, ¿cómo lo ve como nuevo Segpres?

Yo creo que Giorgio es una persona inteligente y hábil políticamente. Creo que lo va a hacer bien. Él es un diputado y, por lo tanto, conoce los pasillos del Congreso. Si toma en cuenta que todos importamos en el Parlamento, que efectivamente no se le puede caer ni un solo voto y que esa es la vocación de diálogo, no va a haber problema.

En la reciente conformación del gabinete se tomó la decisión de ampliar la coalición al PS y sus socios, lo que implicó que Unir -por ejemplo- no logró el nombramiento de ningún ministro. ¿Cómo lo evalúa?

Lo primero que hay que decir es que esa es una prerrogativa del presidente electo que respetamos. Además, yo encuentro que es un excelente gabinete. Obviamente, no todos podemos estar en todos lados. Todavía no termina de cuadrar la caja, todavía quedan las subsecretarías, las regiones, las seremis, los delegados presidenciales.

Pero ya es segunda y tercera línea...

Sí, es cierto, pero todo eso es parte de la integración. Como Unir estamos satisfechos con lo que ha diseñado el presidente. Seguramente vamos a estar presentes en algunos espacios y eso está bien.

¿No hubo un dejo de decepción en ese sentido?

Me hubiera gustado, en lo personal, que Marcelo Díaz fuera ministro, porque encuentro que es muy capaz políticamente y podría haber aportado, pero eso no depende de Unir y, por cierto, es una ponderación que hizo el presidente electo.

Gran parte de las personas que hoy están en Unir vienen de haber renunciado al PS y con una crítica muy grande a su directiva. ¿Qué le parece que Álvaro Elizalde ahora sea una pieza importante del nuevo gobierno?

Eso no nos molesta, al revés. Muchos nos fuimos del PS, entre otras cosas, por esta política de alianzas que se mantiene en el tiempo con la Democracia Cristiana, ubicando al Partido Socialista como un partido de centro. Nos fuimos creyendo que lo que había que hacer era construir la unidad desde la izquierda, y esa fue la razón por la que se salió Fernando Atria con Fuerza Común y nosotros por Unir. Cuando yo me fui del PS, se lo planteé a Álvaro: ojalá nos podamos encontrar en algún minuto en un espacio de unidades de izquierda, y creo que ese espacio se está dando. Terminamos donde queríamos que estuviera el PS, aliado estratégicamente con el Frente Amplio.

¿Unir se va a sumar a Convergencia Social?

Tenemos la voluntad de converger, pero hay que ir viendo, porque se ha tardado el proceso. Vamos a ir viendo también cuál es la relación que logramos establecer, una relación que yo supongo que no es ‘ya, súmense chiquillos’ y ya, sino que más bien una relación de respeto y de igualdad entre un movimiento y un partido. Pero es un movimiento que ha tenido sus aportes también en este proceso.

¿Por qué no avanzar en la construcción de un partido propio?

No hay que contribuir a seguir diversificando a la izquierda. Creo que Unir, justamente, nació con la idea de converger, de unir a una izquierda lo suficientemente fragmentada. Por lo tanto, pueden aparecer otros partidos, puede eventualmente el Frente Amplio constituirse en un partido único, no sé, pueden pasar muchas cosas. Pero no creo en crear otro partido.

Negociación de la Cámara

Hoy se está negociando activamente por la mesa de la Cámara y las comisiones, ¿los parlamentarios nuevos han sido considerados de manera adecuada en eso?

Debería haber consideración con los independientes que llegan. Yo me siento representada en las negociaciones por la bancada de Unir. Ahí está Marcelo, está Patricio Rosas, y son ellos los voceros en el proceso de acomodo interno que hay para comisiones, etcétera. Pero desde luego que yo creo que todos tenemos el derecho de decir en qué comisiones queremos estar también. Espero que eso dentro del FA sea un elemento que se considere, porque todos una vez que entramos al Parlamento somos de igual valor. Todos contamos.

Ante las dificultades para lograr un acuerdo administrativo en el Congreso, hace unos días Giorgio Jackson se reunió con senadores y diputados para manifestar la preocupación del gobierno entrante, ¿qué le parece ese gesto?

A mí me parece que una cosa es el vínculo y la importancia que tiene para el gobierno el contar con un Parlamento, pero las negociaciones dentro del Parlamento son una materia de los parlamentarios. Son los parlamentarios quienes las tienen que estar llevando a cabo, informando, etcétera. Son poderes distintos y creo en la independencia y el equilibrio entre los poderes. Me parece que esa es la gracia de contar con un Parlamento.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.