Maya Fernández, diputada del PS: "Veo poco viable que tengamos un acuerdo electoral desde la DC al FA para las municipales"

MAYA-FERNANDEZ7746

Foto: Juan Farías

Excandidata a la presidencia del PS asegura que el rol que ha jugado la DC en materias como la tributaria hacen complejo un pacto electoral transversal para los próximos comicios.




En un café, a pasos de su casa en Ñuñoa, la diputada socialista Maya Fernández aborda la fragmentación de la centroizquierda y asegura que no ve ánimo para un pacto electoral amplio que incluya a todas las fuerzas del sector de cara a las municipales. Además, cuestiona los dichos de la vocera de gobierno, Cecilia Pérez, pero descarta -a diferencia de lo que ha dicho el presidente de su partido- que se hayan tomado las medidas necesarias en torno a eventuales vínculos de militantes con el narcotráfico. "En este momento la mesa tiene una oportunidad", dice.

¿Cómo evalúa la actuación de la vocera, que terminó enfrentando a su partido con La Moneda?

Es de una irresponsabilidad enorme dado que ella es la vocera del gobierno. Y, con esto, lo único que demuestra es el descontrol de La Moneda. Es muy grave que una vocera de gobierno se refiera así a un partido que tiene 86 años de historia. El PS tiene militantes que han entregado su vida por sus ideales. Entonces, no corresponde que se refiera así a un partido. Me llamó la atención que el Presidente se haya involucrado y que con eso se haya enlodado la investidura.

¿Debiese dejar su cargo la ministra, como han planteado senadores como José Miguel Insulza?

Lo primero que uno hubiera esperado, más que dejar el cargo, es decir "me equivoqué".

¿Y el PS tiene que seguir con el bloqueo de subsecretarios y asesores?

Esta es una decisión que se tomó en colectivo, tanto de la bancada de diputados como de senadores. Por tanto, cualquier decisión que abordemos a la vuelta de la distrital va a ser tomada por todos.

Usted dijo que la vocera logró lo imposible: una foto de usted con Álvaro Elizalde. ¿Fue solo una foto o realmente se logró unir al partido?

Todos somos militantes del PS, independientemente de que nosotros podamos tener una visión que nos llevó hacia una lista de disidencia. Lo que hizo la ministra no corresponde, y en eso hubo una postura unánime. No creo que haya nadie que permita una ofensa hacia nuestro partido de esa forma. Distinto es que podamos tener diferencias políticas de cómo se asumen ciertos temas o cómo hay que asumirlo.

Desde la mesa dijeron que habían tomado todas las medidas sobre San Ramón. ¿Usted comparte que el PS no tiene nada pendiente ahí?

Nosotros levantamos un debate político a un problema grave, que tiene que ver con el clientelismo, y no solo en San Ramón. El primer reportaje salió en 2017. Por tanto, no es un tema que nace de la disidencia, quiero separar eso. Y en ese momento sí se tomaron medidas, pero no fueron suficientes. Lo que nosotros decíamos es que aquí siempre se tuvo que tomar medidas radicales. Después viene un segundo reportaje que fue en plena campaña interna, y la sensación que queda es que no se tomaron todas las medidas. Y en este momento la mesa tiene una oportunidad.

Pero no respondió si fue solo una foto o han mejorado las relaciones al interior del PS...

Es la primera foto. Acá no es que yo no pueda sentarme con la mesa a conversar. Nosotros vamos a participar de la comisión política y del comité central, lo hemos dicho siempre, pero vamos a ser críticos cuando creamos que hay que serlo.

¿Ha reevaluado la posibilidad de asumir la vicepresidencia del partido?

No. Nosotros tomamos una decisión desde lo colectivo y no vamos a ser parte de la mesa.

Durante las últimas semanas los partidos de la oposición comenzaron a delinear una estrategia para las municipales, por el momento, sin la DC. ¿Cómo lo ve?

Hay que recordar que el PS es un partido de izquierda, no es que nos acerquemos más o menos, somos un partido de izquierda. Y por todo lo que está ocurriendo, lo que ha pasado con la votación de la reforma tributaria y otros proyectos, veo poco viable que tengamos un acuerdo electoral desde la DC al Frente Amplio para las municipales, creo que esa voluntad no está. Ahora, al mismo tiempo sí creo que debemos generar un acuerdo entre todas las fuerzas progresistas, pero ese acuerdo va a surgir más de lo local, desde las comunas.

¿Hay una mayor distancia con la DC que con el Frente Amplio?

Hemos tenido muchas diferencias con la DC, en el gobierno anterior muchos de ellos votaron por la reforma tributaria de la Presidenta Bachelet y ahora lo que estamos viendo es una contrarreforma. Entonces, eso, desde las fuerzas progresistas, es inentendible.

