Piñera expresa molestia a ministro Larraín por dichos tras muerte de comunero

Presidente conversó telefónicamente el lunes con el titular de Justicia. Descontento por declaraciones también se extendió entre los miembros del comité político.


El lunes, el Presidente Sebastián Piñera habló por teléfono con el ministro de Justicia, Hernán Larraín. En ese diálogo, según fuentes de gobierno, el Mandatario le expresó su molestia al secretario de Estado por los dichos que, durante el mismo día, había emitido respecto de la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca.

En el marco de una actividad en la sede del Congreso en Santiago, Larraín respondió preguntas de estudiantes sobre el tema, reconociendo que ha habido “errores” y “apresuramiento” a la hora de entregar información por parte de las autoridades del gobierno. Esto, apuntando principalmente al hoy exintendente de La Araucanía, Luis Mayol, aludiendo a sus dichos sobre que Catrillanca tenía antecedentes penales.

“Por ejemplo, se dijo que este joven Catrillanca tenía antecedentes penales y no los tenía. Lo que tenía eran antecedentes judiciales, porque había sido formalizado por la receptación de un vehículo hace unos meses atrás (…). No tenía antecedentes penales, y fue un error no haberlo dicho. En ese sentido, creo que hubo errores graves”, dijo Larraín en la oportunidad. Además, aseguró que es “muy difícil que el plan de La Araucanía pueda darse, porque se genera desconfianza”, evidenciando una postura diferente a la que han intentado destacar en La Moneda, cuya apuesta es reforzar esta iniciativa.

En este contexto, en el Ejecutivo dicen que, durante la conversación con el ministro, el Presidente Piñera dejó claro el punto y que, pese a su descontento, habría dado el episodio por superado. Eso sí, la molestia -afirman las mismas fuentes- también se extendió entre los ministros del comité político, quienes leyeron los dichos de Larraín como “una deslealtad” en momentos complejos para el Ejecutivo.

Otros, en tanto, sostienen que “más que molestia, hubo incomodidad”. Esto, porque se desmarcó -explican- de la línea argumentativa trazada por el gobierno y porque Larraín “dejó aún más expuestos” y “contradijo” a Mayol y, a la vez, al ministro del Interior, Andrés Chadwick. Sobre esto último, en el gobierno señalan que sus dichos se produjeron el mismo día en que el jefe de gabinete expuso en el Congreso, instancia que había tenido una buena evaluación en La Moneda.

Por esta misma razón, en Palacio decían este martes que las declaraciones de Larraín fueron a “título personal”. Y recalcaban que las vocerías sobre el caso las dirige el propio Piñera y que están concentradas en Chadwick y el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, en coordinación con el resto de los ministros del comité político, principalmente Cecilia Pérez y Alfredo Moreno.

Además, las mismas fuentes reconocen que los dichos de Larraín complicaron aún más el escenario que debe enfrentar el gobierno, debido a la acusación constitucional que este martes había anunciado la oposición contra Mayol y la interpelación al titular del Interior. Esto, sumado al descontento ciudadano que ha generado el tema, lo que -según vaticinan en el Ejecutivo- provocará una caída considerable en las encuestas.

Las mismas fuentes señalan que lo que más molestia causó es que los dichos vinieran de un “ministro político”, como es considerado Larraín, con años de experiencia, por lo que dicen que se podrían haber evitado.

En medio de este escenario, durante la tarde, tras participar de algunas sesiones en el Congreso, el titular de Justicia fue consultado nuevamente por el tema de Catrillanca. A diferencia del día anterior, evitó referirse al tema. “Sobre esta materia me parece que le corresponde a la vocera del gobierno referirse, creo que es lo prudente y es lo que va a ocurrir”, dijo escuetamente el secretario de Estado.

Seguir leyendo