En otro tema, ¿cree que hay sustento para acusar a la ministra de Educación, Marcela Cubillos?

En materia de educación este es un gobierno absolutamente ideológico y su apuesta no es la educación pública. Tenemos una ministra politizada cuyo interés es llevar adelante una contrarreforma. Recordemos que se enviaron correos electrónicos a los padres, y eso no corresponde, sobre todo que es una ministra de Educación que tiene que hacer cumplir la normativa. En materia de nueva educación pública, la jefatura renunció y pasó un semestre para que nombraran a alguien en el cargo. Entonces, da la impresión de que no es una prioridad. Lo mismo que pasa con los Servicios Locales. Y, por eso, nuestro deber es detener a quien busca destruir la educación pública.

En el marco de esa acusación constitucional se ha instalado la idea de que habría un interés electoral del PS. Algunos mencionaron la reelección del senador Carlos Montes, pero otros han dicho que usted también tendría interés por la senaturía. ¿Es efectivo?

Siempre se dicen tantas cosas (risas). En política hay que ir caminando poco a poco, pero lo que me mueve ahora es ser diputada del distrito 10.

¿No lo ha pensado?

Uno nunca se niega a nada, pero tenemos un senador...

Usted es parte de la bancada por las 40 horas, proyecto que se vota este lunes en la Cámara. ¿Qué le ha parecido la reacción del gobierno ante esta iniciativa?

El gobierno perdió el sentido común en la discusión laboral y por eso quedó aislado con los empresarios, porque finalmente la ciudadanía está apoyando este proyecto. Hemos visto mucha descalificación, incluso, a los diputados de derecha que ven con buenos ojos este proyecto.

¿Pero a qué atribuye esa reacción?

Creo que nunca pensaron que iba a agarrar tanta fuerza y generar tanta unidad en la oposición. Creo que eso es un tema bien importante. Es decir, este es un proyecto que han apoyando, incluso, parlamentarios de la derecha.

¿Le parece bien lo que plantea la DC de mantener una cierta gradualidad?

Todos hemos dicho que estamos abiertos a escuchar a las pymes, y eso ha sido permanente. Entendemos que no se puede comparar al gran empresariado con las pymes. Habrá que ver las indicaciones, yo no las he visto.

En otro tema, usted fue una de las autoras del proyecto que despenaliza la eutanasia y de la iniciativa sobre cuidados paliativos, que ya están listos para ponerse en tabla. ¿Cómo ve ese avance y qué espera de lo que pase en la sala? Hay diferentes posturas, por ejemplo, sobre los menores de edad y la objeción de conciencia…

Fue una muy buena noticia lo que ocurrió en la Comisión de Salud. Nunca se había podido abordar este tema en el Congreso. No es el primer proyecto que se presentaba, pero es el primer proyecto en el que de verdad se pudo avanzar, se pudo debatir. Y hubo votos desde la DC, pasando por toda la oposición hasta el Frente Amplio, pero también hubo votos de un diputado de RN, que votó a favor. Porque es, nuevamente, pensar en las personas, en las personas que están sufriendo. Y a veces es muy fácil opinar cuando uno no está en eso, sintiendo ese sufrimiento, esos dolores. La idea era, justamente, sumar indicaciones que sumaran en el debate, que firmaran todos, que fueran aprobadas y se construyera un conjunto con todas estas fuerzas de oposición. Por tanto, creo que tiene muchas posibilidades de avanzar en la sala. En un momento decían "ustedes quieren eutanasia, pero no quieren cuidados paliativos". No. Siempre dijimos que era muy importante también un proyecto de cuidados paliativos. Van de la mano. Pero llega un momento en el que hay personas que están realmente sufriendo y personas que lo han solicitado. Tenemos casos en Chile de personas que han solicitado, dada la enfermedad que tienen, los dolores que sufren, la necesidad de eutanasia. Y es un proyecto, además, que tiene gran apoyo ciudadano. Yo no soy muy de las encuestas, tengo que decirlo, pero es un proyecto que igual tiene un apoyo, y ha crecido mucho su apoyo. Cuando tú tienes una demanda, en este caso eutanasia, el Congreso lo que tiene que hacer es abordar estos temas. Yo siempre digo que en el Congreso no pueden haber temas tabú. En el Congreso tenemos que ser capaces de abordar, desde nuestras diferencias, del debate, pero todos los temas tienen que ser abordados. Bueno, y claro, quienes impulsamos este proyecto queremos que sea aprobado y avanzar en los dos proyectos, porque los dos proyectos son necesarios.

Comenta